Conceptos Categóricos

COVID-19
asnc.png
Noticias / Opiniones CHEQUEADAS

CASTELLANO / PORTUGUÉS

La agencia Sistema de Novedades Científicas (aSNC), difunde informes de organismos de Estado, sociedades científicas, empresas públicas o privadas, etc. y noticias veraces emitidas por medios masivos
Agencia Sistema de Novedades Científicas (aSNC)
aSNC elabora información seleccionada por la dirección editorial de SIIC para su lectura por la población en general.

Solicite información sobre los servicios y licencias de aSNC mediante Mensajes a SIIC

 




the_korea_herald.png asnc.png
La eximición de los "derechos de propiedad intelectual" para la equidad en la vacunación mundial
The Korea Herald, Ginebra, Suiza 15 Enero, 2021

Por Brajendra Navnit
Embajador y representante permanente de la India ante la Organización Mundial de Comercio (OMC)

Informe extractado por la agencias Sistemas de Noticias Científicas (aSNC), brazo periodístico de SIIC.   

La propuesta de India, Sudáfrica y otros ocho países presentada en la la Organización Mundial del Comercio (OMS) insta a  a eximir a los países miembros de algunas patentes y otros derechos de propiedad intelectual en virtud del Acuerdo de la organización sobre los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionados con el comercio(ADPIC). 

La intención propone garantizar por un período limitado que los derechos de propiedad intelectual no restrinjan la rápida ampliación de la fabricación de vacunas y tratamientos COVID-19. 

Si bien la propuesta generó preocupación en algunos miembros, la mayoría de la OMC la respalda. Además, recibió el apoyo de organizaciones internacionales, agencias multilaterales y entidades diversas de la sociedad civil del mundo.

Tiempos sin precedentes exigen medidas poco ortodoxas. Vimos esto en la eficacia de los cierres estrictos durante un período limitado, como una intervención política, para reducir la propagación de la pandemia. 

Una simple señal para garantizar el acceso oportuno y asequible a vacunas y tratamientos funcionará como un gran impulso de confianza para la reactivación de la demanda en la economía. Con la aparición de vacunas exitosas, parece haber alguna esperanza en el horizonte. 

Pero, ¿cómo se harán accesibles y asequibles para la población mundial? La pregunta fundamental es si habrá suficientes vacunas COVID-19 para todos. Tal como están las cosas, incluso los escenarios más optimistas de hoy no pueden asegurar el acceso a las vacunas y terapias COVID-19 para la mayoría de la población hacia finales de 2021, tanto en países ricos como pobres. 

Todos los miembros de la OMC son concientes que existe una necesidad urgente de aumentar la capacidad de fabricación de vacunas y terapias para satisfacer las necesidades globales masivas. La propuesta de exención de los ADPIC busca satisfacer esta necesidad garantizando que las barreras de propiedad intelectual no se interpongan en el camino de tal aumento de la capacidad de fabricación.

¿Por qué las flexibilidades existentes en el marco del Acuerdo sobre los ADPIC no son suficientes?
Las flexibilidades existentes en el marco del Acuerdo sobre los ADPIC no son adecuadas, ya que no se diseñaron teniendo en cuenta las pandemias.
Las licencias obligatorias se emiten en un país por país, caso por caso y producto por producto, donde cada jurisdicción con régimen de propiedad intelectual tendría que emitir licencias obligatorias separadas, lo que prácticamente hace que la colaboración entre países sea extremadamente onerosa. 

Si bien alentamos el uso de las flexibilidades de los ADPIC, las mismas requieren mucho tiempo y son complicadas de implementar. Por lo tanto, solo recurrir a ellas no puede garantizar el acceso oportuno a vacunas y tratamientos asequibles.
De manera similar, no hemos visto avances muy alentadores en la iniciativa COVID-19 Technology Access Pool, o C-TAP, de la OMS, que fomenta la contribución voluntaria de propiedad intelectual, tecnología y datos para respaldar el intercambio global y la ampliación de la fabricación de productos médicos diversos para combatir la COVID. -19.

Las licencias voluntarias, incluso cuando existen, están envueltas en secreto. Sus términos y condiciones no son transparentes; sus alcances se limitan a cantidades específicas o para un subconjunto limitado de países, lo que fomenta el nacionalismo en lugar de una verdadera colaboración internacional.

¿Por qué es necesario ir más allá de las iniciativas de cooperación global existentes?
Las iniciativas de cooperación global como el Mecanismo COVAX y el ACT-Accelerator son inadecuadas para satisfacer las necesidades globales masivas de 7.800 millones de personas.
La iniciativa ACT-A tiene como objetivo adquirir 2 mil millones de dosis de vacunas para fines del próximo año y distribuirlas de manera justa en todo el mundo. Sin embargo, con un régimen de dos dosis, esto solo cubrirá mil millones de personas. Eso significa que incluso si ACT-A está totalmente financiado y es exitoso, que no es el caso actualmente, no habría suficientes vacunas para la mayoría de la población mundial.

Experiencia pasada
Durante los primeros meses de la pandemia actual, hemos visto que los estantes fueron vaciados por quienes tenían acceso a máscaras, equipo de protección personal, desinfectante, guantes y otros artículos esenciales de COVID-19 incluso sin necesidad inmediata. 

No debería ocurrir lo mismo con las vacunas. Finalmente, el mundo pudo aumentar la fabricación de elementos esenciales de COVID-19, ya que no había barreras de propiedad intelectual que lo impidieran. En la actualidad, necesitamos la misma puesta en común de derechos y conocimientos para ampliar la fabricación de vacunas y tratamientos, lo que, lamentablemente, no ha sido posible, por lo que es necesaria la exención.

Es la pandemia, un evento extraordinario y único en la vida, lo que ha movilizado la colaboración de múltiples partes interesadas. Son los conocimientos y las habilidades de científicos, investigadores, expertos en salud pública y universidades los que han permitido las colaboraciones entre países y la enorme financiación pública que ha facilitado el desarrollo de vacunas en un tiempo récord, ¡y no solo la propiedad intelectual! 

El camino a seguir
La propuesta de exención de los ADPIC es una respuesta específica y proporcionada a la excepcional emergencia de salud pública que enfrenta el mundo en la actualidad. Esa exención se ajusta perfectamente a las disposiciones del artículo IX del Acuerdo de Marrakech que estableció la OMC. Puede ayudar a garantizar que no se pierdan vidas humanas por falta de un acceso oportuno y asequible a las vacunas. 

La adopción de la exención también restablecerá la credibilidad de la OMC y demostrará que el sistema multilateral de comercio sigue siendo pertinente y puede dar resultados en tiempos de crisis. Ha llegado el momento de que los miembros de la OMC actúen y adopten la exención para salvar vidas y ayudar a que la economía vuelva rápidamente a la senda de la reactivación.

Si bien hacer que las vacunas estuvieran disponibles fue una prueba científica, hacerlas accesibles y asequibles será una prueba para la humanidad. La historia debe recordarnos por la “calificación AAA”, es decir, por la disponibilidad, accesibilidad y asequibilidad de las vacunas y tratamientos COVID-19 y no por una sola “calificación A” solo por disponibilidad. Nuestras generaciones futuras no merecen menos.