Conceptos Categóricos

Informes periodísticos

LA HORMONOTERAPIA EN EL TRATAMIENTO DE LA ECTASIA VASCULAR DEL ANTRO GASTRICO

Tratamiento del sangrado crónico con estrógenos y progesterona.

Montreal, Canadá


El tratamiento con una combinación de estrógenos y progesterona resulta una alternativa útil para el tratamiento del sangrado crónico por ectasia vascular antral en sujetos cirróticos, pero requiere nuevas confirmaciones.

 Fuente científica:  American Journal of Gastroenterology 94(10):2909-2911 aSNC

 Autores: 


flecha azul.gif (828 bytes) Los autores no manifiestan conflicto de intereses


Una de las causas de sangrado del tubo digestivo en cirróticos es la ectasia antral gástrica (EAG), que conduce a la necesidad de múltiples trasfusiones y ante la cual las distintas alternativas terapéuticas parecen ser ineficaces. Es por ello que expertos del Hospital Saint-Luc y de la Universidad de Montreal (Canadá) llevaron a cabo un estudio piloto para evaluar la eficacia del tratamiento combinado con progesterona y estrógenos. Antes de inciar el tratamiento, señalan los investigadores, el requerimiento de transfusiones era de 3.5 unidades mensuales, a lo largo de un período de 1.5 a 11 meses. Durante el seguimiento, que se prolongó de 3 a 12 meses, el 67% de los enfermos no presentó sangrado y en 1 caso la necesidad de tranfusiones se redujo a la cuarta parte. Este paciente abandonó inadvertidamente el tratamiento después de 6 meses y sobrevino anemia que lo obligó a retornar al régimen tranfusional previo al inicio. Cuando reinició el tratamiento, prosiguen los autores, logró evitar transfundirse durante 4 meses. En el sujeto restante el tratamiento a lo largo de 5 meses no mejoró el cuadro de sangrado.La población total de cirróticos con EAG que se sometió al tratamiento hormonal combinado fue de 6 sujetos, 3 de los cuales presentaban cirrosis alcohólica, 2 un cuadro similar pero de origen desconocido y 1 cirrosis biliar primaria. Cuatro de los enfermos exhibían además várices esofágicas grado I. Todos ellos, que recibieron 30 µg de etinil etradiol y 1.5 mg de noretisterona, presentaban sangrado no controlable por ß-bloqueantes y no pudieron ser tratados con terapia endoscópica por lo extendido de las lesiones vasculares antrales.El esquema de progesterona y estrógenos, administrados en forma combinada, había probado ser eficaz en el control del sangrado en entidades tales como la enfermedad de Osler-Weber-Rendu o la angiodisplasia y en el caso de la EAG si bien logró controlar las pérdidas hemáticas la apariencia endoscópica de la zona no se modificó, por lo cual no parece inducir regresión de la ectasia vascular. Entre los mecanismos que provocan el cese del sangrado, destacan los expertos, se encuentra el incremento en los efectos vasoconstrictores de la vasopresina y la norepinefrina, la inhibición de la angiogénesis y el acortamiento del tiempo de sangrado con mejoría en el endotelio vascular, acciones estas promovidas por el componente estrógenico de la terapia.En síntesis, los investigadores consideran como alentadores los resultados obtenidos en ese grupo reducido de sujetos con AEG pero señalan la importancia de llevar a cabo etudios aleatorizados y controlados con placebo antes de recomendar esta ­7É3 modalidad terapéutica a todos los pacientes con esta afección vascular.
ua40317
-->