Conceptos Categóricos

PATRONES DE TRANSMISIÓN Y SÍNTOMAS DE SARS-COV-2 EN NIÑOS

PATRONES DE TRANSMISIÓN Y SÍNTOMAS DE SARS-COV-2 EN NIÑOS


Atlanta, EE.UU.
Los niños y los adultos tuvieron tasas de infección secundaria similares, pero los niños generalmente tuvieron síntomas menos frecuentes y graves. En dos estados estadounidenses, al principio de la pandemia, se encontró una posible transmisión a partir de los niños en aproximadamente una quinta parte de los hogares con potencial para observar tales patrones de transmisión.

Pediatrics

Autores:
Laws RL

Institución/es participante/s en la investigación:
Centers for Disease Control and Prevention

Título original:
Symptoms and Transmission of SARS-CoV-2 Among Children -- Utah and Wisconsin, March-May 2020

Título en castellano:
Síntomas y Transmisión de SARS-CoV-2 entre los Niños - Utah y Wisconsin, Marzo-Mayo de 2020

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2 páginas impresas en papel A4
Introducción
Según la bibliografía disponible, en comparación con los adultos, los niños contraen la infección por Coronavirus 2 asociado al síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2), agente causal de la actual pandemia de enfermedad por Coronavirus 2019 (COVID-19), con menos frecuencia, tienen infecciones menos graves y presentan una mayor proporción de infecciones asintomáticas. Aunque los niños menores de 18 años constituyen el 22% de la población de EEUU, componen el 8.3% de los casos notificados de COVID-19 en ese país. Se necesitan datos para caracterizar la transmisión de SARS-CoV-2 por parte de los niños; así como los síntomas de COVID-19, especialmente entre los pacientes pediátricos ambulatorios con enfermedad leve. Los autores describieron las tasas de infección y los perfiles sintomáticos entre los contactos estrechos domésticos pediátricos de personas con COVID-2019 entre marzo y mayo de 2020 en las áreas metropolitanas de Milwaukee, Wisconsin y Salt Lake City, Utah, EEUU. El objetivo fue evaluar las tasas pediátricas de infección secundaria, caracterizar los patrones de transmisión y describir los síntomas entre los niños con infección por SARS-CoV-2.  

Métodos
Se incluyeron en la investigación los pacientes con COVID-19 y sus contactos domésticos, se evaluaron los síntomas diarios de forma prospectiva durante 14 días y se obtuvieron muestras para la detección de SARS-CoV-2 por reacción en cadena de la polimerasa por transcripción inversa y por pruebas serológicas. Entre los contactos pediátricos (menores de 18 años), se describieron la transmisión, se evaluaron los factores de riesgo de infección y se calcularon los valores predictivos positivos y negativos de los síntomas. Se compararon las tasas de infección secundaria y los síntomas entre los contactos pediátricos y los adultos mediante ecuaciones de estimación generalizada.  

Resultados
En 58 hogares se registraron 188 contactos (120 adultos y 68 niños). Las tasas de infección secundaria para adultos (30%) y niños (28%) fueron similares. Entre los hogares con potencial de transmisión a partir de los niños, la transmisión de niño a adulto pudo haber ocurrido en 2 de 10 casos (20%) y la transmisión de niño a niño pudo haber ocurrido en 1 de 6 casos (17%). Los pacientes pediátricos informaron con mayor frecuencia síntomas como cefalea (79%), odinofagia (68%) y rinorrea (68%). Los síntomas tuvieron bajos valores predictivos positivos, excepto para la fiebre medida con termómetro (100%; intervalo de confianza [IC] del 95%: 44% a 100%). En comparación con los adultos sintomáticos, los niños fueron menos propensos a notificar tos (odds ratio [OR]: 0.15; IC del 95%: 0.04 a 0.57), pérdida del gusto (OR: 0.21; IC del 95%: 0.06 a 0.74) y pérdida del olfato (OR: 0.29; IC del 95%: 0.09 a 0.96); mientras que fueron más propensos a notificar odinofagia (OR: 3.4; IC del 95%: 1.04 a 11.18).  

Discusión y conclusión
Comentan los autores que en la presente investigación, realizaron el seguimiento de una cohorte de contactos domésticos pediátricos y adultos de individuos con COVID-19 para evaluar sus síntomas, determinar si adquirieron la infección por SARS-CoV-2 y describir los patrones de transmisión en el hogar. Consideran a su estudio como novedoso en el sentido de que describieron a niños ambulatorios con COVID-19, que de otro modo podrían no haber sido sometidos a pruebas y los compararon con niños que no adquirieron la infección y con adultos que sí la adquirieron. Se encontró que, en comparación con los adultos, los niños adquirieron la infección a tasas similares, pero presentaron enfermedad menos grave. También, se encontró que, entre esta población pediátrica, ser hijo de un caso índice aumentaba el riesgo de adquirir la infección en el hogar. Por último, se observó que los niños fueron una posible fuente de transmisión ulterior en aproximadamente una quinta parte de los hogares con el potencial de que se produjeran estos patrones de transmisión. Los resultados obtenidos fueron similares a los de otros estudios en el tipo de síntomas. En ese sentido los niños con COVID-19 suelen presentar síntomas leves e inespecíficos (odinofagia, rinorrea, congestión nasal y cefalea) que pueden ser difíciles de diferenciar de otras enfermedades víricas infantiles comunes. En contraste con el 8.3% de los casos informados entre los niños en los EEUU, el 35% de los casos domésticos en la población de estudio fueron en niños, la mayoría de los cuales se identificaron porque se realizaron pruebas a todos los contactos domésticos independientemente de los síntomas. Consideran que la capacidad de observar la transmisión por parte de los niños era limitada, pero entre los hogares con potencial para tales patrones, se encontró una posible transmisión de niño a adulto en el 20% y una posible transmisión de niño a niño en el 17%. Del mismo modo, una serie de casos de 15 hogares en Chicago, Illinois, demostró la transmisión de niño a niño y de niño a adulto en el 13% de los casos. En esta investigación los niños adquirieron la infección en la misma proporción que los adultos, en aproximadamente un 30%. En conclusión, los niños y los adultos tuvieron tasas de infección secundaria similares, pero los niños generalmente tuvieron síntomas menos frecuentes y graves. En dos estados estadounidenses, al principio de la pandemia, se encontró una posible transmisión a partir de los niños en aproximadamente una quinta parte de los hogares con potencial para observar tales patrones de transmisión.
ua40317

Imprimir esta página
-->