Sudáfrica: pese a provocar reinfecciones, las subvariantes de Ómicron no incrementan los contagios y hospitalizaciones
National Institute for Communicable Diseases Johannesburgo, Sudáfrica 13 Septiembre, 2022

El aumento sustancial del riesgo de reinfección que provocan en Sudáfrica las subvariantes de Omicron BA.4 y BA.5 no se observa en las variantes Delta y Beta.


National Institute for Communicable Diseases - YouTubeNational Institute for Communicable Diseases - NICD, Sudáfrica

Así lo demuestra el último estudio realizado por científicos del National Institute for Communicable Diseases - NICD (Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles) de Sudáfrica.

El trabajo también encontró que las subvariantes de Ómicron BA.4 y BA.5, en la actualidad dominantes en Sudáfrica, también causaron un aumento gradual en las reinfecciones, pero no más alto que la variante "original" de Omicron, conocida como BA.1.

Intervinieron en el estudio algunos de los principales expertos en Covid-19 de Sudáfrica. Entre ellos se destacan: Juliet Pulliam, directora del Centro Sudafricano de Modelado y Análisis Epidemiológico (Sacema); Jonathan Dushoff, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad McMaster de Canadá; Michelle Groome, Anne von Gottberg, Cheryl Cohen y Nevashan Govender, todos del NICD; Koleka Mlisana del Servicio Nacional de Laboratorios de Salud; Harry Moultrie de la Universidad de Witwatersrand; Siobhan Johnstone del NICD y Cari van Schalkwyk de Sacema.

Los científicos comenzaron a rastrear el riesgo de reinfección en enero de 2022, un mes después de la identificación de Ómicron en Tshwane y a los pocos días de ser calificada como variante de preocupación por la Organización Mundial de la Salud.

Los autores notaron que no se observó un riesgo de reinfección similar en el momento en que las variantes Beta y Delta predominaban en Sudáfrica.

Al evaluar datos hasta el 31 de agosto los autores encontraron que desde el primer brote de la subvariante Ómicron, el riesgo de reinfección había permanecido constante y sin modificaciones pese a la aparición de  otras subvariantes.

Ómicron se identificó por primera vez a fines de 2021. Los datos analizados mostraron que la segunda y la tercera infección aumentaron entre diciembre de 2021 y enero de 2022.

Mayor riesgo
Este estudio se continúa con el Discovery Health que investigó los riesgos de reinfección antes de que Ómicron apareciera en escena; en aquella oportunidad se utilizaron datos correspondientes a las primeras tres oleadas previas a la disponibilidad de vacunas.

El análisis resultante mostró un 80 % menos de riesgo relativo de reinfección con una notable disminución con cada ola sucesiva.

Los datos de Discovery Health mostraron un riesgo relativo posible de reinfección del 20 % dentro de los 90 días posteriores a la recuperación de la primera infección con el virus Covid-19 "original".

Otros hallazgos de este estudio incluyeron:
* El 36,3% de los pacientes se infectaron en la primera y segunda oleada;
* el 13,7% de las personas que contrajeron Covid-19 por primera vez durante la segunda ola, volvieron a enfermarse por segunda vez en la tercera ola local.

Las cifras de infecciones por SARS-CoV-2 publicadas por el NICD el 8 de septiembre, muestran que sigue la disminución tanto de la cantidad de infecciones confirmadas como de ingresos hospitalarios. Hasta ese día los cómputos de la semana informan 1.475 contagios confirmados.
La cifra es un 5% inferior a la registrada en la semana anterior. 

La cantidad de pruebas de PCR también se redujo en aproximadamente un 6% con respecto a la semana previa y continúa el descenso.

El porcentaje de personas que dieron positivo por el virus fue el más alto en Limpopo (9,6%) y Noroeste (6,1%). La tasa de positividad de la prueba de las otras provincias fue inferior al 5%.

Sin embargo, según el NICD, se registró un aumento en la positividad de las pruebas para los mayores de 75 años.