Conceptos Categóricos

COVID-19 EN PACIENTES CON TRASPLANTE DE PRECURSORES HEMATOPOYÉTICOS

COVID-19 EN PACIENTES CON TRASPLANTE DE PRECURSORES HEMATOPOYÉTICOS


Memphis, EE.UU.
Los pacientes que reciben trasplante autólogo o alogénico de precursores hematopoyéticos con COVID-19 tienen evolución clínica más desfavorable, con menor supervivencia. Por lo tanto, estos enfermos deben ser monitorizados de manera rigurosa y deben recibir tratamiento agresivo, en presencia de COVID-19.

The Lancet Haematology 1-9

Autores:
Sharma A

Institución/es participante/s en la investigación:
St. Jude Children's Research Hospital

Título original:
Clinical characteristics and outcomes of COVID-19 in haematopoietic stem-cell transplantation recipients: an observational cohort study

Título en castellano:
Características Clínicas y Evolución de COVID-19 en Pacientes con Trasplante de Precursores Hematopoyéticos

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.96 páginas impresas en papel A4


Introducción
La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), causada por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2), fue declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud en marzo de 2020. Para septiembre del mismo año se habían comunicado alrededor de 1 millón de decesos en todo el mundo. Los pacientes con cáncer tienen, como mínimo, el doble de riesgo de requerir internación en unidades de cuidados intensivos y asistencia ventilatoria mecánica y de mortalidad, en relación con COVID-19, en comparación con el resto de la población. Los pacientes que han sido sometidos a trasplante de precursores hematopoyéticos (TPH) podrían ser particularmente vulnerables a enfermedad grave. Hasta la fecha, la información para esta población de enfermos deriva de unas pocas series de casos referidas en centros particulares. Por lo tanto, la mejor caracterización de los enfermos con TPH e infección por SARS-CoV-2 es fundamental. El objetivo del presente estudio fue analizar las características clínicas, los patrones de tratamiento y los factores asociados con la evolución de COVID-19 en pacientes con TPH, comunicados al Center for International Blood and Marrow Transplant Research (CIBMTR).

Pacientes y métodos
El CIBMTR es un registro actualmente en marcha en más de 350 centros de trasplante en 32 países, en el cual se recoge información acerca del TPH alogénico y del TPH autólogo, como también de otras formas de terapia celular. En dichos centros, los pacientes deben ser seguidos de manera prolongada, después del trasplante. En respuesta a la pandemia de COVID-19, el 27 de marzo de 2020, el CIBMTR implementó un formulario particular para la recolección de datos vinculados con la infección por SARS-CoV-2. Mediante este formulario se recogen minuciosamente datos relacionados con los pacientes, la enfermedad y el trasplante. Para el presente estudio se incluyeron todos los pacientes sometidos a TPH y que presentaron COVID-19 hasta agosto de 2020. El criterio principal de valoración fue la supervivencia global a los 30 días del diagnóstico de COVID-19; COVID-19 se clasificó en leve (sin necesidad de terapia con oxígeno), moderada (necesidad de terapia con oxígeno) y grave (necesidad de asistencia ventilatoria mecánica). La duración de la enfermedad se analizó desde el momento del diagnóstico hasta la resolución de la infección o la muerte. El intervalo entre el TPH y la infección por SARS-CoV-2, el tiempo entre el inicio de enfermedad de injerto contra huésped aguda y crónica hasta el diagnóstico de COVID-19 y la causa de la mortalidad fueron criterios secundarios de valoración.  Mediante modelos proporcionales de Cox se analizaron los efectos de varios factores asociados con la mortalidad, después del diagnóstico de COVID-19; las estimaciones se comunican con intervalos de confianza del 95%. Las probabilidades de supervivencia global se conocieron con curvas de Kaplan-Meier.

Resultados
Fueron analizados 318 pacientes sometidos a TPH en quienes se efectuó el diagnóstico de COVID-19; la mediana entre el TPH y el diagnóstico de COVID-19 fue de 17 meses (rango intercuartílico [RIC]: 8  46 meses) para los pacientes que recibieron TPH alogénico, y de 23 meses (RIC: 8 a 51) para los sujetos que recibieron TPH autólogo. La mediana de seguimiento para los sobrevivientes fue de 21 días (RIC: 8 a 41 días) para los receptores de TPH alogénico, y de 25 días (RIC: 12 a 35) para los pacientes sometidos a TPH autólogo. El 18% (34 de 184) de los pacientes con TPH alogénico había recibido inmunosupresores en el transcurso de los 6 meses previos al diagnóstico de COVID-19. La enfermedad fue leve en 155 de 318 pacientes (49%) y grave, con necesidad de asistencia ventilatoria mecánica, en 45 de 318 enfermos (14%; 28 [15%] de 184 enfermos con TPH alogénico, y 17 [13%] de 134 pacientes con TPH autólogo). A los 30 días del diagnóstico de COVID-19, los índices de supervivencia global fueron de 68% (IC 95%: 58 a 77) en los pacientes que recibieron TPH alogénico, y de 67% (IC 95%: 55 a 78) en los pacientes con TPH autólogo. La edad por encima de 50 años (hazard ratio [HR]: 2.53, IC 95%: 1.16 a 5.52; p = 0.020); el sexo masculino (HR: 3.53; IC 95%: 1.44 a 8.67; p = 0.006), y la aparición de COVID-19 en el transcurso de los 12 meses posteriores al trasplante (HR: 2.67, IC 95%: 1.33 a 5.36; p = 0.005) fueron factores asociados con riesgo más alto de mortalidad en los pacientes que habían recibido TPH alogénico; el diagnóstico de linfoma como indicación del TPH, se asoció con riesgo más alto de mortalidad, en comparación con otras neoplasias hematológicas (HR: 2.41, IC 95%: 1.08 a 5.38; p = 0.033) en los pacientes con TPH autólogo.

Conclusión
Los resultados del presente estudio confirman índices más altos de mortalidad en pacientes con TPH que presentan COVID-19. Se observó riesgo aumentado de mortalidad, incluso entre los enfermos que habían recibido el TPH más de un año antes de COVID-19 y en los pacientes que no recibían inmunosupresión. Por lo tanto, en estos pacientes se deben implementar programas estrictos de vigilancia y de prevención. En estudios futuros se deberán evaluar terapias específicas, incluidos los efectos de la vacunación contra COVID-19.


ua40317

Imprimir esta página
-->