Conceptos Categóricos

Informes periodísticos

PARÁLISIS DEL NERVIO PERÓNEO COMÚN COMO COMPLICACIÓN DE LUXACIÓN DE RODILLA Y RUPTURA DE LIGAMENTOS CRUZADOS



Toulouse, Francia


Ante una lesión del nervio peróneo común lo recomendable es la intervención quirúrgica temprana, al menos para realizar la exploración y la liberación del nervio del borde lateral del peroné. Las secuelas neurológicos deben ser tenidas en cuenta dentro de las medidas de resultado

 Fuente científica:  Orthopaedics & Traumatology: Surgery & Research 9664-69 aSNC

 Autores:  Bonnevialle P, Dubrana F, Saragaglia D

 Key Words:  common peroneal nerve palsy, traumatic knee dislocation, bicruciate ligament injuries

flecha azul.gif (828 bytes) Institución principal:  Toulouse Teaching Hospital
flecha azul.gif (828 bytes) Correspondencia:  P Bonnevialle, Locomotor System Institute Toulouse Teaching Hospital Purpan Traumatology and Orthopedics Department, 31052, Toulouse Francia
flecha azul.gif (828 bytes) Patrocinio:  No aclara
flecha azul.gif (828 bytes) Conflicto de interés:  No aclara
flecha azul.gif (828 bytes) Agradecimientos:  No aclara


Ante una lesión del nervio peróneo común (NPC) se recomienda la intervención quirúrgica precoz, al menos para realizar la exploración y la liberación del nervio del borde lateral del peroné. Las secuelas neurológicas deben ser consideradas dentro de las medidas funcionales que se emplean para evaluar los resultados del tratamiento ante una lesión grave de la rodilla. La incidencia de lesión asociada del NPC varía de 10% a 40%; sin embargo, en pocos ensayos han estudiado específicamente la evolución de este tipo de lesión tanto espontánea como posquirúrgica. En el presente análisis se investigó el pronóstico de remisión de los distintos tipos de lesión anatómica, así como el impacto de la parálisis del NPC en la capacidad funcional de los pacientes en el mediano plazo, con la finalidad de recomendar estrategias específicas de tratamiento.
Se utilizó un diseño multicéntrico, sin estandarizar el tipo de tratamiento realizado en cada caso. La lesión ligamentaria fue constatada mediante semiología clínica y radiográfica. La función motora se evaluó en los 4 músculos inervados por el NPC, mientras que la función sensitiva se determinó en el dorso de la primera comisura. Se incluyeron 12 pacientes (media de edad: 32 años), de los cuales 8 presentaron lesión total y otros 4 tenían lesión parcial con sensibilidad conservada. Se realizó un seguimiento de 1 año. Independientemente de la conducta terapéutica, 6 enfermos tuvieron una recuperación total, 1 paciente logró recuperación parcial según la escala de Lovett y los 5 restantes no se recuperaron, ya que 4 de ellos presentaron pérdida sensomotora total.
Un subgrupo de 4 pacientes no fue intervenido quirúrgicamente: uno no se recuperó, otro se recuperó parcialmente y en 2 casos se observó recuperación total. En otra cohorte de 5 pacientes que fue intervenido con cirugía exploratoria, 4 presentaron recuperación total y 1 no se recuperó.
En un tercer subgrupo de 3 enfermos se realizó una cirugía con injerto nervioso, pero ninguno recuperó la función.
Los resultados hallados concuerdan con la bibliografía en cuanto a la incidencia de la complicación. Se observó una relación directa entre la gravedad de la lesión ligamentaria y la incidencia y magnitud del compromiso del NPC. También existe correlación entre la lesión del NPC y el estado de la arteria poplítea: la incidencia llega a un 44% en presencia de lesión vascular. Por lo tanto, el contexto del trauma debería ser tomado en cuenta para explorar la lesión del NPC. Si bien la clínica de esta lesión es clara, el estado del paciente en el momento del traumatismo dificulta su diagnóstico. La localización de la lesión nerviosa puede ser confusa en casos de fractura diafisaria femoral o compromiso de la cadera o el anillo pélvico. En las lesiones de la arteria poplítea, el daño secundario del NPC puede enmascararse por los síntomas iniciales y aparecer horas después. El síndrome compartimental es otra causa de dificultad para el diagnóstico.
El tipo de lesión anatómica es el principal factor pronóstico. La ruptura total se observa en 25% de las parálisis totales. Según otros estudios la extensión de la lesión es indicativa del tiempo que demora la recuperación y representa también es un factor pronóstico para la recuperación en los injertos nerviosos.
El pronóstico funcional depende no sólo de la reparación ligamentaria sino también del estado neurológico del paciente. Se afectan la marcha a alta velocidad y la carrera, si bien esta secuela en la función rara vez se evalúa en los estudios recientes.
Tampoco hay consenso en cuanto al abordaje de la parálisis. Se sugiere la exploración y liberación del NPC sistematizada en la parálisis total y ante casos de parálisis parcial que sean sometidos a reparación ligamentaria. La cirugía debe guiarse por el aspecto macroscópico de las lesiones y al menos abarcar la liberación del tejido cicatrizal. En caso de ruptura total, los injertos largos no parecen consiguen la recuperación. Se ha propuesto también, en lesiones graves, la cirugía de injerto nervioso en combinación con la transposición tendinosa en un solo acto. La intervención quirúrgica temprana es la medida más recomendable ante una lesión del nervio peróneo común (NPC). Las secuelas neurológicas deben contemplarse en la evaluación de los resultados en estas lesiones.
ua40317
-->