Conceptos Categóricos

PÉRDIDA DEL OLFATO Y DEL GUSTO EN COVID-19 LEVE A MODERADA

PÉRDIDA DEL OLFATO Y DEL GUSTO EN COVID-19 LEVE A MODERADA


Bruselas, Bélgica
La prevalencia de disfunción del olfato y del gusto sería alta en pacientes con COVID-19 leve a moderada. La anosmia podría no vinculares con obstrucción o inflamación nasal, pero se requieren más estudios para comprender con precisión cuáles son los mecanismos fisiopatogénicos involucrados en la pérdida del olfato y el gusto, en pacientes con COVID-19.

Annals of Internal Medicine

Autores:
Lechien JR

Institución/es participante/s en la investigación:
Université Libre de Bruxelles

Título original:
Loss of Smell and Taste in 2013 European Patients With Mild to Moderate COVID-19

Título en castellano:
Pérdida del Olfato y del Gusto en 2013 Pacientes Europeos con COVID-19 Leve a Moderada

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.96 páginas impresas en papel A4
Introducción
La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19 por su sigla en inglés) se propagó rápidamente en todo el mundo. La fiebre, la tos, la disnea, la fatiga, y las mialgias son síntomas inespecíficos, comúnmente referidos por pacientes con COVID-19. En cambio, la pérdida del olfato y del gusto son dos síntomas distintivos, recientemente identificados. Estos síntomas no han sido bien referidos en los primeros estudios de la enfermedad, pero podrían ser de utilidad diagnóstica. El objetivo del presente estudio fue determinar la prevalencia, los hallazgos y la recuperación de estas anormalidades en pacientes de Europa con COVID-19 leve a moderada.  

Pacientes y métodos
Entre 22 de marzo y 23 de abril de 2020 se identificaron 2153 pacientes consecutivos, en el ámbito ambulatorio e internados, con resultados positivos en la prueba de reacción en cadena de la polimerasa por transcripción inversa (RT-PCR por su sigla en inglés) para el SARS-CoV-2. Los pacientes con COVID-19 leve a moderada fueron aquellos que no debieron ser internados en unidades de cuidados intensivos y los que fueron dados de alta en el transcurso del período del estudio. El 93.5% de estos pacientes (n: 2153) aceptaron participar en la investigación. Mediante cuestionarios estandarizados se obtuvo información clínica (resolución de los síntomas) y epidemiológica; también se analizaron síntomas otorrinolaringológicos y generales, supuestamente asociados con COVID-19, para lo cual se utilizaron escalas de 4 puntos (0 = ausencia; 4 = síntomas graves). La valoración gustativa y olfatoria se basó en 8 preguntas del componente correspondiente del National Health and Nutrition Examination Survey. En un subgrupo de pacientes que refirieron pérdida total del olfato se realizaron valoraciones objetivas de la función olfatoria. Se utilizó prueba olfatoria de identificación estándar (Sniffin’ Sticks), con 16 olores diferentes que debían ser identificados luego de 30 segundos de exposición. Los enfermos refirieron los aromas en escalas de 4 puntos. El olfato pudo estar normal (12 a 16 puntos), reducido (9 a 11 puntos) o ausente (< 9 puntos).  

Resultados
Un total de 161 pacientes (8%) fueron internados; los enfermos restantes fueron ambulatorios. La pérdida del olfato y las cefaleas fueron los síntomas más prevalentes; 1754 pacientes (87%) refirieron pérdida de olfato y 1136 (56%) presentaron disfunción gustativa. El intervalo promedio entre el final de la enfermedad y la evaluación fue de 7.8 días, en tanto que la duración promedio de los síntomas generales (con exclusión de la pérdida del olfato y del gusto) fue de 11.5 días. La mayoría de los pacientes presentó pérdida del olfato después de la aparición de otros síntomas generales y otorrinolaringológicos. En el momento de la evaluación, 573 de 1754 enfermos volvieron a oler normalmente, en el 60.9% de los casos entre los días 5 y 14 después de la aparición de la disfunción olfatoria. La duración promedio de la disfunción olfatoria fue de 8.4 días. En un subgrupo de 93 pacientes se valoró objetivamente la función olfatoria; se confirmó anosmia o hiposmia en más de la mitad de los pacientes, pero en más de la tercera parte de los casos no se encontraron signos objetivos de disfunción del olfato. Los trastornos del gusto (pérdida total o parcial para la identificación de 4 sabores básicos – salado, dulce, amargo y agrio) estuvieron presentes en el 56.4% de los pacientes; en el 82.5% de los enfermos se comprobaron otros trastornos. Se describieron dos grupos fundamentales de enfermos con pérdida total del olfato: pacientes con obstrucción nasal y enfermos sin obstrucción nasal; sin embargo, no se observaron asociaciones significativas entre la pérdida del olfato y los síntomas otorrinolaringológicos de obstrucción nasal, rinorrea y drenaje posnasal en la totalidad de la cohorte, o entre los pacientes con anosmia, hiposmia o normosmia.  

Conclusión
En el presente estudio, la prevalencia de disfunción del olfato y del gusto fue más alta que la referida en estudios previos; la misma podría caracterizarse por formas clínicas diferentes. De hecho, los resultados sugieren que la anosmia podría no vinculares con obstrucción o inflamación nasal, pero se requieren más estudios para comprender con precisión cuáles son los mecanismos fisiopatogénicos involucrados en la pérdida del olfato y  el gusto, en pacientes con COVID-19. La diseminación del virus por el neuroepitelio olfatorio y la invasión del bulbo olfatorio y del sistema nervioso central podrían ser mecanismos responsables de las anormalidades mencionadas. Cabe destacar que los pacientes internados por COVID-19 fueron evaluados después del alta, un factor que pudo ser fuente de sesgo. Además, los enfermos presentaban sólo COVID-19 leve a moderada y fueron evaluados cuando ya conocían el diagnóstico de la enfermedad, de modo que las respuestas pudieron haber sido influenciadas, de manera no intencional, por la información brindada por los medios de comunicación. Sólo la tercera parte de los enfermos con síntomas olfatorios, sometidos a pruebas objetivas del olfato, presentó resultados anormales. Incluso así, los resultados confirman la importancia de considerar la disfunción olfatoria y gustativa para el diagnóstico de COVID-19.
ua40317