Conceptos Categóricos

PRESCRIPCIÓN DEMORADA DE ANTIBIÓTICOS PARA LAS INFECCIONES DEL TRACTO RESPIRATORIO

Resúmenes amplios

PRESCRIPCIÓN DEMORADA DE ANTIBIÓTICOS PARA LAS INFECCIONES DEL TRACTO RESPIRATORIO


Southampton, Reino Unido
Para la mayoría de los pacientes, incluidos aquellos que pertenecen a grupos de riesgo alto, la prescripción demorada de antibióticos representa una estrategia segura y eficaz. La prescripción retrasada de antibióticos se asocia con duración de síntomas similar a la de la no prescripción de antibióticos, y es poco probable que se asocie con menos control sintomático que la prescripción inmediata de antibióticos. La prescripción retrasada de antibióticos podría reducir los índices de nuevas consultas; es poco probable que aumente la duración de los síntomas o de la enfermedad, con excepción de los niños pequeños.

BMJ 373(808):1-16

Autores:
Stuart B

Institución/es participante/s en la investigación:
University of Southampton

Título original:
Delayed Antibiotic Prescribing for Respiratory Tract Infections: Individual Patient Data Meta-analysis

Título en castellano:
Prescripción Demorada de Antibióticos para las Infecciones del Tracto Respiratorio: Metanálisis con los Datos Individuales de los Pacientes

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.06 páginas impresas en papel A4


Introducción
La resistencia de las bacterias a los antimicrobianos es un problema importante en salud pública; los índices de resistencia han aumentado considerablemente en los últimos años y se estima que la resistencia hacia antibióticos de segunda o tercera línea aumentará en un 70% hacia 2030, en caso de que no se implementen las políticas apropiadas de salud pública. La reducción del uso innecesario de antibióticos es crucial para disminuir la resistencia, especialmente en los entornos de atención primaria, en los cuales las prescripciones de antibióticos son más altas. Los antibióticos a menudo se utilizan para el tratamiento de las infecciones del tracto respiratorio, a pesar de que diversos estudios mostraron que el tratamiento se asocia, en el mejor de los casos, con efectos moderados. Las guías recomiendan la prescripción de la menor cantidad posible de antibióticos, durante el menor tiempo posible. Sin embargo, en el Reino Unido y en el resto del mundo, los antibióticos siguen siendo utilizados con mucha frecuencia sin indicación precisa. La prescripción demorada de antibióticos (PDA) representa una estrategia útil para contribuir a reducir el uso de antibióticos, especialmente durante aquellas consultas en las que los enfermos esperan recibir antibióticos. En una revisión Cochrane de 10 estudios, la PDA fue una alternativa igual de eficaz que la prescripción inmediata de antibióticos (PIA), en términos de la evolución clínica de la tos y los resfríos, pero en algunos estudios fue menos eficaz para la disminución de la fiebre, el dolor y el decaimiento. Sin embargo, en la revisión se comprobó un nivel elevado de heterogeneidad entre los estudios, de modo que la realización de metanálisis tradicional se complicó y no fue posible efectuar análisis por subgrupos de pacientes o complicaciones. Estos problemas pueden omitirse en parte cuando se analizan los datos individuales de los pacientes. Por lo tanto, el objetivo del presente metanálisis de datos individuales de estudios aleatorizados y controlados y de ensayos de observación fue determinar la eficacia clínica de la PDA sobre la evolución en pacientes con infecciones del tracto respiratorio, en la totalidad de los enfermos y en subgrupos particulares de pacientes.

Materiales y métodos
Para el presente metanálisis se utilizaron las pautas Preferred Reporting Items for Systematic Reviews and Meta-analysis of Individual Participant (PRISMA-IPD). En  los estudios se debía incluir un grupo de comparación (sin prescripción de antibióticos o con PIA). Los artículos se identificaron mediante búsquedas bibliográficas en el Cochrane Central Register of Controlled Trials, Ovid Medline, Ovid Embase, EBSCO CINAHL Plus, y la Web of Science. Se seleccionaron estudios controlados y aleatorizados y ensayos de observación realizados en el entorno comunitario. El criterio principal de valoración fue la gravedad de los síntomas, dos a cuatro días después de la primera consulta, valorada en una escala de 7 puntos. La duración de la enfermedad después de la consulta inicial, las complicaciones que motivaron la internación de los enfermos o la muerte, los índices de nuevas consultas por los mismos síntomas o por agravamiento de los mismos y la satisfacción de los enfermos evaluada con escalas de Likert fueron criterios secundarios de valoración.

Resultados
Fueron analizados 9 estudios clínicos controlados y aleatorizados con 55 682 pacientes. No se observaron diferencias en la gravedad de los síntomas durante el seguimiento (en la escala de Likert de 7 puntos) en los enfermos asignados a PDA respecto de aquellos con PIA (diferencia promedio ajustada de – 0.003; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: - 0.12 a 0.11) ni entre la estrategia de PDA y la no prescripción de antibióticos (diferencia promedio ajustada de 0.02; IC 95%: - 0.11 a 0.15). La duración de los síntomas fue ligeramente mayor en  los pacientes asignados a PDA respecto de PIA (11.4 días en comparación con 10.9 días), pero similar entre los grupos de PDA y de no prescripción de antibióticos. Las complicaciones que motivaron la internación o la muerte fueron menos frecuentes en el grupo de PDA, respecto del grupo sin prescripción de antibióticos (odds ratio [OR]:0.62; IC 95%: 0.30 a 1.27) y en comparación con la estrategia de PIA (OR: 0.78; IC 95%: 0.53 a 1.13). Se comprobaron índices significativamente más bajos de nuevas consultas (OR: 0.72; IC 95%: 0.60 a 0.87) y mayor satisfacción de los pacientes (diferencia promedio ajustada de 0.09; IC 95%: 0.06 a 0.11) en el grupo de PDA en comparación con el grupo sin prescripción de antibióticos. Los efectos de la PDA, en comparación con la PIA y la no prescripción de antibióticos, no se modificaron en función de la duración previa de la enfermedad, la fiebre, las comorbilidades, o la gravedad de los síntomas. Los niños de menos de 5 años asignados a PDA tuvieron gravedad algo más alta de los síntomas durante el seguimiento, en comparación con los niños en quienes se aplicó PIA (diferencia promedio ajustada de 0.10; IC 95%: 0.03 a 0.18); en cambio, no se observaron diferencias en la gravedad para los pacientes de más edad.

Conclusión
Los resultados del presente estudio sugieren que la estrategia que consiste en la PDA en pacientes con infecciones del tracto respiratorio es eficaz y segura en la mayoría de los casos; sólo en los niños de menos de 5 años podría asociarse con riesgo ligeramente elevado de síntomas más graves.
ua40317

Imprimir esta página
-->