Conceptos Categóricos

TENDENCIAS TEMPORALES EN LA EVOLUCIÓN CLÍNICA DE COVID-19 EN PACIENTES CON ENFERMEDADES REUMÁTICAS

TENDENCIAS TEMPORALES EN LA EVOLUCIÓN CLÍNICA DE COVID-19 EN PACIENTES CON ENFERMEDADES REUMÁTICAS


Boston, EE.UU.
Los riesgos de evolución grave de COVID-19 en pacientes con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas han mejorado en el transcurso del tiempo pero siguen siendo importantes.

The Lancet Rheumatology 1-7

Autores:
April J, D'Silva K, Choi H

Institución/es participante/s en la investigación:
Massachusetts General Hospital and Harvard Medical School

Título original:
Temporal Trends in Severe COVID-19 Outcomes in Patients with Rheumatic Disease: a Cohort Study

Título en castellano:
Tendencias Temporales en la Evolución Clínica de COVID-19 Grave en Pacientes con Enfermedad Reumática: Estudio de Cohorte

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.04 páginas impresas en papel A4


Introducción
Desde enero de 2021, la pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19 por su sigla en inglés) se asoció con más de 6 millones de casos y más de 300 000 decesos en los Estados Unidos. Los pacientes con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas presentan preocupación especial por la posibilidad de evolución clínica grave de COVID-19, pero los riesgos, en comparación con los de la población general, por ahora no se conocen con precisión. Algunos estudios refirieron mayor riesgo de insuficiencia respiratoria con necesidad de asistencia ventilatoria mecánica en estos enfermos, respecto de la población general; asimismo, se refirió el doble de riesgo de internación entre los pacientes tratados con prednisona, en dosis superiores a 10 mg por día, en comparación con los enfermos no tratados con corticoides. Los primeros artículos se publicaron durante la fase crítica inicial de la pandemia; sin embargo, en los meses posteriores se produjeron cambios importantes en la atención de los pacientes con COVID-19, y reducción del índice de casos fatales y, probablemente también, con mejoría de otras variables de evolución en pacientes con COVID-19. Incluso así, las tendencias temporales en la evolución clínica de COVID-19 en pacientes con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas no se han determinado; sin embargo, esta información es importante para determinar el pronóstico y para un correcto asesoramiento de los enfermos. El objetivo del presente estudio fue determinar las diferencias en la mortalidad por COVID-19 y en otras variables de evolución clínica entre una cohorte precoz y una cohorte tardía de pacientes con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas en el transcurso de los primeros 180 días de la pandemia de COVID-19 en los Estados Unidos.  

Pacientes y métodos
Para el presente estudio poblacional comparativo se utilizó la información proporcionada por la red TriNetX, una amplia base de datos en la cual se registran las características demográficas, los diagnósticos, los procedimientos, las medicaciones, los parámetros de laboratorio y el estado vital. En la red se incluyen 36 organizaciones para la atención de la salud, incluidos centros médicos académicos y hospitales comunitarios, especialistas y médicos generales en los Estados Unidos, para alrededor de 51 millones de pacientes. Se identificaron los pacientes con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas con diagnóstico de COVID-19 según los códigos específicos de la International Classification of Diseases, Tenth Revision (ICD-10), recomendados por la Organización Mundial de la Salud y los US Centers for Disease Control and Prevention, o por resultados positivos en la prueba de reacción en cadena de la polimerasa para el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2). Se consideraron pacientes con artritis reumatoidea, espondiloartritis, lupus eritematoso sistémico, esclerosis sistémica, dermatomiositis, polimiositis, síndrome de Sjögren, otras enfermedades del tejido conectivo, vasculitis sistémicas, polimialgia reumática y gota. Los pacientes se dividieron según la fecha de diagnóstico de COVID-19, en una cohorte temprana (en los primeros días de la pandemia, desde 20 de enero hasta 19 de abril de 2020) y una cohorte tardía (en los siguientes 90 días, entre 20 de abril y 19 de julio de 2020). Ambas cohortes fueron comparables en términos de las características demográficas, las comorbilidades, los resultados de laboratorio, el uso de corticoides y las internaciones previas, según el método de puntajes de exposición. Se analizó la evolución clínica en el transcurso de los primeros 30 días que siguieron al diagnóstico de COVID-19; específicamente se tuvieron en cuenta las internaciones, la internación en unidades de cuidados intensivos (UCI), la necesidad de asistencia ventilatoria mecánica, la aparición de insuficiencia renal y la mortalidad. Se realizaron análisis por subgrupos entre los pacientes con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas, internados por COVID-19.  

Resultados
Durante los primeros 6 meses del estudio fueron identificados 8540 pacientes con enfermedades reumáticas o musculoesqueléticas y diagnóstico de COVID-19, incluidos 2811 pacientes para la cohorte temprana, y 5729, para la cohorte tardía. En los modelos con puntajes de exposición, el riesgo de internación fue más bajo en la cohorte tardía, respecto de la cohorte temprana (874 [32.4%] de 2701 pacientes, en comparación con 1227 [45.4%] de 2701 enfermos; relative risk [RR]: 0.71, intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 0.67 a 0.76). Los riesgos de internación en UCI (214 [7.9%], en comparación con 385 [14.3%]; RR: 0.56, IC 95%: 0.47 a 0.65), asistencia ventilatoria mecánica (96 [3.6%], en comparación con 247 [9.1%]; RR: 0.39, IC 95%: 0.31 a 0.49), daño renal agudo (372 [13.8%] respecto de 560 [20.7%]; RR: 0.66, IC 95%: 059 a 0.75), terapia de reemplazo renal (17 [0.6%] respecto de 32 [1.2%]; RR: 0.53, IC 95%: 0.30 a 0.96), y mortalidad (122 [4.5%] respecto de 252 [9.3%]; RR: 0.48, IC 95%: 0.39 a 0.60) también fueron más bajos en la cohorte tardía, respecto de la cohorte temprana. Entre pacientes internados, el riesgo de parámetro de evolución clínica integrado por la internación en UCI, la necesidad de asistencia ventilatoria mecánica y la mortalidad fue más bajo en la cohorte tardía, respecto de la cohorte temprana (334 [30.7%] de 1089 pacientes, en comparación con 450 [41.3%] de 1089 pacientes; RR: 0.74, IC 95%: 0.67 a 0.83).

Conclusión
Los riesgos de evolución grave de COVID-19 en pacientes con enfermedades reumáticas y musculoesqueléticas han mejorado en el transcurso del tiempo pero siguen siendo importantes. Los cambios obedecerían a las mejoras en el tratamiento y la asistencia general de pacientes con COVID-19 en el curso de la pandemia.
ua40317

Imprimir esta página
-->