siiclogo2c.gif (4671 bytes)

DESTACAN LAS PROBABLES PROPIEDADES TERAPÉUTICAS DE LA ESPIRULINA
(especial para SIIC © Derechos reservados)
Autor:
Cemal Cingi
Columnista Experto de SIIC

Institución:
Eskisehir Osmangazi University

Artículos publicados por Cemal Cingi 
Coautor
Ibrahim Sayin* 
Medical doctor, Eskisehir Osmangazi University, Eskisehir, Turquía*

Recepción del artículo: 13 de octubre, 2010

Aprobación: 22 de marzo, 2011

Primera edición: 29 de junio, 2012

Segunda edición, ampliada y corregida 29 de junio, 2012

Conclusión breve
Se presentan los probables efectos beneficiosos del suplemento nutricional con las algas cianofíceas del género Spirulina, en términos de su actividad antialérgica, antitumoral y antiviral en los seres humanos.

Resumen

La espirulina es un alga verdeazulada (cianobacteria) que ha sido consumida por los seres humanos durante cientos de años en la región Kanem de Chad y en las regiones lacustres de México. Actualmente se comercializa en todo el mundo como alimento terapéutico. Su potencial como tratamiento de varias enfermedades se encuentra en evaluación. El consumo mundial de espirulina ha clarificado tanto sus potenciales efectos adversos como sus acciones beneficiosas. En este artículo se presenta un breve resumen del uso de la espirulina en el área de la salud.

Palabras clave
espirulina, nutrición, alergia, rinitis alérgica, inmunidad, efectos adversos

Clasificación en siicsalud
Artículos originales> Expertos del Mundo>
página www.siicsalud.com/des/expertos.php/113156

Especialidades
Principal: AlergiaNutrición
Relacionadas: Atención PrimariaBioquímicaEducación MédicaEndocrinología y MetabolismoFarmacologíaInmunologíaMedicina FamiliarMedicina FarmacéuticaMedicina InternaOncologíaOtorrinolaringologíaToxicología

Enviar correspondencia a:
Cemal Cingi, Eskisehir Osmangazi University Faculty of Medicine Department of Otorhinolaryngology, 26020, Eskisehir, Turquía

Spirulina: Therapeutic Food

Abstract
Spirulina is a blue-green alga (cyanobacteria) that has been eaten by humans for hundreds of years in the Kanem region of Chad and the lake region of Mexico. It is now sold worldwide as a health food, and its therapeutic potential in the treatment of various diseases is being evaluated. Spirulina's worldwide consumption has clarified its potential side effects as well as beneficial effects. This article presents a brief summary of the use of spirulina in health care management.


Key words
spirulina, nutrition, allergy, allergic rhinitis, immunity, side effects

DESTACAN LAS PROBABLES PROPIEDADES TERAPÉUTICAS DE LA ESPIRULINA

(especial para SIIC © Derechos reservados)

Artículo completo
Introducción

La espirulina es un alga verdeazulada que se ha comercializado como suplemento nutricional para la modulación de la función inmune y para la terapia de varias enfermedades.1 Los informes de su uso datan desde la década de 1940, cuando el fisiólogo francés Dangeard señaló que el material denominado dihe o die (en el idioma local kanenbou) se consumía en forma generalizada por parte de la población nativa de Chad, en Africa Central. Las matas de algas microscópicas que flotaban en la superficie de los lagos se recolectaban y secaban al sol en la orilla. Sin procesamiento adicional, el material endurecido se partía en fragmentos para su venta en los mercados locales. Dangeard reconoció en una muestra de dihe un alga azulada filamentosa, de forma espiralada, denominada Arthrospira (Spirulina) platensis.2 Al mismo tiempo, cerca de la Ciudad de México, a 10 000 km de Chad, un grupo francés investigó otras especies de Spirulina (S. máxima, S. geitleri), de uso histórico en la región. En la actualidad, estas dos especies se usan esencialmente para la producción de suplementos nutricionales, cuyo nombre común es espirulina, la cual se cultiva con métodos sintéticos en muchos países.

Aunque las características nutricionales de la espirulina llamaron la atención en una primera etapa, en los estudios posteriores se presentaron beneficios terapéuticos adicionales para diferentes afecciones.3 Además de su valor nutricional, la espirulina también tiene efectos beneficiosos antioxidantes, antibacterianos, antitumorales, antiinflamatorios, antialérgicos y antidiabéticos.4 Más recientemente, algunas evaluaciones preclínicas han sugerido un potencial terapéutico en la reducción del colesterol, la inmunomodulación y efectos antimutagénicos y antivirales.5,6 Esta plétora de efectos beneficiosos se debe a sus componentes, que incluyen proteínas de alta calidad, minerales (hierro, cinc, magnesio, etc.), el ácido graso esencial gamma-linolénico, carotenoides, vitaminas (C, B12, E) y una cantidad de potenciales fármacos.5,7 Además, puede enriquecerse durante el cultivo con oligoelementos, como hierro, yodo, selenio, cinc, cobre, manganeso y cromo.6
En la actualidad, la espirulina se comercializa en el mercado en forma líquida, en tabletas o en copos. La dosis de espirulina para las diversas enfermedades no se ha definido, pero en los estudios con seres humanos se encuentra típicamente entre 1 y 5 gramos diarios.8
Hemos evaluado previamente el potencial valor de este producto en la rinitis alérgica.1 Los resultados demostraron efectos beneficiosos. Después de nuestro estudio, observamos un incremento de las ventas en Turquía y pensamos que algunos pacientes utilizan este producto para la rinitis alérgica. Además de la producción en Turquía, la espirulina también llega al mercado procedente de otros países con diferentes denominaciones. En consecuencia, no conocemos la cantidad total de ventas a lo largo del país.

En este artículo se resume el potencial uso de la espirulina en diferentes contextos clínicos.


Características nutricionales

La espirulina se considera una alternativa nutricional ya que ningún otro vegetal puede proveer los mismos nutrientes.5 Previamente, la NASA (National Aeronautics and Space Administration) utilizó con éxito la espirulina como suplemento nutricional en las misiones espaciales.9 En un estudio anterior con 550 niños desnutridos (512 con marasmo, 38 con kwashiorkor y marasmo) se demostró que el agregado de espirulina y harina misola a las comidas tradicionales producía efectos beneficiosos, verificados mediante parámetros antropométricos y hematológicos.10 Estas acciones beneficiosas se observaron también en niños VIH positivos.11 Por el contrario, Branger y colaboradores no encontraron beneficios de la espirulina en la desnutrición infantil.12 Esta discrepancia puede relacionarse con el uso de diferentes dosis de espirulina (10 mg y 5 mg, respectivamente) en los estudios. Asimismo, en un ensayo anterior, no se demostró la eficacia de la espirulina en la nutrición de los pacientes VIH positivos.

En ese estudio, se observó un incremento de la proteinemia y la creatininemia asociados con la ingestión de espirulina.13 Este hallazgo podría constituir un signo de posibles complicaciones renales vinculadas con su utilización.


Acciones sobre la dislipidemia y la diabetes

El efecto hipolipemiante de la espirulina se atribuye a una proteína denominada ficocianina C, la cual tiene propiedades antioxidantes. Se trata de una ficobiliproteína principal, rica en cisteína.14 Torres-Durán y colaboradores evaluaron el efecto hipolipemiante de la espirulina (4.5 g diarios durante 6 semanas) en 36 personas. En los resultados se indicó que la espirulina redujo directamente los niveles de triacilglicerol (TAG) y de lipoproteínas de baja densidad (LDL). El colesterol total descendió y la concentración de lipoproteínas de alta densidad (HDL) se incrementó en relación con los niveles de TAG. La glucemia no se modificó, pero tanto la presión arterial sistólica como la diastólica se redujeron después del consumo de S. maxima.8
En un estudio controlado y aleatorizado con 25 pacientes con diabetes tipo 2 se demostró que, después de consumir espirulina durante 2 meses, se redujeron los niveles de glucemia, triglicéridos, colesterol total y LDL. Se incrementó la concentración de HDL y disminuyeron los niveles de hemoglobina glucosilada (HbA1c), como indicador de control exitoso de la diabetes a largo plazo.15 Por el contrario, en un ensayo controlado y aleatorizado, Lee y colaboradores no hallaron cambios significativos en los valores de glucemia, HbA1c, LDL, HDL y colesterol total después de la administración de un suplemento con espirulina durante 12 semanas.16 La espirulina sólo modificó los niveles de triglicéridos en ese estudio. En otras experiencias se demostró que la espirulina evitó la formación de esteatosis hepática en la diabetes y posiblemente redujo la disfunción de las células beta inducida por glucotoxicidad.17,18


Rinitis alérgica

El primer experimento con animales acerca de los efectos de la espirulina sobre la rinitis alérgica se publicó en China en 1995. Para determinar la acción terapéutica de S. platensis en la rinitis alérgica se trató con este producto a un grupo de ratas blancas sensibilizadas contra la ovoalbúmina. Al finalizar la experiencia, los autores concluyeron que S. platensis puede evitar y tratar la rinitis alérgica en ratas, lo que implica la posibilidad de su utilización en pacientes con esta enfermedad.9 Este estudio inicial nos motivó a investigar los efectos clínicos de la espirulina en la rinitis alérgica. Mao y colaboradores evaluaron la aplicación terapéutica de dieta con espirulina en 36 pacientes con rinitis alérgica. En ese estudio clínico aleatorizado y controlado con placebo, los autores cuantificaron la producción de las citoquinas relevantes involucradas en la regulación de alergia mediada por inmunoglobulina E (IgE).19 Se informó que, si bien los niveles de interferón gamma (IFN-gamma) e interleuquina 2 (IL-2) no se modificaron, la espirulina redujo significativamente la secreción de IL-4 en un 32% cuando se la administró a los pacientes alérgicos en dosis de 2 000 mg diarios.

En un estudio experimental, la espirulina fue eficaz para reducir la inflamación de la mucosa nasal y los niveles séricos de histamina e IgE.20
Para evaluar la eficacia y la tolerabilidad de la espirulina en pacientes con rinitis alérgica, llevamos a cabo un estudio previo, a doble ciego y controlado con placebo, con 150 voluntarios. En este ensayo de adecuado diseño se observó que el consumo de espirulina mejoró significativamente los síntomas y los signos, incluidos la rinorrea, los estornudos, la congestión nasal y el prurito, en comparación con el placebo.1


Actividad inmunomoduladora y antiviral

En modelos experimentales, los efectos de la espirulina sobre el sistema inmunitario incluyen un aumento de las respuestas específicas de IgG,21 la estimulación de la respuesta de tipo Th-1, potenciación de la inmunidad celular, incremento de la secreción de IFN-gamma e IL-2, mayor actividad fagocítica de los macrófagos y aumento de la actividad de la óxido nítrico sintasa y de los linfocitos natural killer (NK).23 En un estudio más reciente se demostraron efectos inmunosupresores in vitro e in vivo para S. fusiformis.7 El efecto modulador del sistema inmunitario se relaciona con acciones antivirales y antitumorales.
El efecto antiviral de la espirulina se debe al espirulán cálcico, un polisacárido sulfatado aislado del alga.24 Este componente actúa como un potente inhibidor de algunos virus con cápsula, como los virus herpes simple tipo 1 y tipo 2, el citomegalovirus humano, el VIH-1 y los virus del sarampión, la parotiditis y la influenza A.25,26 No sólo son afectados los primeros pasos del ciclo del virus (absorción y penetración), sino que se inhiben etapas posteriores, como la replicación.27 Estos hallazgos necesitan confirmarse en estudios in vivo.


Actividad antitumoral

En algunas experiencias se evaluó el potencial efecto antitumoral de la espirulina. En el primer estudio in vivo se demostró que la espirulina reduce la incidencia de cáncer hepático inducido por dibutilnitrosamina. En ausencia de espirulina, la inducción con dibutilnitrosamina produjo cáncer hepático en el 80% de las ratas, pero la incidencia disminuyó al 20% con el suplemento con espirulina.4 Este producto redujo la expresión de p53 y PCNA, con inhibición de la proliferación celular e inducción de apoptosis. Estos hallazgos fueron respaldados por un estudio reciente en el que se indicó que S. platensis enriquecida con selenio inhibió el crecimiento de células tumorales mamarias humanas e impulsó un proceso de apoptosis que resultó en la activación de la caspasas 8 y 9.28 En un ensayo más reciente se señaló que la espirulina activaba la actividad citotóxica de los linfocitos NK, mientras que sus efectos antitumorales eran sinérgicos con los de la guanidina bicíclica de la pared esquelética.29 Se demostró también la inducción de la apoptosis en células de carcinoma hepatocelular resistentes a la doxorrubicina y en la línea celular K562 de la leucemia mieloide crónica humana.30,31 En estudios experimentales también se señaló que la espirulina tiene un efecto protector sobre la nefrotoxicidad inducida por el cisplatino y la cardiotoxicidad asociada con la doxorrubicina.32,33
Sólo se dispone de un estudio con seres humanos en la bibliografía, en el cual se demostró que el consumo de espirulina se asoció con la regresión completa de lesiones precancerosas de la mucosa oral. En una evaluación de 87 pacientes, la regresión completa fue significativamente más frecuente en el grupo tratado que en el grupo de control (45% contra 3%).34


Estudios de toxicidad y efectos adversos

En la actualidad, la espirulina se clasifica como “generalmente reconocida como segura” por la FDA.35 En principio, aun con el consumo de altas dosis en modelos con animales, no se observó toxicidad aguda, subaguda o crónica. En estos experimentos, el alga no afectó la fertilidad o la duración de la gestación y no provocó mutagénesis, teratogénesis o lesiones orgánicas o corporales.3,35,36
Sin embargo, se informó que su uso en seres humanos puede causar efectos no deseados. Estas reacciones incluyen cefalea, fenómenos vasomotores, sudoración, mialgias, dificultades para la concentración, rabdomiólisis aguda,37 una alteración ampollar inmunológica mixta con parámetros de penfigoide ampollar, pénfigo foliáceo38 y hepatotoxicidad.39 Las propiedades inmunomoduladoras de la espirulina podrían desencadenar la activación de autoinmunidad y la exacerbación de enfermedades autoinmunitarias (agudización de pénfigo vulgar y dermatomiositis).40
La espirulina produce también un aminoácido no esencial (beta-N-metilamino-L-alanina [BMAA]) que es neurotóxico. El BMAA se ha asociado con procesos neurodegenerativos como la esclerosis lateral amiotrófica y la enfermedad de Alzheimer.41 El alto nivel de fenilalanina de la espirulina podría resultar perjudicial en los pacientes con fenilcetonuria.


Conclusión

De acuerdo con los datos disponibles, la espirulina tiene algunos efectos terapéuticos agregados a su valor nutricional. De todas maneras, todavía es necesario realizar nuevos estudios con mayor número de pacientes para confirmar estos hallazgos. Si bien en los estudios experimentales se ha observado toxicidad relacionada con su utilización, se requieren ensayos clínicos aleatorizados para confirmar su seguridad como medicamento. La creciente utilización de espirulina ha alertado sobre efectos adversos graves que se clarificarán en futuros estudios.



Bibliografía del artículo
1. Cingi C, Conk-Dalay M, Cakli H, Bal C. The effects of spirulina on allergic rhinitis. Eur Arch Otorhinolaryngol. 2008 Oct; 265(10):1219-23. Epub 2008 Mar 15.
2. Ciferri O. Spirulina, the edible microorganism. Microbiol Rev. 1983 Dec;47(4):551-78.
3. Chamorro G, Salazar M, Favila L, Bourges H. Pharmacology and toxicology of Spirulina alga. Rev Invest Clin. 1996 Sep-Oct; 48(5):389-99.
4. Ismail MF, Ali DA, Fernando A, Abdraboh ME et al. Chemoprevention of rat liver toxicity and carcinogenesis by Spirulina. Int J Biol Sci. 2009 Jun 2;5(4):377-87.
5. Kulshreshtha A, Zacharia AJ, Jarouliya U, Bhadauriya P, Prasad GB, Bisen PS. Spirulina in health care management. Curr Pharm Biotechnol. 2008 Oct;9(5):400-5.
6. Mazo VK, Gmoshinski? IV, Zilova IS. Microalgae Spirulina in human nutrition. Vopr Pitan. 2004;73(1):45-53
7. Rasool M, Sabina EP. Appraisal of immunomodulatory potential of Spirulina fusiformis: an in vivo and in vitro study. J Nat Med. 2009 Apr;63(2):169-75.
8. Torres-Duran PV, Ferreira-Hermosillo A, Juarez-Oropeza MA. Antihyperlipemic and antihypertensive effects of Spirulina maxima in an open sample of Mexican population: a preliminary report. Lipids Health Dis. 2007 Nov 26;6:33.
9. Karkos PD, Leong SC, Arya AK, Papouliakos SM, Apostolidou MT (2006) Issing WJ'Complementary ENT': a systematic review of commonly used supplements. J Laryngol Otol 24:1-4.
10. Simpore J, Kabore F, Zongo F et al. Nutrition rehabilitation of undernourished children utilizing Spiruline and Misola. Nutr J. 2006 Jan 23;5:3.
11. Simpore J, Zongo F, Kabore F et al. Nutrition rehabilitation of HIV-infected and HIV-negative undernourished children utilizing spirulina. Ann Nutr Metab. 2005 Nov-Dec;49(6):373-80. Epub 2005 Oct 11.
12. Branger B, Cadudal JL, Delobel M et al. Spirulina as a food supplement in case of infant malnutrition in Burkina-Faso. Arch Pediatr. 2003 May;10(5):424-31.
13. Yamani E, Kaba-Mebri J, Mouala C, Gresenguet G, Rey JL. Use of spirulina supplement for nutritional management of HIV-infected patients: study in Bangui, Central African Republic. Med Trop (Mars). 2009 Feb;69(1):66-70.
14. Nagaoka S, Shimizu K, Kaneko H et al. A novel protein C-phycocyanin plays a crucial role in the hypocholesterolemic action of Spirulina platensis concentrate in rats. J Nutr. 2005 Oct;135(10):2425-30.
15. Parikh P, Mani U, Iyer U. Role of Spirulina in the Control of Glycemia and Lipidemia in Type 2 Diabetes Mellitus. J Med Food. 2001 Winter;4(4):193-199.
16. Lee EH, Park JE, Choi YJ, Huh KB, Kim WY.A randomized study to establish the effects of spirulina in type 2 diabetes mellitus patients. Nutr Res Pract. 2008 Winter;2(4):295-300.
17. Rodríguez-Hernández A, Blé-Castillo JL, Juárez-Oropeza MA, Díaz-Zagoya JC. Spirulina maxima prevents fatty liver formation in CD-1 male and female mice with experimental diabetes. Life Sci. 2001 Jul 20;69(9):1029-37.
18. McCarty MF, Barroso-Aranda J, Contreras F. NADPH oxidase mediates glucolipotoxicity-induced beta cell dysfunction--clinical implications. Med Hypotheses. 2010 Mar;74(3):596-600.
19. Rasool M, Sabina EP. Appraisal of immunomodulatory potential of Spirulina fusiformis: an in vivo and in vitro study. J Nat Med. 2009 Apr;63(2):169-75.
20. Chen LL, Zhang SF, Huang DN et al. Experimental study of spirulina platensis in treating allergic rhinitis in rats. Zhong Nan Da Xue Xue Bao Yi Xue Ban. 2005 Feb; 30(1):96-8.
21. Egorova EA, Gmoshinski? IV, Zorin SN, Mazo VK. Studies of immunomodulation caused by selenium-enriched phycocyanin. Vopr Pitan. 2006;75(2):19-21.
22. Trushina EN, Gladkikh O, Gadzhieva ZM, Mustafina OK, Pozdniakov AL. The influence of Spirulina and Selen-Spirulina on some indexes of rat's immune status. Vopr Pitan. 2007;76(2):21-5.
23. Qureshi MA, Garlich JD, Kidd MT. Dietary Spirulina platensis enhances humoral and cell-mediated immune functions in chickens. Immunopharmacol Immunotoxicol. 1996 Aug;18(3):465-76.
24. Hayashi T, Hayashi K, Maeda M, Kojima I. Calcium spirulan, an inhibitor of enveloped virus replication, from a blue-green alga Spirulina platensis. J Nat Prod. 1996 Jan;59(1):83-7.
25. Ayehunie S, Belay A, Baba TW, Ruprecht RM. Inhibition of HIV-1 replication by an aqueous extract of Spirulina platensis (Arthrospira platensis). J Acquir Immune Defic Syndr Hum Retrovirol. 1998 May 1;18(1):7-12.
26. Hernández-Corona A, Nieves I, Meckes M, Chamorro G, Barron BL. Antiviral activity of Spirulina maxima against herpes simplex virus type 2. Antiviral Res. 2002 Dec;56(3):279-85.
27. Lee JB, Srisomporn P, Hayashi K, Tanaka T, Sankawa U, Hayashi T. Effects of structural modification of calcium spirulan, a sulfated polysaccharide from Spirulina platensis, on antiviral activity. Chem Pharm Bull (Tokyo). 2001 Jan;49(1):108-10.
28. Chen T, Wong YS, Zheng W.Induction of G1 cell cycle arrest and mitochondria-mediated apoptosis in MCF-7 human breast carcinoma cells by selenium-enriched Spirulina extract. Biomed Pharmacother. 2009 Oct 27.
29. Akao Y, Ebihara T, Masuda H et al. Enhancement of antitumor natural killer cell activation by orally administered Spirulina extract in mice. Cancer Sci. 2009 Aug;100(8):1494-501.
30. Roy KR, Arunasree KM, Reddy NP et al. Alteration of mitochondrial membrane potential by Spirulina platensis C-phycocyanin induces apoptosis in the doxorubicinresistant human hepatocellular-carcinoma cell line HepG2. Biotechnol Appl Biochem. 2007 Jul;47(Pt 3):159-67.
31. Subhashini J, Mahipal SV, Reddy MC, Mallikarjuna Reddy M, Rachamallu A, Reddanna P. Molecular mechanisms in C-Phycocyanin induced apoptosis in human chronic myeloid leukemia cell line-K562. Biochem Pharmacol. 2004 Aug 1;68(3):453-62.
32. Mohan IK, Khan M, Shobha JC et al. Protection against cisplatin-induced nephrotoxicity by Spirulina in rats. Cancer Chemother Pharmacol. 2006 Dec;58(6):802-8. Epub 2006 Mar 22.
33. Khan M, Shobha JC, Mohan IK et al. Protective effect of Spirulina against doxorubicin-induced cardiotoxicity. Phytother Res. 2005 Dec;19(12):1030-7.
34. Mathew B, Sankaranarayanan R, Nair PP et al. Evaluation of chemoprevention of oral cancer with Spirulina fusiformis. Nutr Cancer. 1995;24(2):197-202.
35. Salazar M, Chamorro GA, Salazar S, Steele CE. Effect of Spirulina maxima consumption on reproduction and peri- and postnatal development in rats. Food Chem Toxicol. 1996 Apr;34(4):353-9.
36. Salazar M, Martínez E, Madrigal E, Ruiz LE, Chamorro GA.J Ethnopharmacol. 1998 Oct;62(3):235-41. Subchronic toxicity study in mice fed Spirulina maxima.
37. Mazokopakis EE, Karefilakis CM, Tsartsalis AN, Milkas AN, Ganotakis ES. Acute rhabdomyolysis caused by Spirulina (Arthrospira platensis). Phytomedicine. 2008 Jun;15(6-7):525-7. Epub 2008 Apr 22.
38. Kraigher O, Wohl Y, Gat A, Brenner S. A mixed immunoblistering disorder exhibiting features of bullous pemphigoid and pemphigus foliaceus associated with Spirulina algae intake. Int J Dermatol. 2008 Jan;47(1):61-3.
39. Iwasa M, Yamamoto M, Tanaka Y, Kaito M, Adachi Y. Spirulina-associated hepatotoxicity. Am J Gastroenterol. 2002 Dec;97(12):3212-3.
40. Lee AN, Werth VP.Activation of autoimmunity following use of immunostimulatory herbal supplements. Arch Dermatol. 2004 Jun;140(6):723-7.
41. Pablo J, Banack SA, Cox PA, Johnson TE, Papapetropoulos S, Bradley WG, Buck A, Mash DC. Cyanobacterial neurotoxin BMAA in ALS and Alzheimer's disease. Acta Neurol Scand. 2009 Oct;120(4):216-25. Epub 2009 Feb 26.
© Está  expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los  contenidos de la Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC) S.A. sin  previo y expreso consentimiento de SIIC

anterior.gif (1015 bytes)

 


Bienvenidos a siicsalud
Acerca de SIIC Estructura de SIIC


Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC)
Arias 2624, (C1429DXT), Buenos Aires, Argentina atencionallector@siicsalud.com;  Tel: +54 11 4702-1011 / 4702-3911 / 4702-3917
Casilla de Correo 2568, (C1000WAZ) Correo Central, Buenos Aires.
Copyright siicsalud© 1997-2019, Sociedad Iberoamericana de Información Científica(SIIC)