Conceptos Categóricos

ENFERMEDADES INFLAMATORIAS MEDIADAS INMUNOLÓGICAMENTE, TERAPIAS INMUNOSUPRESORAS Y ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019

ENFERMEDADES INFLAMATORIAS MEDIADAS INMUNOLÓGICAMENTE, TERAPIAS INMUNOSUPRESORAS Y ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019


Hvidovre, Dinamarca
El presente estudio muestra una prevalencia baja de enfermedad por coronavirus 19 (COVID-19 por su sigla en inglés), pero COVID-19 más grave, en pacientes con enfermedades inflamatorias mediadas inmunológicamente, en relación con el uso de corticoides sistémicos y la interrupción del tratamiento con otros inmunosupresores. Los hallazgos ponen de manifiesto la importancia de considerar meticulosamente los riesgos antes de suspender el tratamiento con inmunosupresores durante COVID-19.

Journal of Autoimmunity 1181-9

Autores:
Attauabi M

Institución/es participante/s en la investigación:
Hvidovre University Hospital

Título original:
Coronavirus Disease 2019, Immune-mediated Inflammatory Diseases and Immunosuppressive Therapies – A Danish Population-based Cohort Study

Título en castellano:
Enfermedad por Coronavirus 2019, Enfermedades Inflamatorias Mediadas Inmunológicamente y Terapias Inmunosupresoras – Estudio de Cohorte Poblacional de Dinamarca

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.87 páginas impresas en papel A4


Introducción
La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) por su sigla en inglés es una nueva forma de síndrome respiratorio infeccioso agudo que se describió por primera vez en diciembre de 2019, en la región de Wuhan, China. La enfermedad es causada por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2). Se refirieron alrededor de 75 millones de casos de COVID-19 en todo el mundo con más de 1.6 millones de muertes. Los estudios a gran escala revelaron un curso clínico muy heterogéneo de la enfermedad en la población general. Se estima que entre 5% y 10% de los sujetos de la población de todo el mundo tienen enfermedades inflamatorias mediadas por el sistema inmunológico (EIMI), cuya prevalencia, incidencia y morbilidad están en aumento, con costos significativos para los sistemas de salud. Muchos enfermos con EIMI deben ser tratados con drogas inmunosupresoras, fenómeno que generó preocupación especial, en relación con un mayor riesgo de COVID-19 y de otras infecciones. De ser así, estas enfermedades y sus tratamientos podrían aumentar también la probabilidad de evolución clínica desfavorable, en pacientes con COVID-19. Si bien los estudios realizados hasta ahora no mostraron riesgo aumentado de COVID-19 en pacientes con EIMI, algunos trabajos sugirieron que estos pacientes tendrían riesgo aumentado de requerir asistencia ventilatoria mecánica e internación en unidades de cuidados intensivos. Otros estudios, en cambio, no refirieron asociaciones entre la evolución de COVID-19 y el uso de terapias inmunosupresoras. El objetivo del presente estudio (Danish COVID-IMID Study), con datos del sistema médico danés, fue determinar el riesgo global y el curso de COVID-19 en pacientes con EIMI, respecto de sujetos sin EIMI, en la región capital de Dinamarca y la región Zelanda, y en relación con el uso o no de agentes inmunosupresores.

Pacientes y métodos
El estudio poblacional danés de cohorte abarcó todos los residentes de las dos regiones mencionadas, entre 28 de enero y 15 de septiembre de 2020; el único criterio para la inclusión fue el antecedente de realización de pruebas de reacción en cadena de la polimerasa por transcripción inversa (RT-PCR por su sigla en inglés) para la detección de SARS-CoV-2. Los criterios principales de valoración fueron la incidencia de COVID-19, y la internación y la mortalidad por COVID-19. Se consideró un amplio espectro de EIMI: diferentes formas de artritis, enfermedades del tejido conectivo, vasculitis sistémicas, vasculitis asociadas con la presencia de anticuerpos contra citoplasma de neutrófilos, enfermedades dermatológicas y enfermedades gastrointestinales (enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, hepatitis autoinmune, pancreatitis autoinmune, hepatitis autoinmune con colangitis biliar primaria y hepatitis autoinmune con colangitis esclerosante primaria), entre otras.

Resultados
Se comprobó menor incidencia de COVID-19 entre los pacientes con EIMI, en comparación con el resto de la población (n: 328 de 20 513, 1.60%, y 10 792 de 583 788, 1.85%, p < 0.01, respectivamente). Al considerar EIMI específicas, la menor incidencia de COVID-19 se observó esencialmente en los enfermos con EIMI dermatológicas (n = 60; 1.2%; p < 0.01) y gastrointestinales (n = 90, 1.5%, p < 0.01). Sin embargo, los pacientes con EIMI tuvieron riesgo significativamente aumentado de internación por COVID-19 (31.1% y 18.6%, p < 0.01, en el mismo orden) y de mortalidad por COVID-19 (9.8% y 4.3%, p < 0.01, respectivamente), en asociación con la edad por encima de 65 años y la presencia de comorbilidades. El tratamiento sistémico con corticoides se asoció, de manera independiente, con evolución grave de COVID-19 (odds ratio [OR] = 3.56; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 1.83 a 7.10, p < 0.01), en tanto que el tratamiento con agentes biológicos se asoció con riesgo reducido de evolución adversa (OR = 0.47; IC 95%: 0.22 a 0.95, p = 0.04). Los pacientes que interrumpieron el tratamiento con inmunosupresores por COVID-19 tuvieron riesgo aumentado de internación posterior (OR = 3.59; IC 95%: 1.31 a 10.78, p = 0.02).

Conclusión
El presente estudio muestra una prevalencia baja, pero COVID-19 más grave, en pacientes con enfermedades inflamatorias mediadas inmunológicamente, en relación con el uso de corticoides sistémicos y la interrupción del tratamiento con otros inmunosupresores. Los hallazgos ponen de manifiesto la importancia de considerar meticulosamente los riesgos antes de suspender el tratamiento con inmunosupresores durante COVID-19.
ua40317

Imprimir esta página
-->