Conceptos Categóricos

APORTE ORAL DE L-GLUTAMINA EN COVID-19

APORTE ORAL DE L-GLUTAMINA EN COVID-19

Los resultados del presente estudio sugieren que el agregado de L-glutamina a la nutrición normal en los primeros períodos de la enfermedad por coronavirus 2019 podría acortar la internación y reducir la necesidad de internación en unidades de cuidados intensivos. Se requieren estudios a mayor escala para establecer conclusiones firmes en relación con esta nueva forma de tratamiento de las enfermedades infecciosas, incluida COVID-19.

Clinical Nutrition Open Science 24-31

Autores:
Yavuzer S

Institución/es participante/s en la investigación:


Título original:
Effect of Oral l-Glutamine Supplementation on Covid-19 Treatment

Título en castellano:
Efectos del Aporte Oral de L-Glutamina para el Tratamiento de COVID-19

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.81 páginas impresas en papel A4


Introducción
El coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2), el agente etiológico de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), se descubrió a finales de 2019, en Wuhan, China. En marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud declaró el estado de pandemia. Hasta finales de abril se habían registrado más de 3 millones de casos de COVID-19, con más de 200 000 decesos en todo el mundo. Los tratamientos actuales para COVID-19 incluyen lopinavir, ritonavir, remdesivir, antibióticos, como los macrólidos, y agentes antipalúdicos, como la hidroxicloroquina. El principal abordaje, especialmente en los pacientes con compromiso del tracto respiratorio inferior, consiste en optimizar la función respiratoria. La morbilidad y mortalidad asociadas con COVID-19 son elevadas, sobre todo en los pacientes de edad avanzada con disminución de las respuestas inmunitarias, en los pacientes con deficiencias nutricionales, y en los enfermos con patologías crónicas. Al igual que en otras enfermedades respiratorias agudas, en COVID-19 la ingesta normal de proteínas no es suficiente para la recuperación, como consecuencia del proceso catabólico continuo. Ciertos aminoácidos específicos, como cisteína, arginina y glutamina, contribuyen a mejorar la inmunidad. Estos aminoácidos actúan como moléculas de señalización y mediadores a nivel celular. La glutamina es el aminoácido más abundante del organismo; las principales fuentes de glutamina son el músculo esquelético, el tejido adiposo y los pulmones. La glutamina es responsable de la mayor parte del transporte de nitrógeno desde el músculo esquelético a los tejidos viscerales; la glutamina es utilizada como fuente energética en diversas células de replicación rápida, como las células de intestino delgado e intestino grueso, los linfocitos y los fibroblastos. La glutamina ejerce funciones diversas; por ejemplo contribuye en el mantenimiento del equilibrio ácido-base mediante la producción de amonio en riñones; además, glutamina oxidada es sustrato para la síntesis de purinas y pirimidinas necesarias para la síntesis de ADN y ARN. La glutamina es el precursor de glutatión, un fuerte antioxidante que se produce en el organismo. La glutamina es el aminoácido más estudiado en diversas enfermedades crónicas asociadas con trastornos nutricionales, como las patologías gastrointestinales, los tumores malignos, los pacientes quemados, y el sida. El objetivo del presente estudio fue determinar los efectos de L-glutamina por vía oral sobre el tiempo de internación, la necesidad de internación en unidades de cuidados intensivos (UCI) y la mortalidad, en pacientes con COVID-19 de más de 50 años, internados por compromiso del tracto respiratorio inferior.

Pacientes y métodos
Para el estudio se incluyeron 30 enfermos con COVID-19 asignados al aporte de L-glutamina (10 g de L-glutamina 3 veces por día con las comidas), y 30 pacientes que no recibieron L-glutamina; ambos grupos eran semejantes en términos de la edad, el sexo y el estado clínico. Se tuvieron en cuenta las pruebas diagnósticas, los estudios de laboratorio, y los hallazgos en el examen físico y en la tomografía computarizada de tórax. Para todos los pacientes se calculó el Sequential Organ Failure Assessment (SOFA), con la finalidad de conocer la gravedad de la enfermedad, antes del inicio del estudio; los enfermos con puntaje del SOFA ≥ 2 fueron excluidos del estudio. El SOFA permite identificar disfunción respiratoria, en el sistema de la coagulación, hepática, cardiovascular, renal y neurológica.

Resultados
La duración de la internación fue de 10.4 ± 1.9 días en pacientes con COVID-19 que no recibieron suplementos de L-glutamina, y de 8.9 ± 1.8 días en el grupo activo (p = 0.005). Cuatro pacientes del grupo control, en comparación con ningún paciente en el grupo activo, requirieron internación en UCI (p = 0.038). Se registró sólo un deceso en el grupo control.

Conclusión
Los resultados del presente estudio sugieren que el agregado de L-glutamina a la nutrición normal en los primeros períodos de la enfermedad por coronavirus 2019 podría acortar la internación y reducir la necesidad de internación en UCI.
ua40317

Imprimir esta página
-->