Conceptos Categóricos

CÓMO EVITAR LA PROPAGACIÓN DE ENFERMEDADES CONTAGIOSAS EN LOS CENTROS DE CUIDADO A LARGO PLAZO

CÓMO EVITAR LA PROPAGACIÓN DE ENFERMEDADES CONTAGIOSAS EN LOS CENTROS DE CUIDADO A LARGO PLAZO


Seúl, Corea del Sur
La violación de la práctica básica de control de infecciones podría desempeñar un papel importante en la introducción y la facilitación de la propagación de enfermedades contagiosas en los centros de cuidado a largo plazo.

Plos One 15(3):1-34

Autores:
Park YH

Institución/es participante/s en la investigación:
Seoul National University

Título original:
A Systematic Review on the Causes of the Transmission and Control Measures of Outbreaks in Long-term Care Facilities: Back to Basics of Infection Control

Título en castellano:
Revisión Sistemática sobre las Causas de las Medidas de Transmisión y Control de los Brotes en los Centros de Cuidado a Largo Plazo: Volver a los Principios Básicos de Control de las Infecciones

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.04 páginas impresas en papel A4
Introducción
En los últimos años, numerosos países han experimentado serias consecuencias económicas y para la salud debido a brotes de enfermedades infecciosas. Las características únicas de los centros de cuidado a largo plazo (CCLP), incluidos los factores del huésped y las condiciones de vida, contribuyen a la propagación de agentes patógenos contagiosos. Las medidas de control serían esenciales para interrumpir la transmisión y manejar los brotes de manera eficaz. Los brotes en los CCLP amenazan la vida y la salud tanto de los residentes como de los profesionales de la salud y, por lo tanto, la eliminación del riesgo de brotes es motivo de preocupación en estos centros. Sin embargo, los CCLP varían en sus capacidades individuales para responder a brotes. Las claves para el control de brotes son identificar de las causas de transmisión y minimizar de la propagación a través del inicio temprano de medidas de control. Las intervenciones no farmacéuticas (INF), como el lavado de manos y las precauciones, deben utilizarse para prevenir la transmisión de patógenos, independientemente de la evolución de las enfermedades infecciosas. Sin embargo, se ha prestado poca atención a las INF en los estudios sobre brotes en CCLP. El objetivo de la presente revisión sistemática fue verificar las causas y problemas que contribuyen a la transmisión de enfermedades contagiosas e identificar medidas de control durante los brotes en CCLP.

Métodos
Se buscaron en 4 bases de datos electrónicas artículos publicados entre 2007 y 2018 escritos en inglés que incluyeron adultos mayores que residen o personas que trabajan en CCLP y que estuvieron expuestos a brotes de enfermedades infecciosas. Además, se realizaron búsquedas manuales en las bibliografías de los estudios. Se excluyeron los estudios centrados en la cepa genética de patógenos o el aspecto farmacológico. Los datos fueron extraídos de manera independiente por 2 revisores. Las medidas generales de control consideradas fueron la formación de un equipo de control de brotes, la vigilancia activa, las precauciones estándar, las precauciones basadas en la transmisión, la capacitación y educación, la restricción de trabajo de los empleados, el control ambiental, las medidas de contención y profilaxis basadas en la directriz de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La calidad de los estudios se evaluó mediante la Risk of Bias Assessment tool for Nonrandomized Study (RoBANS).

Resultados
Se incluyeron un total de 37 estudios que informaron 1 332 brotes (que afectaron a 1 122 residentes y 385 miembros del personal de salud) en 1 182 instalaciones. Más de la mitad de los estudios incluidos (n: 22) se publicaron desde 2013. La mayoría de los estudios incluidos se realizaron en los Estados Unidos (n: 15) y Europa (n: 13). Se evaluó la calidad de 20 estudios. Quince estudios informaron brotes causados por bacterias y 22 estudios fueron brotes de virus. El sitio más afectado fue el tracto respiratorio (n: 12), después el tracto gastrointestinal (n: 10). La piel, los tejidos blandos y los ojos, también se vieron afectados. La mayoría de los estudios elegibles informaron un brote en un centro (n: 31), mientras que un estudio describió un brote de gastroenteritis que se transmitió a ocho centros. Tres estudios analizaron los datos de múltiples brotes de gastroenteritis viral y enfermedades similares a la influenza que ocurrieron en múltiples instalaciones durante un cierto período de tiempo. Los brotes en 23 estudios afectaron tanto a los residentes como a los trabajadores sanitarios, y los brotes de 14 estudios afectaron solo a los residentes. Las tasas generales de ataque variaron ampliamente de 0.84% a 73.17% en 29 estudios. Entre los 29 estudios, la mediana de la tasa de ataque general fue del 15.73%: 8.27% para los brotes bacterianos y 19.25% para los brotes virales. La tasa de ataque más alta del 73.17% se informó en un brote de virus sincitial respiratorio (VSR) y metapneumovirus humano (MPVH). La enfermedad tipo influenza tuvo una media de tasa de ataque general de 24.50%. El promedio de tasa de ataque entre el personal de salud fue más alta para los brotes de gastroenteritis aguda. La duración de los brotes varió de menos de un mes a más de 6 meses. El patógeno único reportado con mayor frecuencia fue el virus de la influenza, después el estreptococo del grupo A (SGA). De los estudios que identificaron la causa, aproximadamente la mitad de ellos notaron brotes transmitidos de persona a persona. De estos estudios, la fuente de transmisión humana se identificó como los profesionales de la salud en 6 brotes. El gran brote de gastroenteritis que afectó a 394 personas en 8 instalaciones se atribuyó al personal de salud que trabajaba en varias instalaciones. La práctica de control de infección subóptima, incluida la descontaminación inadecuada y la mala higiene de las manos, fue el problema que más propagó la transmisión. Especialmente, las fallas en los procedimientos de atención específicos se relacionaron con brotes de SGA y virus de hepatitis B y C. Alrededor del 60% de los estudios incluidos informaron casos afectados entre el personal de salud, pero solo unos pocos estudios implementaron restricciones de trabajo durante los brotes.

Conclusiones
  La violación de la práctica básica de control de infecciones podría tener un papel importante en la introducción y facilitación de la propagación de enfermedades contagiosas en los CCLP. Esto demuestra la necesidad de promover el cumplimiento de las prácticas básicas de control de infecciones para prevenir brotes en CCLP. Cuando ocurre un brote, se deben utilizar medidas de control no farmacéuticas para interrumpir la transmisión. Sin embargo, la restricción de trabajo se tomó con poca frecuencia en comparación con otras medidas. 
ua40317

Imprimir esta página
-->