Conceptos Categóricos

Informes periodísticos

COMPLICACIONES DE LA SINUSITIS FRONTAL CRÓNICA



Deralakatte, India


La sinusitis frontal se vincula con acumulación de secreciones, aumento de la presión de las paredes de los senos frontales y potencial necrosis de la mucosa que tapiza los mismos. Las eventuales complicaciones incluyen fístulas y diseminación local de la infección.

 Fuente científica:  Archives of Medicine and Health Sciences 1(2):163-165 aSNC

 Autores:  Zainab Sunu A, Deviprasad

 Palabras clave:  sinusitis frontal crónica, complicación, fístulas

 Key Words:  chronic frontal sinusitis, complication, fistulae

flecha azul.gif (828 bytes) Institución principal:  Yenepoya Medical College
flecha azul.gif (828 bytes) Correspondencia:  A Zainab Sunu, Department of ENT Yenepoya Medical College, Deralakatte India
flecha azul.gif (828 bytes) Patrocinio:  No declarado.
flecha azul.gif (828 bytes) Conflicto de interés:  No declarado.
flecha azul.gif (828 bytes) Agradecimientos:  No declarado.


Las complicaciones de la sinusitis frontal crónica son poco comunes en la actualidad y se atribuyen, entre otras causas, a la diseminación directa de la infección hacia el hueso frontal. La aparición de fístulas sinusocutáneas puede originarse en un mucocele o en osteomielitis crónica, entre otros.
Los autores describen el caso clínico de un paciente de 42 años, de sexo masculino, que consultó por tumefacción ocular derecha de 3 meses de evolución. Refería antecedentes de obstrucción nasal en el contexto de infecciones de la vía aérea superior en los tres años previos, con eventos de cefalea frontal derecha asociados. En el examen clínico se reconoció una tumefacción periorbitaria externa derecha, de 2 cm x 1 cm, con extensión hacia la región frontal. En esa área, se identificó un sector localizado de superficie lisa y piel indurada y dolorosa, de 0.5 cm x 0.5 cm, ubicado en la cara lateral del piso del seno frontal. Se comprobó la presencia de una fístula a ese nivel, asociada con reducción de la hendidura palpebral, desviación del tabique nasal hacia la derecha y un examen oftalmológico normal. No se observaron alteraciones de los parámetros de laboratorio. En la tomografía computarizada se informó opacificación de los tejidos blandos en ambos senos maxilares y en el seno frontal derecho, en el cual se agregaba dehiscencia del tejido óseo en el piso sinusal. Se procedió a la exploración quirúrgica de la cavidad con obliteración con tejido adiposo abdominal autólogo e identificación del trayecto fistuloso para su posterior cierre por planos. En la evaluación histológica, se documentó abundante tejido de granulación con infiltrado inflamatorio crónico, sin anomalías del tejido óseo. Se indicó tratamiento antibiótico y control durante un año; en ese período, el paciente se mantuvo asintomático.
El segundo caso clínico descrito por los investigadores corresponde a una mujer de 66 años con antecedentes de cefalea frontal de dos meses de evolución, asociada con secreción nasal mucopurulenta y maloliente. Se habían agregado fiebre y tumefacción en la región frontal y superciliar derecha en los días previos a la consulta. Al examen clínico, se reconoció tumefacción difusa frontal con extensión hacia la raíz nasal, con edema regional superciliar e infraorbitario derecho. Se verificó congestión de la mucosa nasal y secreción local mucopurulenta. Se indicaron antibióticos intravenosos; ante la ausencia de respuesta terapéutica, se procedió a la aspiración de la secreción frontal, con resultados negativos en los medios de cultivo. Se decidió una sinusotomía frontal externa con drenaje frontonasal derecho bajo anestesia general. En el procedimiento, no se advirtieron alteraciones óseas en la pared anterior del seno frontal, si bien se obtuvo contenido purulento de la cavidad sinusal, con necrosis asociada de la mucosa. Se generó una comunicación artificial en el tabique intersinusal, con colocación de catéteres blandos de drenaje durante 3 semanas. La paciente permaneció asintomática durante un año de seguimiento.
Se destaca que las fístulas sinusocutáneas frontales constituyen una comunicación entre la pared del seno frontal y la piel que recubre a esta estructura. Estas lesiones son una consecuencia de afecciones óseas como osteomielitis, necrosis, traumatismos o erosión por mucoceles o tumores. La sinusitis frontal es el resultado de una acumulación de secreciones, con incremento de la presión de las paredes del seno y potencial necrosis. El tratamiento varía en función de la presentación clínica y de los métodos complementarios. Esta terapia incluye el uso de antibióticos y la eventual cirugía, la cual, en la actualidad, se realiza mediante endoscopia facilitada por los métodos computarizados de localización. De todos modos, la técnica depende de la magnitud y localización de la afección, ya que, en los casos descritos, fue necesario un abordaje externo ya sea para la erradicación de la fístula o bien para la eliminación de una colección purulenta.
ua40317
-->