Conceptos Categóricos

PRESENTACIÓN ATÍPICA DE COVID-19 EN NIÑOS PEQUEÑOS

PRESENTACIÓN ATÍPICA DE COVID-19 EN NIÑOS PEQUEÑOS


París, Francia
Los lactantes pueden presentar manifestaciones atípicas, por ejemplo neurológicas, en el contexto de la infección por SARS-CoV2. Por lo tanto, todos los niños pequeños con fiebre que requieren ser internados deben ser sometidos a pruebas diagnósticas para descartar COVID-19.

The Lancet 395(10235):1481

Autores:
Corvol H

Institución/es participante/s en la investigación:
Assistance Publique–Hôpitaux de Paris (AP-HP)

Título original:
Atypical Presentation of COVID-19 in Young Infants

Título en castellano:
Presentación Atípica de COVID-19 en Niños Pequeños

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1 página impresa en papel A4
Introducción
Hasta 27 de abril de 2020, más de dos millones de personas en todo el mundo presentaron enfermedad por el nuevo coronavirus 2019 (COVID-19 por su sigla en inglés); Europa fue una de las zonas más afectadas por la pandemia de COVID-19. Si bien no se dispone de evidencia categórica, los niños se han considerado una fuente potencial de diseminación del virus a los adultos, motivo por el cual los colegios se cerraron en la mayor parte de los países afectados. Sin embargo, la información sugiere que los niños son menos susceptibles a presentar COVID-19, como también menor capacidad de contagio. En el transcurso de 7 días de cuarentena obligatoria en Francia (que comenzó el 17 de marzo de 2020) se comprobó un incremento importante del número de casos de infección por el nuevo coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 [SARS-CoV-2]) en niños pequeños. En el Paediatric Pulmonology Department and Reference Centre For Rare Lung Disease RespiRare, Trousseau Hospital, Assistance Publique–Hôpitaux de Paris, los pacientes con fiebre,  síntomas respiratorios o ambos que requieren internación son derivados a una unidad especialmente asignada al tratamiento de COVID-19. Durante la primera semana de la cuarentena, 14 lactantes de menos de 3 meses fueron internados en esa unidad; en 5 de ellos se diagnosticó COVID-19 en función de los resultados de la prueba de reacción de cadena de la polimerasa (PCR por su sigla en inglés) en hisopados nasofaríngeos. Las manifestaciones clínicas difirieron de las que han sido referidas en otras series de pacientes pediátricos con COVID-19.

Resultados
Los 5 pacientes internados por COVID-19 fueron varones; habían estado sanos y sólo presentaron fiebre mal tolerada. Ningún paciente había sido tratado con antiinflamatorios no esteroides antes de la internación y ninguno presentó manifestaciones respiratorias antes o durante la internación. Ningún paciente requirió cuidados intensivos. Cuatro de los 5 niños presentaron manifestaciones neurológicas en el momento de la internación, entre ellas hipotonía axial, sedación y gemidos o todos ellos, motivo por el cual fueron rápidamente sometidos a punción lumbar. El estudio del líquido cefalorraquídeo fue normal en todos los casos, y negativo en la PCR para SARS-CoV-2. Los pacientes sólo fueron tratados con acetaminofeno; presentaron evolución favorable en poco tiempo, de modo que pudieron ser dados de alta entre 1 y 3 días después de la internación. Los pacientes fueron monitorizados rigurosamente por vía telefónica todos los días.

Conclusión
Se describe una serie reducida de 5 lactantes con COVID-19 confirmada. Los hallazgos observados en estos enfermos sugieren que en el contexto de la pandemia, los lactantes de menos de 3 meses con fiebre como único síntoma deben ser sometidos a pruebas para descartar infección por SARS-CoV-2. Si bien los lactantes pueden presentar inicialmente signos clínicos compatibles con enfermedad grave, los resultados observados sugieren que los pacientes más jóvenes evolucionan muy favorablemente, a diferencia de los adultos internados por COVID-19. Debido a que se dispone de muy poca información acerca de la infección por SARS-CoV-2 en niños pequeños, los pacientes deben ser controlados estrictamente durante 2 semanas como mínimo, después del diagnóstico. Los padres de todos los enfermos referidos en esta ocasión presentaron signos leves de infección viral (rinitis, tos, fiebre o todos ellos durante menos de una semana); los síntomas pudieron obedecer a COVID-19 no diagnosticada.
ua40317