Conceptos Categóricos

EFECTOS DE LA CALIDAD DEL AIRE SOBRE LA MORTALIDAD DE LA ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019

EFECTOS DE LA CALIDAD DEL AIRE SOBRE LA MORTALIDAD DE LA ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019


Nueva Delhi, India
El aumento de la concentración de ozono en el aire parecería influir en la tasa de mortalidad de la enfermedad por coronavirus 2019.

Disarte Medicine and Public Health Preparedness 1-17

Autores:
Sethi JK, Mittal M

Institución/es participante/s en la investigación:
GGSIPU

Título original:
Monitoring the Impact of Air Quality on the COVID-19 Fatalities in Delhi, India: Using Machine Learning Techniques

Título en castellano:
El Monitoreo del Impacto de la Calidad del Aire en las Muertes por COVID-19 en Delhi, India: Usando Técnicas de Aprendizaje Automático

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.05 páginas impresas en papel A4
Introducción
El 11 de Marzo de 2020 la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés) fue declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El virus responsable de esta enfermedad habría surgido en China a finales de 2019. Se estima que la COVID-19 ha provocado millones de infecciones y miles de muerte en todo el mundo. En India, uno de los países más poblados del mundo, se han reportado más de 6000 casos activos y 200 muertes debido a esta enfermedad en Abril de 2020, siendo Delhi la segunda ciudad más afectada. Al igual que en otros países, el gobierno de India impuso una sería de medidas para mitigar la propagación de la COVID-19. Además, se dispuso el cierre de las escuelas, se cancelaron los vuelos nacionales e internacionales. El 25 de marzo de 2020 el gobierno indio ordenó el confinamiento nacional. Según la OMS, 14 de las 15 ciudades más contaminadas del mundo están en India. Se cree que la contaminación del aire puede aumentar el número de muertes por COVID-19. Según un estudio durante el confinamiento habría disminuido significativamente la concentración de ciertas sustancias contaminantes en el aire en Delhi y por lo tanto habría mejorado la calidad del aire. No obstante, las concentraciones de CO2 en la atmosfera no habrían variado y se habría detectado un aumento en la concentración de ozono. También se ha reportado un aumento de partículas muy finas en el aire provenientes de la combustión. Por lo tanto se cree que algunos contaminantes del aire habrían disminuido mientras que otros habrían aumentado durante el confinamiento debido a la COVID-19 y se desconoce qué efecto tendría esto sobre su tasa de mortalidad. El objetivo del presente estudio fue analizar el impacto de diversos contaminantes del aire en Delhi, India sobre las muertes por COVID-19, y comparar los niveles de contaminación del aire durante los últimos 2 años.    

Métodos
La calidad del aire se valoró mediante el Índice de Calidad del Aire (ICA) que engloba numerosos contaminantes en un único valor. Además, se midió cada contaminante del aire de manera individual. Delhi es considerada una de las ciudades más contaminadas del mundo, cuyas fuentes principales serían la actividad industrial y la emisión de los vehículos. En Delhi el primer caso positivo de COVID-19 se reporto el 2 de marzo de 2020. A fines de marzo de 2020 se ordeno el confinamiento de la población durante 21 días para mitigar la propagación de la COVID-19 lo que provocó el cierre de todas las fábricas y la restricción de la circulación vehicular. Durante este período la calidad del aire en Delhi habría mejorado de manera drástica a medida que el número de casos de COVID-19 aumentaba. La calidad del aire registrada en 2020 habría sido mejor que la de los 2 años anteriores. Para monitorear el impacto de la calidad del aire sobre la tasa de mortalidad de la COVID-19 se utilizaron àrboles de decisión, regresión lineal y bosque aleatorio.  

Resultados
La concentración de casi todos los contaminantes del aire disminuyó de manera significativa durante el confinamiento en comparación con años anteriores. Sin embargo, el porcentaje de ozono y tolueno en el aire demostró ser significativamente más alto durante el confinamiento que en años anteriores. Esto ocurriría debido a que el ozono es un contaminante secundario que se forma a partir del NO2, que está presente debido a la limitación de vehículos en las carreteras durante el confinamiento. Las muertes por COVID-19 parecen tener una correlación positiva con la concentración en el aire de ozono, SO2, NH3 y materia particulada de menos de 10 µm de diámetro (MP 10).  

Discusión
Desde que se reportaron los primeros casos a fines de 2019, la COVID-19 se habría propagado de forma rápida por todo el mundo. La mortalidad de esta enfermedad sería particularmente alta en adultos mayores y pacientes con comorbilidades. Se cree que el COVID-19 podría ser más mortal en personas que viven en áreas con mala calidad de aire. Por lo tanto además de todas las medidas de salud que se están tomando es necesario encargarse de la contaminación ambiental durante y después del confinamiento. En el presente estudio se observó que las concentraciones de ozono y tolueno habrían aumentado durante el confinamiento. Además, el ozono, el NH3, el NO2 y la MP 10 serían contaminantes del aire que parecen influir en la mortalidad de la COVID-19. Según estudios previos los niveles altos de concentración de ozono provocan trastornos mentales. Se necesitan mediadas para controlar la contaminación por ozono. Los óxidos de nitrógeno, los compuestos orgánicos volátiles (COV) y otros gases reaccionan en presencia de la luz solar para formar ozono. El NO2 parece unirse al ozono y eliminarlo del ambiente. Según investigación, las áreas con concentraciones bajas de NO2 tendrían niveles altos de ozono. Controlar las emisiones de COV de los vehículos y de la combustión de combustibles sólidos sería fundamental para controlar la contaminación por ozono. La utilización combustibles más limpios y vehículos eléctricos o híbridos, y el control de las emisiones debidas a las industrias, construcciones y quema de residuos sería fundamental para mejorar la calidad del aire.  

Conclusiones
Según los resultados del presente estudio, en Delhi durante el confinamiento por COVID-19 la concentración de todos los contaminantes habría disminuido de manera significativa con excepción del ozono y el tolueno. Los contaminantes que habrían disminuido en mayor medida habrían sido el NO2, el SO2 y el benceno. El ozono, el NH3, el NO2 y la PM10 se abrina identificado como indicadores que pueden afectar las muertes por COVID-19. Según los autores del presente estudio, el parámetro que tendría mayor importancia sería el ozono ya que se ha observado un aumento en su concentración y además se ha observado que impacta en la tasa de mortalidad de COVID-19. En el futuro, se pueden tomar precauciones preliminares para mitigar los niveles de COV que impactan aún más la concentración de ozono.  
ua40317

Imprimir esta página
-->