asnc.png


asnc.png
Canadá: los adultos mayores dependen solo de la protección inducida por las vacunas anticovid-19
Medrxiv Vancouver, Canadá 15 Septiembre, 2022

La mayoría de los niños y adultos expuestos a la vacuna y a la infección por SARS-CoV-2, adquirieron una sólida inmunidad de tipo híbrido; sin embargo, los adultos mayores por lo general más proclives a riesgos graves, en gran medida continúan dependiendo solo de la protección inducida por la vacuna.
Por esta causa, el artículo recomienda que los adultos mayores continuen siendo prioritarios para recibir dosis adicionales o de refuerzo. 

La investigación cuya publicación anticipa la plataforma medRxiv * como texto pendiente de revisión, da cuenta de los registros de seroprevalencia del SARS-CoV-2 obtenidos por medio de ocho encuestas serológicas transversales efectuadas en la provincia canadiense Columbia Británica, entre marzo de 2020 y agosto de 2022.

Antecedentes institucionales 
Como principal agencia de salud pública en la provincia más occidental de Canadá, el BC Centre for Disease Control (Centro para el Control de Enfermedades) local estableció un protocolo de vigilancia serológica para monitorear la susceptibilidad de la población a los virus respiratorios emergentes o reemergentes.

En respuesta a la aparición del SARS-CoV-2, el Centro lanzó su primera encuesta serológica en marzo de 2020, justo antes de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara la pandemia de COVID-19.
Desde entonces, realizó ocho encuestas serológicas, abarcativas de siete olas pandémicas y la trayectoria del lanzamiento de la vacuna contra el SARS-CoV-2.

En este artículo se presenta el cambio en la seroprevalencia del SARS-CoV-2 inducido por la vacuna y la infección entre niños y adultos. Las estimaciones inducidas por la infección se utilizan además para evaluar el ataque específico del período. índices y el alcance de la infradeterminación en los informes de casos de vigilancia.

Los hallazgos de seroprevalencia indican una contraposición casi absoluta entre las personas sin exposición inmunológica previa al SARS-Cov-2 y quienes la obtuvieron a partir de su irrupción en la comunidad dos años y medio atrás.

Respecto a los objetivos de salud pública, las estimaciones de seroprevalencia basadas en la edad informan mejor la evaluación del riesgo y la respuesta. En ese sentido, la mayoría de la población pediátrica y adulta quedan expuestos a un bajo riesgo de resultados graves de COVID-19.

Los autores obtuvieron sueros residuales anonimizados de niños y adultos que asistían a una red de laboratorios ambulatorios.
Los sueros se analizaron con al menos tres inmunoensayos por instantánea para detectar anticuerpos de pico (S1) y/o proteína de nucleocápside (NP). La seroprevalencia se definió por la positividad del ensayo dual, incluido cualquiera o inducido por infección. Debido a la disponibilidad de la vacuna, el último requirió la detección de anticuerpos S1+NP a partir de enero de 2021.
El estudio informa la utilización de estimaciones inducidas por infecciones para evaluar hasta qué punto los informes de casos de vigilancia subestimaron las infecciones.

Resultados
De 14 000 sueros recolectados en las ocho encuestas serológicas, 235 fueron excluidos debido a un volumen insuficiente; de éstos, 215 (91 %) se recolectaron durante las primeras instantáneas de marzo y mayo de 2020, y la mayoría (189; 80 %) correspondían a niños <10 años.

La mitad de los participantes eran mujeres, lo que refleja el marco de muestreo y la población de origen. La media de edad de ∼40 años, también similar a la de la población de origen, fue ligeramente mayor para las dos instantáneas más tempranas (∼44-45 años). 

 La seroprevalencia fue ≤1 % en la 3ª instantánea en septiembre de 2020 y <5 % en enero de 2021 (4ª). 
Después del lanzamiento de la vacuna, la prevalencia aumentó a >55 % en mayo/junio de 2021 (5ª), ∼80 % en septiembre/octubre de 2021 (6ª) y >95 % en marzo de 2022 (7ª). 

En todos los grupos de edad, la seroprevalencia inducida por infección se mantuvo <15 % hasta septiembre/octubre de 2021, aumentando a través de ondas posteriores de Ómicron a ∼40 % en marzo de 2022 (7ª) y ∼60 % en julio/agosto de 2022 (8ª). 

Para agosto de 2022, al menos el 70-80% de los niños ≤19 años, el 60-70% de los adultos de 20-59 años, pero ~40% de los adultos ≥60 años estaban infectados. 

Los informes de casos de vigilancia subestimaron las infecciones 12 veces entre la 6ª y la 7ª y 92 veces entre las instantáneas 7ª y 8ª .

Antecedentes en la literatura
Los autores aclaran que múltiples estudios inmunológicos y epidemiológicos han remarcado la protección mejorada que brinda la inmunidad híbrida (vacuna + infección) sobre la inducida por cualquiera de las dos exposiciones solas.

En general, las dosis de refuerzo que utilizan los antígenos similares a la cepa Wuhan original entre personas previamente infectadas implicaron una mayor protección transitoria con una mejora incremental marginal contra resultados graves.
Los hallazgos del estudio relacionados con la edad están en línea con los trabajos anteriores al considerar  que los muy jóvenes son ahora los más infectados pero menos vacunados, mientras los muy mayores son los más vacunados y menos infectados.
Entre los adultos mayores que contribuyen con la mayor cantidad de resultados graves, a medida que Canadá ingresa en el otoño de 2022 más de la mitad de los adultos mayores siguen dependiendo de la inmunidad inducida por la vacuna para su protección.
La medida en que el historial previo de vacunas/infecciones debería ayudar a guiar las recomendaciones de dosis de refuerzo en general depende de una serie de factores, uno de los cuales es que una gran proporción puede no ser consciente de su estado de infección.

La financiación del estudio fue concedida en parte por la Agencia de Salud Pública de Canadá y la Fundación Michael Smith para la Investigación en Salud.

 

* medRxiv
Serial cross-sectional estimation of vaccine and infection-induced SARS-CoV-2 seroprevalence in children and adults, British Columbia, Canada: March 2020 to August 2022
Danuta M Skowronski1-2, Samantha E Kaweski3, Michael A Irvine4,5, Shinhye Kim1, Erica SY Chuang1, Suzana Sabaiduc2, Mieke Fraser4, et al.
9 septiembre, 2022
https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2022.09.09.22279751v1

1- BC Centre for Disease Control, Communicable Diseases and Immunization Services, Vancouver, British Columbia, Canada
2-  University of British Columbia, School of Population and Public Health, Vancouver, British Columbia, Canada
3- BC Centre for Disease Control, Public Health Laboratory, Vancouver, British Columbia, Canada
4- BC Centre for Disease Control, Data and Analytic Services
5- Simon Fraser University, Faculty of Health Sciences, Burnaby, British Columbia, Canada