siiclogo2c.gif (4671 bytes)

LOS BAÑOS DE BURBUJAS NO PARECEN ASOCIARSE CON INFECCIONES URINARIAS INFANTILES
(especial para SIIC © Derechos reservados)
Autor:
Gita Modgil
Columnista Experto de SIIC

Institución:
Bristol Royal Hospital for Children

Artículos publicados por Gita Modgil 
Coautor
Anna Baverstock* 
Paediatric Consultant, Musgrove Park Hospital, Taunton, Reino Unido*

Recepción del artículo: 26 de febrero, 2010

Aprobación: 31 de marzo, 2010

Primera edición: 7 de junio, 2021

Segunda edición, ampliada y corregida 7 de junio, 2021

Conclusión breve
Se dispone de escasos datos que relacionen los efectos del baño de burbujas con las infecciones urinarias recurrentes. En consecuencia, se propone establecer una recomendación de acuerdo con el sentido común ante la ausencia de información concluyente.

Resumen

Tanto los padres como los niños disfrutan de los productos para baños de burbujas. Desde hace mucho tiempo existe entre los médicos la práctica de proponer evitar los baños de burbujas para prevenir futuras infecciones urinarias. En esta revisión se demuestra que existen pocos datos que avalen esta recomendación, si bien en los estudios se observa que los baños de burbujas constituyen realmente un factor irritante de la vía urinaria en los niños. Los distintos productos comerciales se asocian con un potencial irritante variable. Evitar los baños de burbujas podría contribuir a prevenir las afecciones que se presentan de modo similar a las infecciones de la vía urinaria baja, como la irritación vulvar, en vez de las infecciones urinarias en sí mismas. Se dispone de escasos datos que relacionen los efectos del baño de burbujas con las infecciones urinarias recurrentes. En consecuencia, se recomienda obrar de acuerdo con el sentido común ante la ausencia de información concluyente. El placer del baño de burbujas supera a los limitados datos asociados con el presunto riesgo vinculado con la prevención de las infecciones urinarias.

Palabras clave
infecciones del tracto urinario, niños, baño de burbujas

Clasificación en siicsalud
Artículos originales> Expertos del Mundo>
página www.siicsalud.com/des/expertos.php/109075

Especialidades
Principal: Pediatría
Relacionadas: Atención PrimariaDiagnóstico por LaboratorioInfectologíaMedicina FamiliarUrología

Enviar correspondencia a:
Gita Modgil, Bristol Royal Hospital for Children, BS2 8BJ, Bristol, Reino Unido

Update - Should bubble baths be avoided in children with urinary tract infections?

Abstract
Bubble bath products are enjoyed by parents and children alike. There has been a long-standing practice amongst medical practitioners to suggest the avoidance of bubble baths to aid the prevention of further urinary tract infections. This review found there is little evidence to support this practice although studies do show that bubble baths are indeed an irritant to the urinary tract of children. Different product brands lead to variable irritancy potential. The avoidance of bubble bath may help to prevent conditions with a similar presentation to lower urinary tract infections (e.g. vulval irritation) rather than urinary tract infections themselves. There is paucity of evidence with regard to the effects of bubble bath on recurrent urinary tract infections. Consequently, a common sense approach is advised in the lack of conclusive evidence. The enjoyment of bubble baths outweighs the limited evidence of their proposed harm with regard to urinary tract infection prevention.


Key words
urinary tract infections, children, bubble baths

LOS BAÑOS DE BURBUJAS NO PARECEN ASOCIARSE CON INFECCIONES URINARIAS INFANTILES

(especial para SIIC © Derechos reservados)

Artículo completo
Introducción

Con el objetivo de brindar la mejor atención a los pacientes y sus familias, los pediatras necesitan integrar los datos científicos de máxima calidad con la experiencia clínica y las opiniones de la familia.1 Los médicos han señalado a los padres de niños y bebés que deben evitarse los baños de burbujas para prevenir las infecciones urinarias. Estas recomendaciones se repiten en sitios de Internet a los que los padres acceden para mayor información, como la National Kidney Foundation.2 En los envases de los productos para baños de burbujas no se exhibe una advertencia para reafirmar esta recomendación. ¿Es entonces que los pediatras generalistas brindamos a nuestros pacientes y sus padres un consejo sin fundamentos científicos?
El siguiente debate suministra una revisión actualizada de la publicada hace cuatro años, a partir de la cual ha surgido nueva información.2a

En una búsqueda en las fuentes secundarias de datos médicos (Cochrane y Clinical Evidence) no se encontró información. Una síntesis de la combinación de la búsqueda manual y de la pesquisa entre fuentes primarias (Embase y Medline) se observa en la Tabla 1.


Tabla 1


Comentario

En esta búsqueda se encontraron pocos datos que avalen evitar los baños de burbujas para prevenir las infecciones urinarias. En los estudios se observó que el baño de burbujas es realmente un factor irritante de la vía urinaria en los niños, lo que puede provocar la aparición de síntomas de irritación de la vía urinaria inferior que se confunden con facilidad con las manifestaciones de una verdadera infección urinaria. Las diferentes marcas de baño de burbujas para niños se asocian con un potencial irritante variable, determinado por el porcentaje de surfactante y la formulación. Curiosamente, se dispuso de datos acerca de la variación interindividual en la capacidad irritante.

De acuerdo con la Food and Drug Administration (FDA), durante 3 años la tasa acumulativa de las reacciones adversas para todos los productos para baño fue de 1 a 3 por cada millón de unidades vendidas.12 Sin embargo, se trata de un índice obtenido a partir de la comunicación voluntaria, por lo cual se presume que sería más elevado si se encuestara a todas las familias. Dada la preocupación de la FDA acerca de la irritación vaginal y urinaria causada por la exposición prolongada o el uso excesivo de los baños de burbujas, se publicó una etiqueta de advertencia en los baños de burbujas para niños.13 Se lee: “Precaución: utilizar sólo como se indica. El uso excesivo o la exposición prolongada pueden causar irritación de la piel o de la vía urinaria. Suspender el uso en caso de aparición de exantema, rubicundez o prurito. Consulte a su médico si la irritación persiste. Utilizar bajo supervisión de un adulto.” Esta medida se efectivizó en 1987 y se aplicó a todos “los detergentes espumosos para baño” dirigidos al uso por parte de los niños y no se aplicó a los productos para adultos.

En 2007, el National Institute of Clinical Excellence (NICE) publicó recomendaciones para el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento a largo plazo de las infecciones urinarias en los niños.14 En la revisión se examinaron de manera específica los datos sobre la prevención de las infecciones urinarias recurrentes. Se estableció que la higiene efectiva podría ser eficaz para la prevención, pero no se efectuó un comentario específico ni se brindaron datos acerca de evitar los baños de burbujas.

No se dispone de estudios en los que se investigue la eficacia de evitar los baños de burbujas para prevenir las infecciones urinarias. Sin embargo, es posible que la irritación incremente la frecuencia de estas infecciones. ¿Deberíamos entonces evitar por completo los baños de burbujas? Los productos efervescentes para baños comenzaron a utilizarse en forma de sales a principios del siglo XX. Los baños con espuma se convirtieron en una práctica difundida para el baño de los niños después de la comercialización masiva de estos productos en los supermercados durante la década de 1960. En la actualidad, los niños y sus padres disfrutan de la sensación y la fragancia de las burbujas durante el baño y se dispone de muchos recursos y de sitios de Internet para la creación de productos propios. Asimismo, la facilidad para el uso y los envases y formulaciones atractivas contribuyen a educar a los niños para bañarse con regularidad.


Comentario clínico final

Se recomienda la aplicación del sentido común ante la ausencia de datos concluyentes.

Evitar los baños de burbujas puede contribuir a la prevención de dolencias que se presentan de una manera similar a las infecciones de la vía urinaria inferior (como la irritación vulvar) en lugar de prevenir las infecciones urinarias en sí mismas.

Se dispone de escasos datos relacionados con los efectos de los baños de burbujas sobre las infecciones urinarias recurrentes.

El placer del baño de burbujas sobrepasa a los limitados datos vinculados con la prevención de las infecciones urinarias.



Bibliografía del artículo


1. Moyer VA, Ellior EJ. Preface. In: Moyer VA, Elliott EJ, Davis RL, et al, eds. Evidence based paediatrics and child health Issue 1. London: BMJ Books 2000.
2. National Kidney Federation. Children with recurrent urinary tract infections. A guide for families. National Kidney Federation.
2a. Modgil, G., Baverstock A. Should bubble bath be avoided in children with a urinary tract infection? Arch Dis Child 91(10):863-865, 2006.
3. Marshall S. The effect of bubble bath on the urinary tract. J Urol 93:112, 1965.
4. Simmons RJ. Acute vulvovaginitis caused by hand soaps. J Obs Gynae 6(4):447-448, 1995.
5. Bass HN. "Bubble bath" as an irritant to the urinary tract of children. Clin Pediatr (Phila) 7(3):174, 1968.
6. Heller RH, Joseph JM, Davis HJ. Vulvovaginitis in the premenarchal child. J Paediat 74:370, 1969.
7. Roberts HJ. Bubble bath cystitis and 'cosmetic' vulvitis - neglected hazards. J Fla Med Assoc 60:31-35, 1973.
8. Paradise JE, Campos JM, Friedman HM, Frishmuth G. Vulvovaginitis in premenarcheal girls: clinical features and diagnostic evaluation. Pediatrics 70(2):193-8, 1982.
9. Jacquiery A, Stylianopoulos A, Hogg G, Grover S. Vulvovaginitis: clinical features, aetiology and microbiology of the genital tract. Arch Dis Child Jul 81:64-67, 1999.
10. West NY, Fitzpatrick JE, Jackson EM. Comparison testing of the irritancy of children's liquid bubble bath using a modified human repeat insult patch test. Am J Contact Dermat 9(4):212-5, 1998.
11. Lakshmi C, Shrinivas CR, Anand CV, Mathew AC. Irritancy potential of 31 cleansers in the Indian market in a 24 hour patch test. Int J Cosmet Sci 30(4):277-284, 2008.
12. FDA. Regression line and other pertinent statistical data based on cosmetic product experience information voluntarily by some cosmetic firms under 21 CFR 730 for the years 1987-1990. Washington, DC. The Food and Drug Administration 1990.
13. Anon. Cosmetic product warning statements. Establishment of effective data for label caution requirement on children's foaming detergent bath products. Federal Register 108:20471, 1986.
14. National Institute of Clinical Excellence Guidelines. www.nice.org.uk Urinary tract infections: Diagnosis, treatment and long-term management of urinary tract infections in children. Guideline CG54, 2007.
© Está  expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los  contenidos de la Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC) S.A. sin  previo y expreso consentimiento de SIIC

anterior.gif (1015 bytes)

 


Bienvenidos a siicsalud
Acerca de SIIC Estructura de SIIC


Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC)
Arias 2624, (C1429DXT), Buenos Aires, Argentina atencionallector@siicsalud.com;  Tel: +54 11 4702-1011 / 4702-3911 / 4702-3917
Casilla de Correo 2568, (C1000WAZ) Correo Central, Buenos Aires.
Copyright siicsalud© 1997-2021, Sociedad Iberoamericana de Información Científica(SIIC)