soc_ibero_infor_cientifica.png


soc_ibero_infor_cientifica.png
El seguimiento posparto limitado puede no advertir la presión arterial alta de las mamás recientes
Hypertension Dallas, EE.UU. 16 Noviembre, 2022

En un análisis de 2 465 mujeres, aproximadamente 1 de cada 10 sin antecedentes de problemas de presión arterial, fue diagnosticada con presión arterial alta en el año posterior al parto, según un artículo de investigación publicado en el número actual de la revista Hypertension *, editada por la American Heart Association de EE.UU.

Los autores resaltan que casi una cuarta parte de las mujeres fueron diagnosticadas más de seis semanas después del parto, período en el que muchas dejan de recibir atención profesional.

"Los hallazgos de nuestro estudio tienen implicaciones para la atención posparto, particularmente entre las mujeres sin antecedentes de presión arterial alta", dijo la autora principal Samantha Parker, profesora de epidemiología en la Boston University School of Public Health (Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston).

“Nos sorprendió la cantidad de casos detectados más de seis semanas después del parto, instancia en la que cesa el seguimiento posparto de rutina. La evaluación posterior podría mitigar las complicaciones cardiovasculares graves posparto y a largo plazo”.

La hipertensión posparto generalmente se detecta dentro de las seis semanas posteriores al parto, ya sea inmediatamente después de haberse producido o en la última visita médica que la mujer realiza entre las siguientes 4 a 6 semanas.
Los datos son limitados respecto a los acontecimientos que exceden las 6 semanas, puesto que la mayoría de los estudios se basan en mediciones de la presión arterial durante el parto o la hospitalización que incluye solo los primeros días posparto o los escenarios delicados que requieren continuarla.

En casos severos, la hipertensión posparto se asocia con complicaciones potencialmente mortales, que incluyen accidente cerebrovascular, insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal y otras. 

Pese a estar bien establecido que las mujeres con presión arterial alta antes o durante el embarazo corren el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares a lo largo de su vida, muy pocos estudios analizaron el riesgo cardiovascular de las mujeres que desarrollan presión arterial alta por primera vez o reincidente con posterioridad al parto.

Las disparidades raciales
Investigaciones anteriores referidas por los autores han demostrado que la hipertensión de nueva aparición después del parto puede ser hasta 2,5 veces más común entre las mujeres negras no hispanas en comparación con las blancas.
La doctora Parker considera que la mayor comprensión de "la presión arterial alta más allá de las 6 semanas del parto puede proporcionar una idea de las alarmantes disparidades raciales en la salud materna".

El estudio tuvo como objetivo estimar qué tan común es la hipertensión posparto de inicio reciente entre una población racialmente diversa; también se propuso determinar cuáles son los factores que contribuyen a la identificación de las pacientes embarazadas en riesgo.

Los investigadores evaluaron los registros médicos de 8374 partos del hospital Boston Medical Center atendidos entre 2016 y 2018. Esta institución asistencial que integra la red de seguridad tienden a tener un mayor porcentaje de pacientes con ingresos familiares bajos, carentes de seguro médico o dependientes de programas estatales orientados a personas con limitaciones diversas.

Los investigadores evaluaron el riesgo de presión arterial alta entre las 2465 mujeres del grupo sin antecedentes de haberla padecido en relación con el embarazo ni en condición crónica.
Las participantes tenían 18 años o más, el 54 % de las mujeres se identificó como negra no hispana, el 18 % como hispana o latina. Todas habían recibido atención prenatal y dieron a luz en el mismo hospital.

Se revisaron las características demográficas y reproductivas de las historias clínicas, así como el peso y las enfermedades preexistentes, como el tipo 2 o la diabetes gestacional.

Para el estudio, la presión arterial alta posparto de nueva aparición se definió como  presión arterial sistólica de 140 mm Hg o superior y/o diastólica de 90 mm Hg o superior.
La hipertensión arterial grave se definió como sistólica de 160 mm Hg o superior y/o diastólica de 110 mm Hg o más.
Se tomaron mediciones de la presión arterial al menos 48 horas después del parto y adicionales de los registros hospitalarios durante el primer año después del parto. La mayoría de las pacientes (91%) tuvieron al menos una visita clínica después del parto en la que se midió la presión arterial.

El análisis examinó los factores de riesgo individualmente y en combinación, junto con el momento del diagnóstico de hipertensión. El análisis de datos encontró:

* 298 mujeres (12,1%) sin antecedentes de hipertensión arterial desarrollaron hipertensión en el año posterior al parto.

* La mayoría de los diagnósticos de presión arterial alta posparto ocurrieron poco después del parto, sin embargo, el 22 % de los casos se diagnosticaron más de seis semanas después.

* Los factores de riesgo para la presión arterial alta posparto de nueva aparición incluyeron mujeres de 35 años o más, parto por cesárea o ser fumadora o ex fumadora de cigarrillos.

* EL 29% de las mujeres con los tres factores de riesgo mencionados tenían riesgo de desarrollar presión arterial alta posparto de nueva aparición. Este riesgo se elevó al 36 % entre las mujeres que también se identificaban a sí mismas como negras no hispanas.

El estudio destaca que la determinación de las mejores prácticas de atención orientadas a una población racial y étnicamente diversa en primer lugar requiere un enfoque sistemático que permita identificar a las mujeres con presión arterial alta posparto de inicio reciente.

Los autores agregan que las investigaciones futuras deben proponerse comprender los resultados adversos asociados con la hipertensión posparto, entre los que resaltan los reingresos hospitalarios, las complicaciones posteriores del embarazo y las enfermedades cardiovasculares.

Limitaciones del trabajo
Los autores reconocen que su investigación se llevó a cabo en un solo centro asistencial y que los resultados no son necesariamente generalizables a otras regiones o a personas embarazadas menores de 18 años.
Agregan además que los datos utilizados provinieron de registros médicos electrónicos de visitas estándar al consultorio, hecho que indica la inexistencia de un protocolo para la recolección proactiva de mediciones de presión arterial para el análisis.
Aclaran también que las mediciones de la presión arterial en la clínica es probable que no reflejen la presión arterial promedio "verdadera" ya que algunas personas exhiben mediciones de presión arterial más altas o más bajas en las visitas al consultorio que pueden no reflejar la correspondiente a condiciones normales.


* Hypertensión
De Novo Postpartum Hypertension: Incidence and Risk Factors at a Safety-Net Hospital
Samantha E. Parker, Ayodele Ajayi and Christina D. Yarrington
15 de noviembre, 2022
https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/HYPERTENSIONAHA.122.19275