asnc.png


asnc.png
Requieren contrarrestar los efectos nocivos de la contaminación del aire en la salud respiratoria
Revista Alergia México Monterrey, México 23 Noviembre, 2022

La reducción de la exposición a los contaminantes del aire se asocia a una respuesta favorable en la salud respiratoria; por tal motivo es necesario implementar medidas tendientes a mejorar su calidad.

La interacción de las exposiciones ambientales en interiores y exteriores y los factores del huésped pueden influir en el desarrollo y progresión sin límite de enfermedades alérgicas.

En América Latina y el Caribe, más de 100 millones de personas están expuestas a mayores niveles de contaminación que las recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
El mayor número de muertes en ciudades de América Latina que se atribuyen a la contaminación ocurren en Argentina, Brasil y México, donde se han calculado más de 10 000 muertes al año.

En las últimas décadas se ha observado un aumento en las enfermedades alérgicas, incluyendo asma y rinoconjuntivitis.
Respecto a la población mundial, hasta el 40 % de ella puede presentar alguna enfermedad alérgica, lo que representa un impacto significativo en la calidad de vida de quienes la padecen, siendo la contaminación ambiental una de las causas de su presentación.

Los componentes más abundantes de la contaminación del aire en las zonas urbanas son el dióxido de nitrógeno (NO2), el ozono (O3) y el material particulado (PM). El dióxido de azufre (SO2) es abundante en las áreas industriales.

La contaminación del aire causa morbilidad y mortalidad significativas en pacientes con enfermedades inflamatorias de las vías respiratorias, como rinitis alérgica, rinosinusitis crónica, asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
El estrés oxidativo en pacientes con enfermedades respiratorias puede inducir inflamación eosinofílica en las vías respiratorias, aumentar la sensibilización alérgica atópica y aumentar la susceptibilidad a infecciones. Según los autores, el cambio climático ha influido en la exposición a alérgenos extramuros y se asocia con exacerbaciones de enfermedades de la vía respiratoria superior e inferior. 

Influencia de los cambios climáticos
Si bien la concentración de polen alergénico influye en el grado de los síntomas, la relación entre la exposición al alérgeno, la inflamación de las vías respiratorias y los síntomas clínicos es compleja con la implicación de otros factores, además de los alérgenos.

Los altos niveles atmosféricos de dióxido de carbono (CO2) han llegado a 400 ppm en comparación con la época preindustrial con 280 ppm.

Estos cambios en el ambiente y la creciente concentración de dióxido de carbono en la atmósfera puede inducir:
* Aumento y aceleración del crecimiento de las plantas.
* Mayor intensidad de la floración.
* Aumento de la potencia del alérgeno del polen.
* Mayor duración de la floración, con un avance en el crecimiento de las plantas y, por lo tanto, en el inicio de la temporada de polen.
* Temporada de polen más larga basada en el comienzo de la temporada anterior.
* Mayor sensibilidad y exposición a pastos subtropicales.

La exposición a granos de polen (lípidos activos) o gránulos 15-40 υm en conjunto con los contaminantes deriva en síntomas de la vía aérea superior, mientras que las partículas derivadas del polen < 15 υm ocasionan síntomas bronquiales asociados al asma.

Medidas de América
En el continente americano existen grandes diferencias respecto a la implementación de las directrices de calidad de aire indicadas por la OMS.
PM10, PM2.5, dióxido de nitrógeno, ozono y dióxido de azufre son los principales contaminantes atmosféricos regulados; sin embargo, esto ocurre solamente en 21 países. Los niveles más bajos de PM10 han sido adoptados por Estados Unidos, Guatemala, Perú y Bolivia; mientras que para PM2.5 solo los primeros dos países, además de Canadá. 

El control y la aplicación de las regulaciones existentes se consideran limitadas, ya que solo 19 de los 35 países de América informan sobre las mediciones de la calidad del aire. Además, 84 % de las ciudades que efectúan monitoreos se encuentran en países de altos ingresos.

El metano es un potente gas de efecto invernadero con un potencial de calentamiento 25 veces superior al del dióxido de carbono.
México, junto con Canadá y Estados Unidos, se comprometió a reducir sus emisiones de metano entre 40 y 45 % para el año 2030.

Desde hace años, en México se implementó el programa urbano Hoy no circula de restricción al tránsito vehicular. Su fin consiste en reducir y controlar los niveles de contaminación ambiental; la aplicación se extiende a todas las delegaciones de la Ciudad de México y a 18 municipios del Estado de México.
La circulación de los vehículos es definida en base a los niveles de emisión de partículas cuya medición se lleva a cabo en la verificación vehicular. Este proceso se realiza periódicamente para conocer el impacto del automóvil en el medio ambiente.

* Revista Alergia México
Contaminación ambiental y alergia
Sandra Nora González-Díaz, Cindy Elizabeth de Lira-Quezada, Rosalaura Virginia Villarreal-González, José Ignacio Canseco-Villarreal
Vol. 69  supl.1, Mar-2022
https://doi.org/10.29262/ram.v69isupl1.1010