Conceptos Categóricos

TRANSMISIÓN DE LA ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019 POR LOS NIÑOS

TRANSMISIÓN DE LA ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019 POR LOS NIÑOS


Boston, EE.UU.
Los niños pueden ser una fuente potencial de contagio de coronavirus 2 asociado al síndrome respiratorio agudo grave, a pesar de presentar una enfermedad más leve o ausencia de síntomas. Los niños pueden presentar una enfermedad grave durante la etapa posinfecciosa con una respuesta de anticuerpos hiperinflamatoria, con desregulación inmune.

The Journal of Pediatrics 1-33

Autores:
Yonke LM

Institución/es participante/s en la investigación:
Massachusetts General Hospital

Título original:
Pediatric SARS-CoV-2: Clinical Presentation, Infectivity, and Immune Responses

Título en castellano:
SARS-CoV-2 Pediátrico: Presentación Clínica, Infectividad y Respuestas Inmunes

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.98 páginas impresas en papel A4
Introducción
La forma en que los niños contribuyen a la propagación del coronavirus 2 asociado al síndrome respiratorio agudo grave  (SARS-CoV-2), agente causal de la actual pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) no se ha dilucidado completamente. Al respecto, determinar el papel de los niños en la transmisión de la enfermedad es importante cuando se plantea la reapertura de las escuelas. Los informes existentes indican que los niños tienen menos probabilidad de presentar una enfermedad grave; aunque se describieron casos de síndrome inflamatorio multisistémico asociado a coronavirus (SIM-C), varias semanas después de una posible infección o exposición a SARS-CoV-2, con complicaciones cardíacas graves, tales como hipotensión, shock e insuficiencia cardíaca aguda. La mayoría de los niños con infección por SARS-CoV-2 tienden a tener síntomas más leves con una mortalidad significativamente inferior que la que se observa en los adultos o son asintomáticos. Sin embargo, los portadores asintomáticos, incluidos los niños, pueden diseminar la infección y llevar el virus a su hogar. Se postuló que los niños tienen una menor incidencia de COVID-19 debido a que la expresión de la enzima convertidora de angiotensina 2 (ECA2) en la nasofaringe aumenta con la edad; pero no se estudió la expresión en las vías respiratorias superiores de los niños con infección por SARS-CoV-2. En una etapa en la cual se planifica la reapertura de las escuelas, es necesario comprender el papel de los niños en la transmisión de la COVID-19 y los factores que desencadenan la enfermedad grave en los niños. La determinación de la carga infecciosa y el potencial de transmisibilidad dentro de la población pediátrica son fundamentales para elaborar políticas de salud pública tanto a corto como a largo plazo; mientras que la comprensión de las respuestas inmunes posinfecciosas en la infección por SARS-CoV-2 en pediatría, especialmente SIM-C, es importante para diseñar estrategias de tratamiento y prevención.  Los autores describieron el impacto de los niños en la COVID-19, específicamente en los aspectos vinculados con la carga viral, la susceptibilidad a la enfermedad y las respuestas inmunes.

Métodos
Se incluyeron pacientes entre 0 a 22 años con presunción diagnóstica de SARS-CoV-2 que consultaron en los servicios de emergencias o se internaron por infección presunta o confirmada de SARS-CoV-2 o SIM-C en el Massachusetts General Hospital (MGH). A los participantes se les tomaron muestras de la nasofaringe, orofaringe o de sangre. Se cuantificaron la carga viral de SARS-CoV-2, los niveles de ARN de ECA2 y la serología para SARS-CoV-2.

Resultados
  Participaron un total de 192 niños (edad promedio 10.2 ± 7 años). En 49 pacientes (26%) se hizo el diagnóstico de infección aguda por SARS-CoV-2; 18 niños (9%) reunieron criterios para SIM-C. Un total de 25 (51%) niños con infección aguda por SARS-CoV-2 presentaron fiebre y los síntomas de la infección por SARS-CoV-2, si estaban presentes, fueron inespecíficos. La carga viral nasofaríngea fue más alta en los niños en los primeros 2 días de síntomas, significativamente más elevada que los adultos internados con enfermedad grave (p = 0.002). La edad no influyó sobre la carga viral, pero a menor edad se detectó una menor expresión de ECA2 (p = 0.004). Hubo un incremento de la IgM e IgG dirigidas al dominio de unión al receptor de la proteína espiga de SARS-CoV-2 en el SIM-C grave (p < 0.001), con desregulación en las respuestas humorales.

Discusión y conclusión
Comentan los autores que su estudio indicó que los niños pueden ser una fuente potencial de contagio de SARS-CoV-2, a pesar de presentar una enfermedad más leve o ausencia de síntomas; mientras que la desregulación inmune está implicada en el SIM-C posinfeccioso grave. Si bien, la expresión de ECA2 aumentó en los niños con infección por SARS-CoV-2, no afectó la carga viral en las vías respiratorias superiores. Además, si bien a menor edad hubo una menor expresión de ECA2, la edad tampoco influyó sobre la carga viral. Los niños pueden portar cargas virales altas en las vías áreas, especialmente en la fase aguda de la infección y presentar síntomas relativamente leves o estar asintomáticos. No hubo una correlación entre la edad y la carga viral, lo que indica que los lactantes y los adultos jóvenes pueden portar niveles igualmente altos de virus. Estos datos son importantes porque, independientemente de la susceptibilidad a la enfermedad, los niños pueden portar cargas virales elevadas, y esto es importante cuanto se planifica la apertura de escuelas y guarderías. Los niños con SIM-C no tienen niveles altos de carga viral en las muestras nasofaríngeas u orofaríngeas, ni tienen viremia detectable, pero presentan respuestas de anticuerpos hiperactivas. En conclusión, los resultados obtenidos indican que si bien los niños menores de 10 años presentan una baja expresión de ECA2, que probablemente se correspondan con tasas reducidas de infección, una vez infectados, pueden portan cargas virales elevadas de SARS-CoV-2. El seguimiento de los síntomas es una estrategia ineficaz para identificar a los niños infectados. Los niños pueden presentar una enfermedad grave durante la etapa posinfecciosa con una respuesta de anticuerpos hiperinflamatoria. La posible transmisión de SARS-CoV-2 entre los niños y las familias deben considerarse al diseñar estrategias para mitigar la actual pandemia por COVID-19.
ua40317