Conceptos Categóricos

AZITROMICINA ORAL EN PACIENTES AMBULATORIOS CON INFECCIÓN POR SARS-COV-2

AZITROMICINA ORAL EN PACIENTES AMBULATORIOS CON INFECCIÓN POR SARS-COV-2


San Francisco, EE.UU.
En el presente estudio aleatorizado con 263 pacientes con infección por SARS-CoV-2, el tratamiento con una única dosis de azitromicina de 1.2 g, respecto de placebo, se asoció con iguales índices de resolución de los síntomas a los 14 días (50% en ambos grupos; diferencia no significativa). Por lo tanto, en pacientes ambulatorios con COVID-19, la administración de una única dosis de azitromicina no aumenta la probabilidad de resolución de los síntomas a los 14 días.

JAMA 1-9

Autores:
Oldenburg CE

Institución/es participante/s en la investigación:
University of California

Título original:
Effect of Oral Azithromycin vs Placebo on COVID-19 Symptoms in Outpatients With SARS-CoV-2 Infection: A Randomized Clinical Trial

Título en castellano:
Efecto de Azitromicina Oral respecto de Placebo sobre los Síntomas de COVID-19 en Pacientes Ambulatorios con Infección por SARS-CoV-2 - Estudio Clínico Aleatorizado

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.78 páginas impresas en papel A4
Introducción
La azitromicina es un antibiótico de amplio espectro, con efectos antivirales y antiinflamatorios, por lo que se consideró su posible eficacia contra la infección por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2). La azitromicina se asocia con reducción de los niveles de citoquinas proinflamatorios, de modo que podría evitar la progresión del daño tisular y de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19 por su sigla en inglés), especialmente si se la indica precozmente en el curso de la enfermedad. Debido a su amplia disponibilidad, el bajo costo, y el excelente perfil de seguridad, la azitromicina constituye una interesante alternativa para el tratamiento ambulatorio de pacientes con COVID-19. En cambio, si se demuestra su ineficacia, el no uso contribuiría a reducir el riesgo de aparición de resistencia. Los estudios clínicos aleatorizados con pacientes internados con COVID-19 y con pacientes ambulatorios con diagnóstico presuntivo de COVID-19 no aportaron evidencia que avale el uso de azitromicina en estos casos, ni como monoterapia, ni en asociación con hidroxicloroquina. Sin embargo, la comparación del tratamiento con azitromicina sin hidroxicloroquina en pacientes con infección confirmada por SARS-CoV-2 sería de mayor utilidad para establecer conclusiones firmes en este sentido. El objetivo del presente estudio clínico controlado y aleatorizado con pacientes ambulatorios con infección reciente documentada por SARS-CoV-2 fue evaluar los efectos de la administración de una única dosis de azitromicina para la prevención de la progresión de COVID-19 en pacientes ambulatorios.  

Pacientes y métodos
El estudio clínico aleatorizado para la comparación de los efectos de azitromicina respecto de placebo se llevó a cabo entre mayo de 2020 y marzo de 2021, en los Estados Unidos. Se reclutaron de manera remota pacientes que completaron encuestas y que fueron seguidos durante 21 días. Los participantes debían tener diagnóstico confirmado de infección por SARS-CoV-2, por pruebas para la detección de antígenos o con pruebas para la amplificación de ácidos nucleicos, en el transcurso de los 7 días previos al reclutamiento. Se analizaron pacientes de 18 años o más, no internados en el momento del reclutamiento. Entre los 604 pacientes evaluados inicialmente, 263 fueron asignados a los grupos del estudio. Los participantes recibieron de manera aleatoria (2:1) una única dosis por vía oral de 1.2 g de azitromicina (n: 171) o placebo (n: 92). El criterio principal de valoración fue la ausencia de síntomas, según la referencia de los pacientes, a los 14 días. Se consideraron 23 criterios secundarios de valoración, incluidos los índices de internación por cualquier causa a los 21 días.  

Resultados
Se analizaron 263 pacientes con mediana de edad de 43 años (174 mujeres); el 57% eran blancos no hispanos y el 29%, hispanos o latinos. El 76% de los participantes completaron el estudio. El estudio fue interrumpido por el comité de análisis de datos y seguridad, por inutilidad del tratamiento confirmada en el análisis preliminar predefinido. A los 14 días no se registraron diferencias significativas en la proporción de pacientes sin síntomas (grupo de azitromicina: 50%, grupo placebo: 50%; diferencia para la prevalencia de 0%; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: −14% a 15%; p > 0.99). Para 18 de 23 criterios secundarios de valoración no se observaron diferencias significativas entre los grupos de azitromicina y placebo; al día 21, 5 pacientes asignados a azitromicina debieron ser internados, en comparación con ningún paciente en el grupo control (diferencia para la prevalencia de 4%; IC 95%: −1% a 9%; p = 0.16).  

Conclusión
Los resultados del presente estudio con pacientes ambulatorios con COVID-19 confirmada indican que el tratamiento con una única dosis de azitromicina, respecto de placebo, no aumenta la probabilidad de estar libre de síntomas a los 14 días. Por lo tanto, se descarta la utilidad de esta forma de tratamiento para pacientes no internados por COVID-19.
ua40317

Imprimir esta página
-->