LA TRANSMISION FAMILIAR DE LA INFECCION POR CORONAVIRUS 2 DEL SINDROME RESPIRATORIO AGUDO GRAVE


Toronto, Canadá
Los niños de 0 a 3 años tienen mayor riesgo de transmitir el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave a los cuidadores y hermanos en el hogar que los niños más grandes.

JAMA Pediatrics

Autores:
Buchan SA

Institución/es participante/s en la investigación:
Public Health Ontario

Título original:
Association of Age and Pediatric Household Transmission of SARS-CoV-2 Infection

Título en castellano:
Asociación de la Edad y la Transmisión Familiar Pediátrica de la Infección por SARS-CoV-2

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.84 páginas impresas en papel A4
Introducción
Como resultado del bajo número de casos pediátricos al principio de la pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés) la transmisión pediátrica del SRAS-CoV-2 en el hogar sigue siendo un tema poco estudiado. Dado que numerosos países relajaron las medidas de salud pública y reabrieron las instalaciones educativas en el otoño de 2020, el número de casos pediátricos de COVID-19 ha aumentado, lo que brinda la oportunidad de caracterizar mejor la infectividad de los niños. El objetivo de la presente investigación fue determinar si existen diferencias en las probabilidades de transmisión del SARS-CoV-2 en el hogar de los niños más pequeños en comparación con los niños mayores.

Métodos
El presente estudio de cohorte basado en la población se realizó entre el 1 de junio y el 31 de diciembre de 2020 en Ontario, Canadá. Se incluyeron hogares privados en los que el caso índice de infección por SARS-CoV-2 confirmada por laboratorio era menor de 18 años. Se excluyó a las personas que residían en apartamentos sin información del departamento, en hogares con múltiples casos índice o en hogares donde faltaba la edad del individuo del caso índice. Los casos índice pediátricos se dividieron en 4 grupos de edad (0 a 3, 4 a 8, 9 a 13 y 14 a 17 años). El criterio principal de valoración fue transmisión del SARS-CoV-2 en el hogar, definida como hogares donde al menos un caso secundario ocurrió de uno a 14 días después del caso índice pediátrico. Los casos índices se definieron como el caso más temprano de un hogar y se identificaron comparando las fechas de inicio de los síntomas de los casos en el hogar. Los odds ratios (OR) se calcularon con intervalos de confianza del 95% (IC 95%).

Resultados
Un total de 6280 hogares tenían casos índice pediátricos y 1717 hogares (27.3%) experimentaron transmisión secundaria. La media de edad de los casos índice pediátricos fue de 10.7 años y 2863 (45.6%) eran mujeres. Los casos índice pediátricos transmiten con mayor frecuencia la infección a personas de 0 a 20 años o de 30 a 50 años, y los niños mayores tienden a transmitir a personas mayores en esos rangos de edad. La proporción de casos índice en cada grupo de edad aumentó con la edad, con 12% (776 de 6280) de 0 a 3 años, 20% (1257 de 6280) de 4 a 8 años, 30% (1881 de 6280) de 9 a 13 años y 38% (2376 de 6280) de 14 a 17 años. En comparación con los casos índice individuales en el grupo de mayor edad, los casos índice más jóvenes tenían una proporción más alta asociada con un brote en la escuela/guardería y retrasos más cortos en las pruebas. Los individuos del caso índice de 4 a 8 años y de 9 a 13 años tuvieron una mayor proporción sin síntomas reportados en comparación con los individuos del caso índice de 14 a 17 años o de 0 a 3 años. Los niños de 0 a 3 años tenían las mayores probabilidades de transmitir el SARS-CoV-2 a los contactos del hogar en comparación con los niños de 14 a 17 años (OR: 1.43; IC 95%: 1.17-1.75). Esta asociación se observó de manera similar en análisis de sensibilidad que definen casos secundarios como de 2 a 14 días o de 4 a 14 días después del caso índice y análisis estratificados por presencia de síntomas, asociación con un brote de escuela/guardería o reapertura de escuela/guardería. Los niños de 4 a 8 años (OR: 1.40; IC 95%: 1.18 a 1.67) y de 9 a 13 años (OR: 1.13; IC 95%: 0.97 a 1.32) también tenían mayores probabilidades de transmisión que los sujetos de 14 a 17 años. No se observaron diferencias significativas por sexo ni por mes de inicio de la enfermedad.

Conclusiones
  Los resultados de la presente investigación sugieren que los niños más pequeños pueden ser más propensos a transmitir la infección por SARS-CoV-2 en comparación con los niños mayores, y las mayores probabilidades de transmisión se observaron en los niños de 0 a 3 años. La infectividad diferencial de los grupos de edad pediátrica tiene implicaciones para la prevención de infecciones en los hogares, así como en las escuelas y el cuidado de los niños, para minimizar el riesgo de transmisión secundaria en el hogar. Se requieren estudios adicionales basados en la población para establecer el riesgo de transmisión en los casos índices pediátricos más jóvenes. Aunque los niños no parecen transmitir la infección con tanta frecuencia como los adultos, los cuidadores deben ser conscientes del riesgo de transmisión mientras cuidan a niños enfermos en el hogar. Dado que es difícil y, a menudo, imposible aislar socialmente a los niños enfermos, los cuidadores deben aplicar otras medidas de control de infecciones cuando sea posible, como el uso de máscaras, un mayor lavado de manos y la separación de los hermanos.  
ua40317