siiclogo2c.gif (4671 bytes)

EL PAPEL DE LOS MODIFICADORES DE LEUCOTRIENOS EN EL TRATAMIENTO DEL ASMA INDUCIDA POR ASPIRINA
(especial para SIIC © Derechos reservados)
obase.jpg Autor:
Yasushi Obase
Columnista Experto de SIIC



Artículos publicados por Yasushi Obase 
Coautores
Hiroto Matsusex* Terufumi Shimoda** Shigeru Kohno*** 
MD, PhD, Hiroto Nagasaki University School of Medicine*
MD, PhD, Clinical Research Center, National Minami Fukuoka Hospital**
MD, PhD, Nagasaki University School of Medicine***

Recepción del artículo: 25 de junio, 2003

Aprobación: 29 de agosto, 2003

Primera edición: 6 de octubre, 2003

Conclusión breve
Los modificadores de leucotrienos, independientemente de la gravedad de la enfermedad, podrían mejorar los síntomas en pacientes con asma inducida por aspirina, pero no son un tratamiento efectivo para evitar la sensibilidad a la aspirina y a los antiinflamatorios no esteroides. A tal efecto se debe utilizar un plan de desensibilización en centros especializados. Los inhibidores selectivos de la COX-2 parecen ser una opción interesante para el tratamiento de estos pacientes.

Resumen

Las aspirinas y los antiinflamatorios no esteroides (AINE) causan exacerbaciones de asma en aproximadamente el 10% de los asmáticos adultos. Para diagnosticar el asma inducida por aspirina (AIA) se puede llevar a cabo una prueba de provocación, que se efectúa solamente en instalaciones con médicos especializados. Las diferencias exactas en la patogenia del AIA y de las otras formas de asma no han sido todavía totalmente aclaradas. La interacción de la aspirina y los AINE con el metabolismo del ácido araquidónico en los pulmones se relaciona con el mecanismo del AIA; la inhibición de la ciclooxigenasa se acompaña de sobreproducción de cisteinil leucotrienos, que junto al freno impuesto por el efecto broncodilatador de la prostaglandina E2 puede causar crisis asmáticas en los pacientes con AIA. Ya que los leucotrienos (LT) juegan un importante papel en el AIA, los modificadores de leucotrienos pueden ser la medicación adecuada para el control a largo plazo de pacientes con AIA. Se ha confirmado un efecto aditivo de los modificadores de leucotrienos en pacientes con AIA previamente tratados con corticosteroides inhalatorios. Sin embargo, esto no significa que los AINE y la aspirina puedan ser utilizados con seguridad en los pacientes con AIA tratados con modificadores de leucotrienos. Cuando los pacientes con AIA necesitan de estas drogas por su efecto analgésico, el médico debería utilizar un inhibidor selectivo de la COX-2. A pesar de ello, los efectos de la inhibición de la COX-2 a largo plazo no han sido aún totalmente aclarados. Para clarificar cómo se adquiere y cómo se activa la reacción de intolerancia en algunos individuos, se requiere más investigación sobre los mecanismos celulares y moleculares.

Palabras clave
Asma inducida por aspirina, leucotrienos, prueba de provocación, ciclooxigenasa

Clasificación en siicsalud
Artículos originales> Expertos del Mundo>
página www.siicsalud.com/des/expertos.php/20093

Especialidades
Principal: Alergia
Relacionadas: FarmacologíaInmunologíaMedicina InternaNeumonología

Enviar correspondencia a:
Yasushi Obase, MD, PhD. Skin and Allergy Hospital, Helsinki University Central Hospital. Meilahdentie 2, 00250, Helsinki, Finlandia.

THE ROLE OF LEUKOTRIENE MODIFIERS IN MANAGEMENT OF ASPIRIN INTOLERANT ASTHMA

Abstract
Aspirin (ASA) and non-steroidal anti-inflammatory drugs (NSAIDs) cause asthma exacerbations in around 10% of adults with asthma. To diagnose AIA, a challenge test is performed only in facilities with experienced physicians. The exact differences of pathogenesis between AIA and other type of asthma are not fully revealed yet. The interference of ASA/NSAIDs with arachidonic acid metabolism in the lungs are involved with mechanism of AIA; inhibition of cyclooxygenase is accompanied by overproduction of cysteinyl leukotrienes (cys-LTs), together with the "brake" imposed by the bronchodilator prostaglandin E2 may cause asthma attack in AIA patients. Since LT plays an important role in AIA, LT modifiers may be the preferred medication for long-term control of patients with AIA. Add-on efficacy of LT modifiers has been confirmed in AIA patients already treated with inhaled corticosteroid. However, these do not mean that ASA/NSAIDs can be safely taken by AIA patients on LT modifiers. When AIA patients require ASA/NSAIDs for analgesic effect, the physician should use a COX-2 selective inhibitor. However, the effects of long-term inhibition of COX-2 are not yet fully clarified. To clarify how the intolerance reaction is acquired and triggered in some individuals, more research on cellular and molecular mechanisms is required.


Key words
Asma inducida por aspirina, leucotrienos, prueba de provocación, ciclooxigenasa

EL PAPEL DE LOS MODIFICADORES DE LEUCOTRIENOS EN EL TRATAMIENTO DEL ASMA INDUCIDA POR ASPIRINA

(especial para SIIC © Derechos reservados)

Artículo completo
Epidemiología e historia natural del asma inducida por aspirina (AIA)
Alrededor del 10% de los pacientes con asma tiene intolerancia a la aspirina (AAS). En ellos, dentro de las 3 horas de la ingestión de AAS y la mayoría de los antiinflamatorios no esteroides (AINE), que inhiben las enzimas ciclooxigenasa (COX-1 y COX-2), ocurre una crisis aguda de asma habitualmente acompañada de rinitis, angioedema local o generalizado, urticaria y shock anafiláctico.1-3 La incidencia de la intolerancia a la AAS varía de 0.3% a 0.9%.4,5 En asmáticos es generalmente de 2%-23%,3,5,6 en asmáticos leves de 2%-10% y en los casos graves aproximadamente del 20%.6 Dos tercios de los asmáticos intolerantes a la AAS son mujeres.2,4-7 La ocurrencia familiar de esta enfermedad es bastante rara y es muy extraño que suceda en niños.7Se encontró que el 25% de los pacientes asmáticos que requieren asistencia respiratoria mecánica son intolerantes a la AAS.8 La intolerancia a la AAS y a los AINE es un problema clínico entre los sujetos con asma.7-9 Una vez que la intolerancia se manifiesta, ésta es permanente, con muy pocas excepciones. Por esta razón debe ser diagnosticada temprana y correctamente.10

Diagnóstico de AIA
El diagnóstico de AIA se establece únicamente por la prueba de provocación con AAS,3,10,11 la que debe llevarse a cabo sólo en establecimientos con médicos especializados y que cuenten con las medidas para el tratamiento de emergencia. A los pacientes se les permite efectuar la prueba cuando el asma está en remisión y el volumen espiratorio forzado en el primer segundo supera el 60%-70% de su mejor marca personal o del valor esperado y sobrepasa los 1 200 ml.10,11 La administración de teofilina oral y de α2-adrenérgicos debe suspenderse 48 horas antes de la prueba; las drogas inhalatorias β2-adrenérgicas de corta duración, 12 h antes, y las de larga duración, 24 h antes; los agentes anticolinérgicos, 12 a 24 h antes; el cromoglicato sódico y el nedocromilo sódico, 12 a 24 h antes.11Existen cuatro tipos de prueba de provocación de acuerdo con la vía de administración: oral, inhalatoria, nasal o intravenosa.10-12 La provocación por vía intravenosa se ha realizado en escasas ocasiones en Japón utilizando indometacina. La prueba oral es la que se efectúa comúnmente. Cada prueba comienza con placebo o dosis de 1 o 30 mg de AAS que se administran con intervalos de 2 horas hasta alcanzar los 300 a 600 mg.13 La reacción es considerada positiva si ocurre un descenso de al menos 15% en el volumen espiratorio forzado en el primer segundo o en el flujo pico espiratorio, acompañándose de síntomas de obstrucción bronquial e irritación ocular o nasal. En la mayoría de los pacientes las dosis iniciales que producen reacción son de 30 a 250 mg de AAS (promedio 60 mg). La prueba de provocación oral no se puede realizar en todos los casos debido a los riesgos que conlleva.6,10,11,13,14La broncoestimulación con lisina aspirina, descripta originalmente por Bianco S. y col. en 1977,15 es tan sensible como la provocación oral.11,16 La sensibilidad y la especificidad de la prueba inhalatoria rondan valores de 90%-100%.17 La estimulación bronquial se limita a la vía aérea, causa menos grado de obstrucción bronquial y se revierte más sencillamente.11,16La prueba de provocación nasal con AAS ha alcanzado alto grado de sensibilidad (80%) y especificidad (92.5%-94%) para el diagnóstico de AIA con la utilización de novedosos métodos tales como la rinometría acústica, aunque aún no existen protocolos estandarizados.18Las pruebas inhalatoria y nasal pueden, debido a su seguridad, reemplazar a la prueba oral para diagnosticar AIA, pero la prueba oral podría indicarse para descartar la sensibilidad a la AAS cuando las otras pruebas sean negativas.10

Mecanismos del AIA
Las diferencias exactas entre la patogénesis del AIA y otros tipos de asma todavía no han sido aclaradas totalmente. El ácido araquidónico se metaboliza principalmente por dos vías:
  1. la vía de la ciclooxigenasa (COX) hacia prostaglandinas (PG) G2/H2, las cuales son metabolizadas en prostaciclinas (PGE2/I2) y en tromboxanos (TX)19,20
  2. la vía de la 5-lipooxigenasa (5-LO), para formar cisteinil leucotrienos (cys-LT)21, 22
En 1971, Vane y col. identificaron el mecanismo de acción de la AAS como inhibidor de la COX.23 Las células inflamatorias de la vía aérea producen ambos prostanoides proinflamatorios como la PGD2 y PGF2α y prostaglandinas antiinflamatorias como la PGE2.24 La PGE2 inhalatoria no sólo protege contra las crisis inducidas por AAS,25 sino también contra la excreción urinaria de LTE4 en pacientes con AIA.26 Otros autores comunican la inhibición de la biosíntesis de cys-LT por parte de la PGE2.27,28 Células de la sangre periférica y de cultivos epiteliales de pacientes con AIA secretan menos PGE2 que aquellos con asma tolerante a la AAS (ATA).29,30Los cys-LT componen una familia de mediadores de ácidos grasos bioactivos, originariamente descrita en 1940 como una sustancia de lenta acción en la anafilaxia.31 En 1979 se esclareció su estructura y se describió la molécula padre, LTC4,32 así como la de sus 2 metabolitos biológicamente activos sobre receptores (LTD4 y LTE4).33La interrupción en la síntesis de PGE2 por parte de la AAS y los AINE no induce reacciones respiratorias en todos los individuos o al menos en todos los asmáticos. Pero en los pacientes con AIA, los cys-LT se sintetizan continua y agresivamente ante cualquier exposición a AAS o AINE,13 y la consecuente sobreproducción de cys-LT sumada a la eliminación del "freno" impuesto por los fármacos mediante el broncodilatador PGE2 puede ocasionar en ellos crisis de asma.3,23,34-36

Tratamiento
Las reglas generales en relación con el tratamiento del AIA no difieren de las publicadas en las guías de tratamiento para otros tipos de asma.37 La meta del tratamiento es el control del asma, esto es, reducir sus síntomas y exacerbaciones para mejorar la calidad de vida y la función pulmonar, y prevenir la progresión en la remodelación de la vía aérea.37,38. Sin embargo, no siempre se logra el control total, incluso con altas dosis de glucocorticoides inhalatorios.39 La mayoría de los pacientes con AIA tienen asma moderado o grave persistente. De entre los 365 pacientes con AIA en el estudio Europen Network on Aspirin-Induced Asthma,7 la mitad fue tratada con corticoides sistémicos y 32% solamente con corticoesteroides inhalatorios en relativas altas dosis (800 a 2 000 µg/día). Casi 20% de los pacientes con AIA fueron tratados con corticoesteroides intravenosos durante el año en que participaron del estudio. Estudios recientes sugieren que la combinación de fármacos antiasmáticos con diferentes efectos farmacológicos puede llevar a mejor control del asma que los glucocorticoides aislados.40Las drogas anti-LT se presentaron mundialmente como una alternativa al tratamiento del asma.41,42 Si los leucotrienos juegan un importante papel en el AIA, los antagonistas de los receptores de LT (LTRA) o los inhibidores de la 5-LO podrían atenuar farmacológicamente estas reacciones.13,43-46Varios informes han demostrado que los modificadores de LT atenúan la respuesta asmática con liberación de cys-LT en orina, fluido del lavado bronqueoalveolar y esputo luego de la provocación bronquial oral o inhalatoria con AAS o AINE.13,43-46 Nosotros informamos que en 7 pacientes con AIA, el tratamiento de 7 días con pranlukast suprimió el decaimiento del volumen forzado espiratorio en el primer segundo y aumentó el número de proteínas catiónicas eosinófilas en el esputo durante la provocación con AAS.13Estudios in vitro de neutrófilos aislados de humanos han demostrado que los corticosteroides en general no inhiben la producción de LT.47 El antagonista de los receptores de leucotrienos pranlukast ejerce un efecto de adición con la dexametasona contra alergenos del ácaro, induciendo producción de TNF-α y activación de NF-κB en monocitos de asmáticos atópicos. El tratamiento con corticosteroides sistémicos o inhalatorios no consigue alterar la excreción urinaria de LTE4 ya sea de base47 o luego de la broncoprovocación alergénica en pacientes asmáticos.49 Al parecer los anti-LT y los glucocorticoides tratan diferentes aspectos de la inflamación de la vía aérea. Sin embargo, las concentraciones significativamente mayores de condensados de cys-LT en la exhalación de pacientes con AIA vírgenes de tratamiento esteroideo, que en la de pacientes tratados con esteroides, sugieren que la terapia con corticoides inhalatorios puede suprimir la producción local de cys-LT en la vía aérea de estos pacientes, directamente50 o mediante la supresión del influjo de eosinófilos a la vía aérea.51Dahlén y col. demostraron que la adición de un LTRA, montelukast, mejoró el asma en pacientes con AIA, por sobre lo que se puede alcanzar con los glucocorticoides.52 Ochenta pacientes con asma y AIA, de los cuales 90% habían sido tratados con dosis moderadas a altas de glucocorticoides, fueron asignados aleatoriamente a recibir 4 semanas de tratamiento oral de 10 mg de montelukast o placebo. El grupo que recibió montelukast mostró considerable mejoría en la calidad de vida relacionada con el asma, volumen espiratorio forzado en el primer segundo y flujo pico espiratorio matutino, y sufrió menor número de exacerbaciones.52 La adición de un LTRA puede reducir en los pacientes con AIA la necesidad de tratamiento con altas dosis de corticosteroides. A pesar de ello, existe evidencia de que los modificadores de leucotrienos pueden no ser mejores en pacientes con AIA que en los que presentan ATA.53En el Panel de Expertos 2, revisado recientemente, los modificadores de LT se recomiendan solamente para el 2do. (leve persistente) y 3er. paso (moderado persistente) de la enfermedad, como una de las posibilidades para el tratamiento alternativo en la aproximación paso a paso para el manejo del asma en adultos y niños mayores de 5 años.38 Sin embargo, para el tratamiento a largo plazo de los pacientes con AIA debemos considerar las características de esta enfermedad. Los modificadores de LT pueden ser útiles como medicación adicional preferida para el control a largo plazo en pacientes con AIA, sin tomar en cuenta la gravedad de la enfermedad. En cuanto a la efectividad de los modificadores de LT, un artículo proveniente de Japón indica que el polimorfismo de la LTC4 sintasa (LTC4S) predice la respuesta a la terapia anti-LT.54 En 50 pacientes con ATA que se hallaban bien controlados con corticoides inhalatorios, se observó importante mejoría en la función pulmonar luego del tratamiento con pranlukast en los portadores del alelo C444 de la LTC4S en comparación con los portadores homocigotas del alelo A444.54 Esto es un indicio de que es posible utilizar el alelo C444 de la LTC4S como marcador de aquellos pacientes que se verían beneficiados con la adición de un LTRA a su tratamiento.En raros casos de asma, incluyendo pacientes con AIA, el tratamiento con LTRA se asocia al síndrome de Churg-Stauss.55,56 Se asume que estos individuos ya padecen vasculitis eosinofílica, y el retiro del tratamiento esteroideo sistémico durante la terapia con LTRA es lo que lleva a reaparición de la enfermedad. Sin embargo, hay informes de 2 pacientes que no recibían tratamiento esteroideo sistémico y durante el tratamiento con zafirlukast presentaron el sindrome57. Es por ello que las drogas anti-LT pueden causar o exacerbar la enfermedad.Cómo evitar la AAS y los AINE. Eficacia de los inhibidores de la COX-2
A pesar de que los modificadores de LT parecen ser útiles en la prevención de exacerbaciones en individuos con AIA13, para evitar las reacciones que amenazan la vida, éstos no deberían utilizar AAS o AINE, por más que hayan sido previamente tratados con modificadores de LT. Por ello, la educación de médicos, farmacéuticos y pacientes es importante. Los pacientes con AIA deberían recibir una lista de drogas que estén contraindicadas, preferentemente con los nombres genéricos y comerciales. Si es necesario, el paciente puede tomar acetaminofeno (paracetamol); se informó que la prevalencia de reacción cruzada tras la ingestión de 1 000 y luego 1 500 mg del fármaco asciende al 34%. El mecanismo antiinflamatorio de la AAS y los AINE es debido a la reducción de la síntesis de prostaglandinas por inhibición directa de la COX. La capacidad de los AINE para inhibir la COX-2 puede explicar su potencial terapéutico como drogas antiinflamatorias, mientras que la inhibición de la COX-1 sería la causante de sus efectos adversos, como daño gástrico y nefrotoxicidad.19 La nimesulida y el meloxicam, drogas conocidas por un mayor efecto inhibidor sobre la COX-2 que sobre la COX-1, son bien toleradas en pacientes con AIA en dosis terapéuticas promedio, pero causan rinorrea y leves crisis asmáticas a mayores dosis.23,59,60Los inhibidores selectivos de la COX-2 (coxibs) deberían ser teóricamente seguros para pacientes con AIA, ya que la COX-1 constitutiva continúa sintetizando el prostanoide protector PGE2.20 Martin Garcia y col.61 recientemente demostraron que el rofecoxib, un inhibidor selectivo de la COX-2 (25 mg), es un AINE adecuado para el tratamiento de pacientes con AIA. Otros demostraron que el celecoxib (100-200 mg) no induce la tríada sintomática en pacientes con AIA,62,63 Los coxibs no interfieren con el metabolismo del ácido araquidónico (LTE4 urinario y 9α11βPGF2) en los pacientes con AIA.64 Estos hallazgos proveen una interesante base para poder determinar en el futuro el papel de las isoformas de la COX en el AIA. Sin embargo, la COX-2 también existe de forma constitutiva en el epitelio,65 cerebro,66 mucosa gástrica67 y células estructurales de la vía aérea.68. Además, ratones desprovistos genéticamente de COX-2 presentaron insuficiencia renal severa o peritonitis y murieron al cabo de 8 semanas.69. Estos descubrimientos son importantes con respecto a la posible aparición de efectos adversos de los inhibidores de la COX-2 en el futuro.Desensibilización a la AAS
Cuando los pacientes con AIA requieren AAS para un efecto inhibitorio de la COX-1 (por ejemplo, para enfermedades tromboembólicas o luego de un infarto de miocardio o un ACV), deben ser primero desensibilizados bajo el estricto cuidado de médicos especializados.45,70-74 Primero se ingieren dosis pequeñas de AAS que se incrementan en el curso de 2 a 3 días hasta alcanzar 400 a 650 mg; luego se puede administrar AAS diariamente, en dosis de 80 a 325 mg para la desensibilización.70-73 De acuerdo con varios informes sobre estudios realizados durante períodos de entre 115 días a 102 meses, el porcentaje de pacientes que obtuvo buena o excelente respuesta fue de 78%.70 La mayoría de las mejorías se obtuvo en los síntomas nasales, sentido del olfato, número de sinusitis y operaciones de senos, síntomas de asma y número de hospitalizaciones y consultas al servicio de emergencia para asma.70-73 Las dosis de corticoides sistémicos e inhalatorios y el número de cargas de esteroides fueron reducidas.70-73 Entre 0 y 14% de los pacientes con AIA no pudieron continuar con la desensibilización debido a los efectos adversos (por ejemplo, dolor estomacal o hemorragia, tendencia al sangrado, erupción, hipertensión y mareos). Una observación interesante fue que el tratamiento con modificadores de LT no afectó la respuesta al tratamiento con AAS. Los 10 pacientes con AIA que no reaccionaron al tratamiento con AAS, tampoco mostraron respuesta con los modificadores de LT.70Si los pacientes interrumpen la AAS por varios días, la sensibilidad puede regresar a los valores previos a la desensibilización, y así precipitar una crisis aguda de asma ante la exposición a AAS o AINE. Existen estudios sobre el período refractario luego de la reacción a la AAS (que es de generalmente 2-5 días).75 Pacientes que mantienen por meses un estado de desensibilización igual responden a la prueba oral de AAS con un aumento de la excreción urinaria de LTE4, a pesar de que la respuesta fue contundente cuando se compara con las pruebas originales de AAS y los pacientes eran todos asintomáticos.76 Estos hallazgos sugieren un cambio en el equilibrio entre los mediadores de la inflamación luego de la desensibilización, lo que lleva a la aparición de tolerancia en la población con AIA.45Conclusión
Parece que los modificadores de LT ofrecen ventajas clínicas en el control a largo plazo de los pacientes con AIA, sin tener en cuenta la gravedad de la enfermedad. Sin embargo, esta medicación no permite a los pacientes con AIA tomar AAS o AINE inocuamente durante el tratamiento.Todavía no se conoce con precisión cómo se adquiere y cómo es activada la reacción de intolerancia en algunos individuos. Se necesita más investigación en los mecanismos moleculares y celulares, aunque la comprensión del AIA también nos podría ayudar a entender mejor la patogenia general del asma.


Bibliografía del artículo

  1. Widal F, Abrami P, Lermoyez J: First complete description of the aspirin idiosyncrasy-asthma-nasal polyposis syndrome (plus urticaria)--1922 (with a note on aspirin desensitization). By F. Widal, P. Abrami, J. Lermoyez. J Asthma 1987;24:297-300.
  2. Samter M, Beers RF Jr: Intolerance to aspirin. Clinical studies and consideration of its pathogenesis. Ann Intern Med 1968;68:975-983.
  3. Szczeklik A, Stevenson DD: Aspirin-induced asthma: advances in pathogenesis and management. J Allergy Clin Immunol 1999;104:5-13.
  4. Kalyoncu AF, Karakaya G, Sahin AA, Baris YI: Occurrence of allergic conditions in asthmatics with analgesic intolerance. Allergy 1999;54:428-435.
  5. Hedman J, Kaprio J, Poussa T, Nieminen MM: Prevalence of asthma, aspirin intolerance, nasal polyposis and chronic obstructive pulmonary disease in a population-based study. Int J Epidemiol 1999;28:717-722.
  6. McDonald JR, Mathison DA, Stevenson DD: Aspirin intolerance in asthma. Detection by oral challenge. J Allergy Clin Immunol 1972;50:198-207.
  7. Szczeklik A, Nizankowska E, Duplaga M: Natural history of aspirin-induced asthma. AIANE Investigators. European Network on Aspirin-Induced Asthma. Eur Respir J 2000;16:432-436.
  8. Marquette CH, Saulnier F, Leroy O, Wallaert B, Chopin C, Demarcq JM, Durocher A, Tonnel AB: Long-term prognosis of near-fatal asthma. A 6-year follow-up study of 145 asthmatic patients who underwent mechanical ventilation for a near-fatal attack of asthma. Am Rev Respir Dis 1992;146:76-81.
  9. Matsuse H, Shimoda T, Matsuo N, Fukushima C, Takao A, Sakai H, Asai S, Kohno S: Aspirin-induced asthma as a risk factor for asthma mortality. J Asthma 1997;34:413-417.
  10. Bochenek G, Niz Ankowska E, Szczeklik A: Testing for aspirin hypersensitivity. Allergy 2002;57:562-565.
  11. Melillo G, Balzano G, Bianco S, Dahlen B, Godard P, Kowalsky ML, Picado C, Stevenson DD, Suetsugu S: Report of the INTERASMA Working Group on Standardization of Inhalation Provocation Tests in Aspirin-induced Asthma. Oral and inhalation provocation tests for the diagnosis of aspirin-induced asthma. Allergy 2001;56:899-911.
  12. Kawagishi Y, Mita H, Taniguchi M, Maruyama M, Oosaki R, Higashi N, Kashii T, Kobayashi M, Akiyama K: Leukotriene C4 synthase promoter polymorphism in Japanese patients with aspirin-induced asthma. J Allergy Clin Immunol 2002;109:936-942.
  13. Obase Y, Shimoda T, Tomari SY, Mitsuta K, Kawano T, Matsuse H, Kohno S: Effects of pranlukast on chemical mediators in induced sputum on provocation tests in atopic and aspirin-intolerant asthmatic patients. Chest 2002;121:143-150.
  14. Quiralte J, Blanco C, Castillo R, Delgado J, Carrillo T: Intolerance to nonsteroidal antiinflammatory drugs: results of controlled drug challenges in 98 patients. J Allergy Clin Immunol 1996;98:678-685.
  15. Bianco S, Robuschi M, Petrigni G: Aspirin-induced tolerance in aspirin induced asthma detected by a new challenge (IRCS) Med Sci 1977;5:129.
  16. Nizankowska E, Bestynska Krypel A, Cmiel A, Szczeklik A: Oral and bronchial provocation tests with aspirin for diagnosis of aspirin-induced asthma. Eur Respir J 2000;15:863-869.
  17. Phillips GD, Foord R, Holgate ST: Inhaled lysine-aspirin as a bronchoprovocation procedure in aspirin-sensitive asthma: its repeatability, absence of a late-phase reaction, and the role of histamine. J Allergy Clin Immunol 1989;84:232-241.
  18. Casadevall J, Ventura PJ, Mullol J, Picado C: Intranasal challenge with aspirin in the diagnosis of aspirin intolerant asthma: evaluation of nasal response by acoustic rhinometry. Thorax 2000;55:921-924.
  19. Vane SJ: Aspirin and other anti-inflammatory drugs. Thorax 55 Suppl 2000;2:S3-9.
  20. Hawkey CJ: COX-2 inhibitors. Lancet 1999;353:307-314.
  21. Christie PE, Tagari P, Ford Hutchinson AW, Charlesson S, Chee P, Arm JP, Lee TH: Urinary leukotriene E4 concentrations increase after aspirin challenge in aspirin-sensitive asthmatic subjects. Am Rev Respir Dis 1991;143:1025-1029.
  22. Funk CD: Prostaglandins and leukotrienes: advances in eicosanoid biology. Science 2001;294:1871-1875.
  23. Jawien J: A new insight into aspirin-induced asthma. Eur J Clin Invest 2002;32:134-138.
  24. Holgate ST, Burns GB, Robinson C, Church MK: Anaphylactic- and calcium-dependent generation of prostaglandin D2 (PGD2), thromboxane B2, and other cyclooxygenase products of arachidonic acid by dispersed human lung cells and relationship to histamine release. J Immunol 1984;133:2138-2144.
  25. Szczeklik A, Mastalerz L, Nizankowska E, Cmiel A: Protective and bronchodilator effects of prostaglandin E and salbutamol in aspirin-induced asthma. Am J Respir Crit Care Med 1996;153:567-571.
  26. Sestini P, Armetti L, Gambaro G, Pieroni MG, Refini RM, Sala A, Vaghi A, Folco GC, Bianco S, Robuschi M: Inhaled PGE2 prevents aspirin-induced bronchoconstriction and urinary LTE4 excretion in aspirin-sensitive asthma. Am J Respir Crit Care Med 1996;153:572-575.
  27. Kuehl FA Jr, Dougherty HW, Ham EA: Interactions between prostaglandins and leukotrienes. Biochem Pharmacol 1984;33:1-5.
  28. Christman BW, Christman JW, Dworski R, Blair IA, Prakash C: Prostaglandin E2 limits arachidonic acid availability and inhibits leukotriene B4 synthesis in rat alveolar macrophages by a nonphospholipase A2 mechanism. J Immunol 1993;151:2096-2104.
  29. Schafer D, Schmid M, Gode UC, Baenkler HW: Dynamics of eicosanoids in peripheral blood cells during bronchial provocation in aspirin-intolerant asthmatics. Eur Respir J 1999;13:638-646.
  30. Kowalski ML, Pawliczak R, Wozniak J, Siuda K, Poniatowska M, Iwaszkiewicz J, Kornatowski T, Kaliner MA: Differential metabolism of arachidonic acid in nasal polyp epithelial cells cultured from aspirin-sensitive and aspirin-tolerant patients. Am J Respir Crit Care Med 2000;161:391-398.
  31. Kellaway CH, Trethewie WR: The liberation of a slow reacting smoth muscle-stimulating substance in anaphylaxis Q I Exp Physiol 1940;30:121-145.
  32. Murphy RC, Hammarstrom S, Samuelsson B: Leukotriene C: a slow-reacting substance from murine mastocytoma cells. Proc Natl Acad Sci U S A 1979;76:4275-4279.
  33. Radmark O, Malmsten C, Samuelsson B: Leukotriene A4: enzymatic conversion to leukotriene C4. Biochem Biophys Res Commun 1980;96:1679-1687.
  34. Szczeklik A: Prostaglandin E2 and aspirin-induced asthma. Lancet 1995;345:1056.
  35. Picado C: Aspirin-intolerant asthma: role of cyclo-oxygenase enzymes. Allergy 57 Suppl 2002;72:58-60.
  36. Vane JR: Inhibition of prostaglandin synthesis as a mechanism of action for aspirin-like drugs. Nat New Biol 1971;231:232-235.
  37. National Institute of Health, National Heart, Lung, and Blood Institute: Global Initiative For Asthma. Global Strategy For Asthma Management And Prevention: a practical guide for public health officials and health care professionals. NIH Publication 2002;:No.02-3659.
  38. Bethesda MD: Guidlines for the diagnosis, management of asthma Expert Panel Report II. Revised in 2002. National Institutes of Health 1997; NIH pubicaiton ;:no.97-4051.
  39. Demoly P, Jaffuel D, Mathieu M, Sahla H, Godard P, Michel FB, Bousquet J: Glucocorticoid insensitive asthma: a one year clinical follow up pilot study. Thorax 1998;53:1063-1065.
  40. Greening AP, Ind PW, Northfield M, Shaw G: Added salmeterol versus higher-dose corticosteroid in asthma patients with symptoms on existing inhaled corticosteroid. Allen & Hanburys Limited UK Study Group. Lancet 1994;344:219-224.
  41. Drazen JM, Israel E, O\'Byrne PM: Treatment of asthma with drugs modifying the leukotriene pathway. N Engl J Med 1999;340:197-206.
  42. Lipworth BJ: Leukotriene-receptor antagonists. Lancet 1999;353:57-62.
  43. Dahlen B, Margolskee DJ, Zetterstrom O, Dahlen SE: Effect of the leukotriene receptor antagonist MK-0679 on baseline pulmonary function in aspirin sensitive asthmatic subjects. Thorax 1993;48:1205-1210.
  44. Israel E, Fischer AR, Rosenberg MA, Lilly CM, Callery JC, Shapiro J, Cohn J, Rubin P, Drazen JM: The pivotal role of 5-lipoxygenase products in the reaction of aspirin-sensitive asthmatics to aspirin. Am Rev Respir Dis 1993;148:1447-1451.
  45. Babu KS, Salvi SS: Aspirin and asthma. Chest 2000;118:1470-1476.
  46. Obase Y, Shimoda T, Tomari S, Mitsuta K, Fukushima C, Kawano T, Matsuse H, Kohno S: Effects of pranlukast on aspirin-induced bronchoconstriction: differences in chemical mediators between aspirin-intolerant and tolerant asthmatic patients. Ann Allergy Asthma Immunol 2001;87:74-79.
  47. Sebaldt RJ, Sheller JR, Oates JA, Roberts LJ 2nd, FitzGerald GA: Inhibition of eicosanoid biosynthesis by glucocorticoids in humans. Proc Natl Acad Sci U S A 1990;87:6974-6978.
  48. Tomari S, Matsuse H, Machida I, Kondo Y, Kawano T, Obase Y, Fukushima C, Shimoda T, Kohno S: Pranlukast, a cysteinyl leukotoriene receptor 1 antagonist, atenuates allergen specific TNF-alpha production and NF-kappaB nuclear translocation in peripheral blood monocytes from atopic asthmatics Clin Exp Allergy In press;:.
  49. O\'Shaughnessy KM, Wellings R, Gillies B, Fuller RW: Differential effects of fluticasone propionate on allergen-evoked bronchoconstriction and increased urinary leukotriene E4 excretion. Am Rev Respir Dis 1993;147:1472-1476.
  50. Antczak A, Montuschi P, Kharitonov S, Gorski P, Barnes PJ: Increased exhaled cysteinyl-leukotrienes and 8-isoprostane in aspirin-induced asthma. Am J Respir Crit Care Med 2002;166:301-306.
  51. Aksoy MO, Li X, Borenstein M, Yi Y, Kelsen SG: Effects of topical corticosteroids on inflammatory mediator-induced eicosanoid release by human airway epithelial cells. J Allergy Clin Immunol 1999;103:1081-1091.
  52. Dahlen SE, Malmstrom K, Nizankowska E, Dahlen B, Kuna P, Kowalski M, Lumry WR, Picado C, Stevenson DD, Bousquet J, Pauwels R, Holgate ST, Shahane A, Zhang J, Reiss TF, Szczeklik A: Improvement of aspirin-intolerant asthma by montelukast, a leukotriene antagonist: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Am J Respir Crit Care Med 2002;165:9-14.
  53. Ragab S, Parikh A, Darby YC, Scadding GK: An open audit of montelukast, a leukotriene receptor antagonist, in nasal polyposis associated with asthma. Clin Exp Allergy 2001;31:1385-1391.
  54. Asano K, Shiomi T, Hasegawa N, Nakamura H, Kudo H, Matsuzaki T, Hakuno H, Fukunaga K, Suzuki Y, Kanazawa M, Yamaguchi K: Leukotriene C4 synthase gene A(-444)C polymorphism and clinical response to a CYS-LT(1) antagonist, pranlukast, in Japanese patients with moderate asthma. Pharmacogenetics 2002;12:565-570.
  55. Wechsler ME, Garpestad E, Flier SR, Kocher O, Weiland DA, Polito AJ, Klinek MM, Bigby TD, Wong GA, Helmers RA, Drazen JM: Pulmonary infiltrates, eosinophilia, and cardiomyopathy following corticosteroid withdrawal in patients with asthma receiving zafirlukast. JAMA 1998;279:455-457.
  56. Churg J, Churg A: Zafirlukast and Churg-Strauss syndrome. JAMA 1998;279:1949-1950.
  57. Green RL, Vayonis AG: Churg-Strauss syndrome after zafirlukast in two patients not receiving systemic steroid treatment. Lancet 1999;353:725-726.
  58. Settipane RA, Schrank PJ, Simon RA, Mathison DA, Christiansen SC, Stevenson DD: Prevalence of cross-sensitivity with acetaminophen in aspirin-sensitive asthmatic subjects. J Allergy Clin Immunol 1995;96:480-485.
  59. Bianco S, Robuschi M, Petrigni G, Scuri M, Pieroni MG, Refini RM, Vaghi A, Sestini PS: Efficacy and tolerability of nimesulide in asthmatic patients intolerant to aspirin. Drugs 46 Suppl 1993;1:115-120.
  60. Kosnik M, Music E, Matjaz F, Suskovic S: Relative safety of meloxicam in NSAID-intolerant patients. Allergy 1998;53:1231-1233.
  61. Martin Garcia C, Hinojosa M, Berges P, Camacho E, Garcia Rodriguez R, Alfaya T, Iscar A: Safety of a cyclooxygenase-2 inhibitor in patients with aspirin-sensitive asthma. Chest 2002;121:1812-1817.
  62. Dahlen B, Szczeklik A, Murray JJ: Celecoxib in patients with asthma and aspirin intolerance. The Celecoxib in Aspirin-Intolerant Asthma Study Group. N Engl J Med 2001;344:142.
  63. Woessner KM, Simon RA, Stevenson DD: The safety of celecoxib in patients with aspirin-sensitive asthma. Arthritis Rheum 2002;46:2201-2206.
  64. Szczeklik A, Nizankowska E, Bochenek G, Nagraba K, Mejza F, Swierczynska M: Safety of a specific COX-2 inhibitor in aspirin-induced asthma. Clin Exp Allergy 2001;31:219-225.
  65. Walenga RW, Kester M, Coroneos E, Butcher S, Dwivedi R, Statt C: Constitutive expression of prostaglandin endoperoxide G/H synthetase (PGHS)-2 but not PGHS-1 in human tracheal epithelial cells in vitro. Prostaglandins 1996;52:341-359.
  66. Tocco G, Freire Moar J, Schreiber SS, Sakhi SH, Aisen PS, Pasinetti GM: Maturational regulation and regional induction of cyclooxygenase-2 in rat brain: implications for Alzheimer\'s disease. Exp Neurol 1997;144:339-349.
  67. Zimmermann KC, Sarbia M, Schror K, Weber AA: Constitutive cyclooxygenase-2 expression in healthy human and rabbit gastric mucosa. Mol Pharmacol 1998;54:536-540.
  68. Petkova DK, Pang L, Range SP, Holland E, Knox AJ: Immunocytochemical localization of cyclo-oxygenase isoforms in cultured human airway structural cells. Clin Exp Allergy 1999;29:965-972.
  69. Langenbach R, Morham SG, Tiano HF, Loftin CD, Ghanayem BI, Chulada PC, Mahler JF, Lee CA, Goulding EH, Kluckman KD, et al.: Prostaglandin synthase 1 gene disruption in mice reduces arachidonic acid-induced inflammation and indomethacin-induced gastric ulceration. Cell 1995;83:483-492.
  70. Berges Gimeno MP, Simon RA, Stevenson DD: Long-term treatment with aspirin desensitization in asthmatic patients with aspirin-exacerbated respiratory disease. J Allergy Clin Immunol 2003;111:180-186.
  71. Chiu JT: Improvement in aspirin-sensitive asthmatic subjects after rapid aspirin desensitization and aspirin maintenance (ADAM) treatment. J Allergy Clin Immunol 1983;71:560-567.
  72. Sweet JM, Stevenson DD, Simon RA, Mathison DA: Long-term effects of aspirin desensitization--treatment for aspirin-sensitive rhinosinusitis-asthma. J Allergy Clin Immunol 1990;85:59-65.
  73. Stevenson DD, Hankammer MA, Mathison DA, Christiansen SC, Simon RA: Aspirin desensitization treatment of aspirin-sensitive patients with rhinosinusitis-asthma: long-term outcomes. J Allergy Clin Immunol 1996;98:751-758.
  74. Schaefer OP, Gore JM: Aspirin sensitivity: the role for aspirin challenge and desensitization in postmyocardial infarction patients. Cardiology 1999;91:8-13.
  75. Pleskow WW, Stevenson DD, Mathison DA, Simon RA, Schatz M, Zeiger RS: Aspirin desensitization in aspirin-sensitive asthmatic patients: clinical manifestations and characterization of the refractory period. J Allergy Clin Immunol 1982;69:11-19.
  76. Nasser SM, Patel M, Bell GS, Lee TH: The effect of aspirin desensitization on urinary leukotriene E4 concentrations in aspirin-sensitive asthma. Am J Respir Crit Care Med 1995;151:1326-1330.
© Está  expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los  contenidos de la Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC) S.A. sin  previo y expreso consentimiento de SIIC

anterior.gif (1015 bytes)

 


Bienvenidos a siicsalud
Acerca de SIIC Estructura de SIIC


Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC)
Arias 2624, (C1429DXT), Buenos Aires, Argentina atencionallector@siicsalud.com;  Tel: +54 11 4702-1011 / 4702-3911 / 4702-3917
Casilla de Correo 2568, (C1000WAZ) Correo Central, Buenos Aires.
Copyright siicsalud© 1997-2020, Sociedad Iberoamericana de Información Científica(SIIC)