Conceptos Categóricos

LAS EMERGENCIAS ODONTOLÓGICAS Y DE MEDICINA ORAL DURANTE LA PANDEMIA DE ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019

LAS EMERGENCIAS ODONTOLÓGICAS Y DE MEDICINA ORAL DURANTE LA PANDEMIA DE ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019


Dunedin, Nueva Zelanda
Durante una pandemia, las emergencias odontológicas podrían evaluarse y clasificarse mediante videoconferencias y por contacto telefónico, para evitar riesgos potencialmente mortales.

Journal of Dental Sciences 16(1):493-500

Autores:
Guan G

Institución/es participante/s en la investigación:
University of Otago

Título original:
Management of Oral Medicine Emergencies During COVID-19: A Study to Develop Practise Guidelines

Título en castellano:
Abordaje de Emergencias de Medicina Oral Durante el COVID-19: Un Estudio para Desarrollar Guías de Práctica

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.06 páginas impresas en papel A4
Introducción
La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés) sería causada por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2, por sus siglas en inglés). Numerosos países han decretado el confinamiento de la población y cuarentenas estrictas para frenar el avance del COVID-19. Al igual que otras ramas de la medicina, la práctica odontológica de rutina también se ha suspendido en diversos países. Sin embargo, las urgencias y emergencias odontológicas aún se atienden. Por lo tanto, los odontólogos deben comprender los modos de transmisión del SARS-CoV-2, identificar a los pacientes potenciales con COVID-19 y comprender las necesidades de protección adicional durante su práctica para minimizar la transmisión del SARS-CoV-2. La tecnología digital podría ser una opción razonable para evaluar emergencias odontológicas cuando el contacto cara a cara no es posible. No obstante, las directrices para el manejo de emergencias odontológicas durante la pandemia de COVID-19 aún son escasas. El objetivo del presente estudio fue investigar el manejo de emergencias de medicina oral durante una pandemia viral como la de COVID-19.

Métodos
La búsqueda bibliográfica se realizó en las bases de datos PubMed/MEDLINE, Cochrane Library y Web of Science para identificar artículos relevantes publicados hasta abril de 2020. Las búsquedas se limitaron al idioma inglés. Los estudios se incluyeron si estaban diseñados como una intervención, utilizaban enfoques cuantitativos o cualitativos y presentaban hallazgos relacionados con las videoconferencias en salud. No hubo restricciones por edad o entorno de atención, como el hogar, la comunidad o las instalaciones. La videoconferencia se definió como el uso de dispositivos de video de comunicación para mantener discusiones como consulta, diagnóstico, planificación del tratamiento y seguimiento a través de transmisión electrónica entre participantes en diferentes lugares.

Resultados
Se encontraron un total de 492 investigaciones. El Zoom Video Communications (27) y el WhatsApp (14) fueron los software de videoconferencia más referenciados. La mayoría de las referencias no nombraron el software de videoconferencia. La seguridad y confidencialidad del paciente se presentan como las grandes preocupaciones de la consulta por videoconferencia. Además, aún no están claros ciertos aspectos legales de la telemedicina. El consentimiento informado en las videoconferencias debe registrarse y cubrir todo lo que existe en un formulario de consentimiento estándar y tradicional. El paciente debe estar al tanto de las limitaciones inherentes de realizar un diagnóstico de manera remota. Las emergencias de medicina oral más frecuentes suelen incluir lesiones vesículobullosas graves y arteritis de células gigantes. En lo referido a las lesiones de la mucosa oral, la exacerbación o la presentación aguda de enfermedades vesículobullosas, como el pénfigo vulgar, el penfigoide de las mucosas, el eritema multiforme, el síndrome de Stevens-Johnson y la necrólisis epidérmica tóxica podrían poner en peligro la vida. El corticosteroide sistémico sigue siendo el tratamiento de primera línea para el pénfigo vulgar. El tratamiento del penfigoide de las mucosas está influenciado por el sitio o los sitios de afectación de la mucosa y la gravedad de la enfermedad. A menudo se requiere el manejo multidisciplinario para minimizar el riesgo de secuelas adversas de esta enfermedad. En los casos leves, el tratamiento y la revisión del penfigoide de las mucosas pueden ser guiados por el especialista en medicina bucal mediante videoconferencia. El eritema multiforme suele ser autolimitado y se resuelve en semanas sin secuelas significativas. El manejo de este trastorno se basa en cuidados de apoyo. Una vez que el especialista en medicina oral confirma el diagnóstico, se puede utilizar la videoconferencia para que el paciente revise y oriente la atención de apoyo. El manejo del síndrome de Stevens-Johnson y la necrólisis epidérmica tóxica es similar al de las quemaduras mayores y el paciente debe ser admitido en el hospital de inmediato. En los casos de mucositis oral, si el paciente desarrolla úlceras diseminadas con eritema extenso y no puede tolerar la comida o los líquidos, debe ser admitido en el hospital de inmediato. Los trastornos témporomandibulares son más frecuentes que las otras afecciones de dolor facial crónico y la tranquilidad, la educación del paciente y los consejos de autoayuda, así como el pedido de análisis de sangre, cuando sea necesario, se pueden realizar de forma remota. Los pacientes con sospecha de arteritis de células gigantes durante la clasificación por videoconferencia deben ser remitidos al hospital de inmediato para una evaluación adicional. Si el paciente se encuentra en un área remota, se debe administrar un ciclo de prednisona en dosis altas para prevenir una posible complicación oftálmica de la arteritis de células gigantes. La afección más frecuente que ven los especialistas en medicina oral es el dolor facial crónico, de los cuales la disfunción de la articulación témporomandibular es la más prevalente. A menudo, estos pacientes pueden tener otras comorbilidades pueden exacerbarse durante eventos estresantes, como la pandemia de COVID-19. La mayoría de estos pacientes pueden ser tratados por métodos no quirúrgicos, tranquilidad y, a veces, con el uso de medicamentos para el dolor neuropático, todo lo cual se puede realizar en cierta medida de forma remota.

Conclusiones
  Durante el período de confinamiento de una pandemia como la del COVID-19, la videoconferencia sería una herramienta útil y eficaz para la clasificación de pacientes, manejo de emergencias, brindar tranquilidad y permitir el seguimiento de pacientes de forma remota. Las emergencias odontologías podrían evaluarse y clasificarse de forma cuidadosa mediante videoconferencias y, a veces, por contacto telefónico, para evitar riesgos potencialmente mortales y, al mismo tiempo, reconocer las limitaciones tanto del paciente como del odontólogo. 
ua40317

Imprimir esta página
-->