Conceptos Categóricos

SEGURIDAD E INMUNOGENICIDAD DE UNA TERCERA DOSIS DE VACUNA CONTRA SARS-COV-2 EN RECEPTORES DE TRASPLANTES DE ÓRGANOS SÓLIDOS

SEGURIDAD E INMUNOGENICIDAD DE UNA TERCERA DOSIS DE VACUNA CONTRA SARS-COV-2 EN RECEPTORES DE TRASPLANTES DE ÓRGANOS SÓLIDOS


Baltimore, EE.UU.
Los pacientes con trasplante de órganos sólidos y título bajo de anticuerpos luego de completado el esquema inicial de vacunación contra COVID-19 presentó aumento del título de anticuerpos contra el virus, luego de la aplicación de una tercera dosis de vacuna contra SARS-CoV-2. Los resultados, de ser confirmados, podrían ser aplicables en la práctica no sólo para COVID-19, sino también para los esquemas de vacunación contra la hepatitis B y la influenza.

Annals of Internal Medicine

Autores:
Werbel WA

Institución/es participante/s en la investigación:
Johns Hopkins University School of Medicine

Título original:
Safety and Immunogenicity of a Third Dose of SARS-CoV-2 Vaccine in Solid Organ Transplant Recipients: A Case Series

Título en castellano:
Seguridad e Inmunogenicidad de una Tercera Dosis de Vacuna contra SARS-CoV-2 en Receptores de Trasplantes de Órganos Sólidos: Serie de Casos

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.03 páginas impresas en papel A4
Introducción
En la población general, la aplicación de dos dosis de vacuna con ARN mensajero (ARNm) contra coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2) se asocia con una respuesta de anticuerpos excelente. Sin embargo, la respuesta difiere en pacientes que han sido sometidos a trasplante de órganos sólidos. Se observó una respuesta humoral sustancialmente atenuada después de la administración de dos dosis de vacunas con ARNm contra SARS-CoV-2. También se han referido casos de COVID-19 en pacientes con trasplante de órganos sólidos, vacunados. En este contexto ha surgido interés especial por la administración de una tercera dosis de vacuna. El objetivo del presente estudio fue describir la respuesta de anticuerpos y las reacciones a una tercera dosis de vacuna en pacientes con trasplante de órganos sólidos, en quienes se comprueba respuesta humoral atenuada luego del esquema de vacunación estándar con dos dosis; se analizaron pacientes que recibieron una tercera dosis entre 20 de marzo y 10 de mayo de 2021.  

Resultados
Se analizaron 30 pacientes vacunados con una tercera dosis; la mediana de edad de los enfermos fue de 57 años (rango intercuartílico [RIC]: 44 a 62 años) y 17 eran mujeres. Ningún paciente refirió síntomas antes de la vacunación, compatibles con enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), ni tuvo resultados positivos en la prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR por su sigla en inglés). Un total de 25 pacientes recibían tratamiento de mantenimiento inmunosupresor con tacrolimus o ciclosporina más micofenolato; 24 pacientes recibían corticoides y dos enfermos estaban tratados con sirolimus (n: 1) y belatacept (n: 1). La mediana del intervalo entre el trasplante y la vacunación inicial fue de 4.5 años (RIC de 2.3 a 10.5 años). Durante la inmunización inicial, el 57% de los 30 pacientes recibieron dos dosis de la vacuna 162b2 de Pfizer/BioNTech, y el 43% recibió dos dosis de la vacuna con ARNm-1273 de Moderna. A una mediana de 9 días (RIC de 2 a 33 días) antes de la aplicación de una tercera dosis de vacuna se analizó la presencia de anticuerpos contra la proteína de la espiga de SARS-CoV-2 en todos los pacientes; en 24 pacientes no se detectaron anticuerpos, y 6 enfermos tuvieron títulos bajos de anticuerpos. Los pacientes recibieron la tercera dosis de vacuna a una mediana de 67 días (RIC de 54 a 81 días) luego de la segunda dosis de la primera inmunización. Quince pacientes recibieron una dosis de vacuna Ad26.COV2.S (Johnson & Johnson/Janssen), 9 pacientes recibieron una dosis de la vacuna con ARNm-1273 de Moderna y 6 pacientes recibieron una dosis de vacuna 162b2 de Pfizer/BioNTech. La serología se repitió a una mediana de 14 días (RIC de 14 a 17 días) después de la aplicación de la tercera dosis. Entre los 6 pacientes con títulos bajos de anticuerpos antes de la aplicación de la tercera dosis, todos presentaron anticuerpos contra antígenos de SARS-CoV-2 después de la tercera dosis. En cambio, entre los 24 pacientes sin anticuerpos detectables antes de la tercera dosis de vacuna, sólo 6 (25%) presentaron anticuerpos contra el virus luego de la aplicación de la tercera dosis. Dos pacientes (8%) presentaron títulos bajos de anticuerpos, y 16 (67%) permanecieron con serología negativa. Un total de 23 pacientes completaron un cuestionario después de recibir la tercera dosis de la vacuna, con la finalidad de conocer las reacciones adversas específicas, asociadas con la vacunación. Quince enfermos refirieron reacciones locales leves a moderadas y un paciente presentó dolor importante de brazo. Las reacciones sistémicas más frecuentes fueron la fatiga leve a moderada en 14 pacientes; un enfermo presentó cefalea importante y otro paciente refirió mialgias graves. Ningún enfermo tuvo fiebre; no se observaron reacciones anafilactoideas ni complicaciones neurológicas. Una paciente con trasplante de corazón presentó rechazo mediado por anticuerpos y confirmado por estudio histopatológico, 7 días después de la aplicación de la tercera dosis de vacuna, en el contexto de sobrecarga aguda de volumen. La enferma no presentó aumento del título de anticuerpos contra la proteína de la espiga de SARS-CoV-2, la función cardíaca se mantuvo normal y no fue necesario intensificar la terapia inmunosupresora. Ningún paciente presentó COVID-19 confirmada por laboratorio durante el seguimiento adicional, pero se destaca que el período de observación fue breve.  

Conclusión
Los resultados del presente estudio indican que una tercera parte de pacientes con trasplante de órganos sólidos sin anticuerpos luego de completado el esquema inicial de vacunación contra COVID-19 presentó aumento del título de anticuerpos contra el virus, luego de la aplicación de una tercera dosis. Esta respuesta se observó en todos los enfermos que inicialmente tenían título bajo de anticuerpos. Las reacciones adversas fueron aceptables. Sin embargo, los riesgos potenciales, por ejemplo el riesgo de rechazo, deben analizarse en cada paciente en particular. En opinión de los autores, los datos observados justifican la realización de ensayos clínicos destinados a determinar si una tercera dosis de refuerzo podría ser una estrategia eficaz y segura en la práctica clínica, con el objetivo de aumentar el título de anticuerpos contra SARS-CoV-2 y prevenir COVID-19 en pacientes con trasplante de órganos sólidos. Los resultados podrían ser aplicables, también, a los esquemas de vacunación contra la hepatitis B y la influenza.
ua40317

Imprimir esta página
-->