Conceptos Categóricos

ISQUEMIA AGUDA DE EXTREMIDADES EN COVID-19

ISQUEMIA AGUDA DE EXTREMIDADES EN COVID-19


Parma, Italia
Los trastornos de la coagulación que se observan en los pacientes con COVID-19, como aumento de los niveles de dímero-D, fibrina, productos de degradación de fibrinógeno y fibrinógeno, y reducción de los valores de antitrombina, de la actividad de protrombina y del tiempo de trombina, explicarían la posible aparición de isquemia aguda de las extremidades, en pacientes jóvenes y sin antecedentes de arteriosclerosis.

The Lancet 1

Autores:
Perini P

Institución/es participante/s en la investigación:
University of Parma

Título original:
Acute Limb Ischaemia in two Young, Non-Atherosclerotic Patients with COVID-19

Título en castellano:
Isquemia Aguda de Extremidades en dos Pacientes Jóvenes sin Arteriosclerosis con COVID-19

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
4.5 páginas impresas en papel A4


Introducción
La enfermedad por el nuevo coronavirus 2019 (COVID-19 por su sigla en inglés) fue declarada  pandemia por la Organización Mundial de la Salud en 11 de marzo de 2020. Hasta principios de mayo, Italia fue uno de los países más afectados por COVID-19, con 28 884 muertes. Además de la insuficiencia respiratoria, COVID-19 se asocia con otras complicaciones con riesgo de vida, como sepsis, insuficiencia cardíaca y embolismo pulmonar. En este artículo se describen pacientes con COVID-19 que presentaron isquemia aguda de las extremidades, en ausencia de arteriosclerosis, fibrilación auricular o trastornos subyacentes de la coagulación. Los pacientes fueron asistidos en el hospital de nivel terciario de Parma, Italia, asignado específicamente para la atención de pacientes con COVID-19 (más de 800 camas en el pico máximo de la pandemia).

Resultados
En el transcurso de una semana se atendieron 4 enfermos con COVID-19 e isquemia aguda de las extremidades. Dos pacientes tenían comorbilidades subyacentes (stent en arteria subclavia y fibrilación auricular). En cambio, los otros dos enfermos con neumonía confirmada por COVID-19 eran jóvenes, activos y no presentaban enfermedades intercurrentes. En el momento de la internación, los dos enfermos sin otros trastornos concomitantes recibían profilaxis con heparinas de bajo peso molecular; los niveles séricos de dímero-D estuvieron por encima de 9000 ng/ml. El primer paciente, un  hombre de 53 años con asistencia ventilatoria mecánica, presentó isquemia de ambas extremidades inferiores, secundaria a trombosis aguda aorto-ilíaca. Fue sometido a tromboembolectomía de urgencia, con recuperación de pulso pedio. Las arterias  comprometidas no presentaban enfermedad arteriosclerótica macroscópica. La trombosis recidivó alrededor de 2 horas después del procedimiento de revascularización; el paciente falleció al segundo día de la cirugía. El segundo paciente, un hombre de 37 años, recibía oxígeno por cánula nasal. Presentó isquemia aguda del brazo izquierdo. El coágulo fue visible en el ultrasonido, a la altura de la bifurcación de la arteria humeral. Luego de dos días de tratamiento con heparina no fraccionada, la isquemia remitió.

Conclusión
En pacientes con infección por el nuevo coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS-CoV-2]) se han referido diversos trastornos en el sistema de la coagulación, entre ellos aumento de los niveles de dímero-D, fibrina, productos de degradación de fibrinógeno y fibrinógeno, y reducción de los valores de antitrombina, actividad de protrombina y tiempo de trombina. La respuesta inflamatoria sistémica con la liberación de múltiples citoquinas de inflamación es un mediador en la arteriosclerosis, al inducir la expresión de factores procoagulantes, inflamación local y alteraciones hemodinámicas. El receptor de SARS-CoV-2, la enzima convertidora de angiotensina 2, se expresa en la membrana de las células endoteliales y de músculo liso. Sobre la base de los dos pacientes jóvenes, aparentemente sanos, que presentaron complicaciones vasculares agudas graves durante la infección por SARS-CoV-2, debería considerarse la creación de un registro prospectivo que ayude a conocer la prevalencia e identificar los factores de riesgo para la aparición de isquemia aguda de las extremidades en el contexto de COVID-19. Sin duda, la información también será muy útil para definir protocolos profilácticos y terapéuticos.
ua40317