Resúmenes amplios

PAPEL DE LA VORTIOXETINA EN EL TRATAMIENTO DEL TRASTORNO DEPRESIVO MAYOR


Siena, Italia:
La vortioxetina es un antidepresivo multimodal con características únicas y distintivas que la hacen valiosa para el manejo personalizado del trastorno depresivo mayor.

Annals of General Psychiatry 23(20):1-8

Autores:
agiolini A, Aguglia A, Cuomo A

Institución/es participante/s en la investigación:
University of Siena School of Medicine

Título original:
Individualized Strategies for Depression: Narrative Review of Clinical Profiles Responsive to Vortioxetine

Título en castellano:
Estrategias Individualizadas para la Depresión: Revisión Narrativa de Perfiles Clínicos Sensibles a la Vortioxetina

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.07 páginas impresas en papel A4

Introducción

El trastorno depresivo mayor (TDM) es una enfermedad heterogénea y multifactorial difícil de manejar. La respuesta al tratamiento de la depresión difiere considerablemente entre pacientes, y la recaída y la falta de respuesta al tratamiento son frecuentes. Además, los efectos adversos asociados con los antidepresivos suelen afectar la adhesión terapéutica. El manejo de la disfunción cognitiva es otra de las necesidades insatisfechas en este contexto. Toda esta problemática destaca la necesidad de un enfoque integral, multidisciplinario y personalizado del paciente con TDM. La vortioxetina es un antidepresivo novedoso con un mecanismo de acción único que se destaca por tener efectos beneficiosos en la cognición. 

 

Este artículo analiza el papel de la vortioxetina en casos específicos de TDM. 

 

Métodos

Se realizó una revisión narrativa de la bibliografía más relevante referida al impacto de la vortioxetina en el arsenal de tratamiento para el TDM. La bibliografía se extrajo de la base de datos Pubmed. Un total de 10 artículos fueron analizados y discutidos en este artículo.

 

La vortioxetina es un antidepresivo multimodal que está aprobado para el manejo del TDM en adultos en dosis de 5 a 20 mg por día. Este medicamento modula la actividad de numerosos sistemas de neurotransmisores, incluida la serotonina, la norepinefrina y la dopamina, y esto le confiere propiedades antidepresivas, ansiolíticas y procognitivas. A diferencia de otros antidepresivos, el efecto de la vortioxetina sobre la ocupación del transportador de serotonina depende de la dosis y esto tiene implicancias clínicas beneficiosas en la eficacia y seguridad del medicamento. 

Diversos estudios respaldan la eficacia de la vortioxetina en el TDM e indican que el efecto antidepresivo depende de la dosis. Se ha demostrado que tiene efectos clínicos significativos sobre los síntomas depresivos, la función cognitiva, la anhedonia y el embotamiento emocional, incluso en pacientes con ansiedad comórbida y comorbilidades psiquiátricas.

Investigaciones preclínicas y clínicas muestran que la vortioxetina mejora la plasticidad sináptica y la actividad cortical, efectos asociados con mejoría de las funciones cognitivas en pacientes con TDM, independientemente de los efectos antidepresivos; este beneficio es particularmente importante en sujetos que están en actividad laboral, ya que se asocia con mejora de la productividad laboral y la calidad de vida. Los efectos procognitivos de la vortioxetina son superiores en comparación con los de otros antidepresivos. Además, estudios a largo plazo muestran que es segura y bien tolerada, incluso por sujeto ancianos. 

La vortioxetina también muestra eficacia para aliviar la anhedonia y el embotamiento emocional en pacientes con TDM. Asimismo, se ha comprobado que alivia la ansiedad y otros trastornos mentales, como por ejemplo el trastorno por uso de sustancias. En consecuencia, se considera una opción de tratamiento adecuada y particularmente útil para pacientes con TDM y afecciones comórbidas. 

La presencia de comorbilidades físicas, como enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus, enfermedad de Parkinson, es frecuente en pacientes con TDM y la vortioxetina es eficaz y segura en estos casos ya que, según estudios, su efecto no se limita a los síntomas depresivos. Se ha referido que este medicamento alivia significativamente los síntomas físicos asociados con la depresión, como el dolor, los trastornos del sueño y la ansiedad somática. Además, se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, antioxidantes e inmunomoduladoras. Esto último tiene un enorme potencial para el manejo de la depresión que aparece como secuela de enfermedades infecciosas e inflamatorias, como por ejemplo la enfermedad por el coronavirus 2019. 

En lo referido al perfil de seguridad, la vortioxetina en dosis de 5 a 20 mg/día es segura y bien tolerada en el tratamiento del TDM, incluso en sujetos de edad avanzada. En general, los efectos adversos asociados con la vortioxetina son de gravedad leve o moderada, y los más frecuentes son las náuseas y vómitos, que dependen de la dosis y tienden a desaparecer. Las tasas de cefaleas, sequedad de boca, mareos, insomnio e ideación suicida son similares entre la vortioxetina y placebo. Además, no tiene efectos significativos sobre los parámetros bioquímicos, los signos vitales o el peso corporal. La tasa de interrupción del tratamiento debido a efectos adversos (4.5% a 7.8%) de la vortioxetina es inferior respecto de otros antidepresivos. Por último, hay que destacar que el tratamiento con vortioxetina se asocia con una baja incidencia de disfunción sexual, cambios de peso y problemas cardíacos y cardiovasculares. En conjunto, puede usarse de forma segura en una amplia gama de pacientes. 

Otra de las ventajas de la vortioxetina es que, a diferencia de otros antidepresivos, tiene un impacto mínimo en las enzimas citocromo P450 y bajo riesgo de interacciones farmacológicas clínicamente relevantes; cuando se administra con anticoagulantes no aumenta los riesgos de hemorragia. Esto favorece la adhesión terapéutica y disminuye el riesgo de eventos adversos relacionados con la polifarmacia. Sin embargo, se recomienda precaución y evaluar si los medicamentos que toma el paciente pueden interactuar con la vortioxetina. 

El efecto de este antidepresivo depende de la dosis y esto se ha confirmado en diversos estudios. La dosis de 20 mg por día actúa de forma más rápida y sostenida en comparación con la dosis de 10 mg por día en individuos diagnosticados de TDM, sin diferencias en la incidencia de eventos adversos. La titulación lenta y gradual del medicamento se propone como un enfoque para mejorar aún más el perfil de tolerabilidad y reducir el riesgo de náuseas. 

 

Conclusiones 

La vortioxetina puede tener un papel clave en el tratamiento de pacientes con TDM acompañado de anhedonia, embotamiento emocional, disfunción cognitiva y ansiedad. En estos casos específicos, se destaca por su eficacia, seguridad y buena tolerabilidad. Además, sus limitadas interacciones farmacológicas son beneficiosas para los pacientes polimedicados. Todas estas características posicionan a la vortioxetina como un medicamento valioso para el manejo personalizado del TDM.



ua40317

Imprimir esta página