Conceptos Categóricos

DEFICIENCIAS COGNITIVAS LUEGO DE COVID-19

DEFICIENCIAS COGNITIVAS LUEGO DE COVID-19


Londres, Reino Unido
Los resultados del presente estudio confirman que los pacientes que se recuperan de COVID-19, incluidos los enfermos con COVID-19 que no requieren internación ni tratamiento médico de sostén, tienen peor desempeño cognitivo en una amplia batería de pruebas neuropsicológicas, en comparación con el rendimiento esperable por la edad y los perfiles sociodemográficos.

EclinicalMedicine (101044):1-10

Autores:
Hampshire A

Institución/es participante/s en la investigación:
Imperial College London

Título original:
Cognitive Deficits in People who Have Recovered from COVID-19

Título en castellano:
Déficits Cognitivos en Pacientes que se Recuperaron de COVID-19

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.02 páginas impresas en papel A4


Introducción
Cada vez más evidencia sugiere que la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19 por su sigla en inglés) grave se asocia con síntomas que pueden persistir después de la fase aguda, en la fase subaguda y a principios de la fase crónica. La persistencia de síntomas suele denominarse COVID prolongada (CP). Entre los síntomas cognitivos, la “niebla cerebral”, la poca energía, los problemas de concentración, la desorientación y la dificultad para la identificación de las palabras correctas son trastornos referidos con frecuencia. Asimismo, diversos estudios aportaron información para un amplio espectro de complicaciones neurológicas, entre ellas accidente cerebrovascular, encefalopatías, síndromes inflamatorios, y trastornos autoinmunes. También se ha suscitado preocupación por las posibles consecuencias neurológicas de la sepsis, la hipoxia y la hiperestimulación inmunológica. En algunos estudios se refirieron niveles aumentados de autoanticuerpos en líquido cefalorraquídeo de pacientes con síntomas neurológicos o trastornos psicológicos o psiquiátricos. Sin embargo, todavía no se sabe si COVID-19 se asocia con déficits neurológicos a nivel de población; la influencia de la gravedad de los síntomas respiratorios sobre la sintomatología neurológica y psiquiátrica tampoco se ha definido. Es esperable que los pacientes que permanecieron internados por períodos prolongados o que requirieron asistencia ventilatoria mecánica presenten trastornos cognitivos. En cambio, se desconoce si estas anormalidades también ocurren en pacientes con COVID-19 leve. No se dispone de estudios epidemiológicos porque el curso de la infección es impredecible y por las dificultades asociadas con la valoración personal de la función cognitiva durante la pandemia. En los estudios al respecto es importante incluir grupos minoritarios de pacientes, como adultos de edad avanzada, grupos étnicos diversos y pacientes con comorbilidades clínicas subyacentes. El objetivo del presente estudio fue determinar la presencia de déficits cognitivos, en pacientes que se recuperaron de COVID-19, en comparación con controles comparables, y con ajuste según la distribución sociodemográfica desigual de la prevalencia del virus. Al momento de la redacción del artículo se disponía de resultados de pruebas cognitivas y de respuestas de cuestionarios para un amplio grupo de sujetos, predominantemente del Reino Unido, en el contexto del Great British Intelligence Test – un proyecto de colaboración con el BBC2 Horizon, motivo por el cual, el término COVID-19 no se mencionó en el material de promoción, de manera que se redujo considerablemente el riesgo de sesgo por muestreo. Se destaca que la plataforma online para la valoración cognitiva se optimizó con el apoyo del National Institute for Health Research (NIHR), con la inclusión de adultos de edad avanzada y de pacientes con deficiencias cognitivas y motoras, y con la incorporación de escalas neuropsicológicas validadas. Durante mayo, en el pico de la cuarentena en Londres, el cuestionario fue ampliado y se incorporaron secciones para conocer con detalle la persistencia y la gravedad de los síntomas y las condiciones médicas preexistentes, como también mediciones de depresión, ansiedad y trastorno de estrés postraumático.

Pacientes y métodos
Para el presente estudio se analizaron los datos de 81 337 sujetos que completaron el cuestionado ampliado, con la finalidad específica de detector déficits cognitivos (trastornos de la atención, de la memoria ejecutora, para la solución de problemas y del procesamiento emocional) en pacientes que se habían recuperado de COVID-19.  También se analizaron posibles vinculaciones entre la gravedad de los síntomas respiratorios, en relación con el nivel de asistencia requerida, y las anormalidades cognitivas. Los participantes completaron los cuestionarios entre enero y diciembre de 2020.

Resultados
Los pacientes que se habían recuperado de COVID-19, incluidos aquellos que no presentaban síntomas persistentes, refirieron déficits cognitivos significativos, respecto de los controles comparables en edad, sexo, nivel educativo, ingresos económicos, características étnicas y raciales y trastornos subyacentes. El cansancio, la depresión y la ansiedad fueron frecuentes. Las anormalidades cognitivas fueron particularmente pronunciadas entre los enfermos que habían sido internados (n: 192), pero también se observaron en los pacientes que no habían sido internados, con confirmación biológica de COVID-19 (n: 326). El análisis de los marcadores premórbidos de inteligencia no sugirió que las diferencias estuviesen presentes desde antes de la infección. El análisis más detallado del rendimiento en las subpruebas avaló la hipótesis de que COVID-19 se asocia con consecuencias importantes en un amplio espectro de la función cognitiva en los seres humanos.




Conclusión
Los resultados del presente estudio confirman que los pacientes que se recuperan de COVID-19 tienen peor desempeño cognitivo en una amplia batería de pruebas neuropsicológicas, en comparación con el rendimiento esperable por la edad y los perfiles sociodemográficos. Los trastornos cognitivos asociados con COVID-19 son objetivos y medibles, incluso después del ajuste según el coeficiente intelectual premórbido, las patologías preexistentes, los factores sociodemográficos y la salud mental. En la actualidad, numerosos estudios aprovechan la metodología online utilizada en el presente ensayo; los resultados serán de indudable ayuda para establecer conclusiones firmes al respecto.
ua40317

Imprimir esta página
-->