asnc.png


asnc.png
Los pacientes con cáncer vacunados contra la Covid-19 requieren pruebas de anticuerpos y respaldo médico especial
JAMA Oncology Oxford, Reino Unido 23 Enero, 2023

Los pacientes con cáncer vacunados contra la COVID-19 mostraron una tasa significativamente mayor de pruebas de anticuerpos negativas en comparación con una población de control vacunada, evidencia que aumenta las probabilidades de infección y hospitalización.

Entre las personas que recibieron dos dosis de la vacuna COVID-19, el 4,68 % de 4 249 pruebas a pacientes con cáncer tenían niveles de anticuerpos indetectables frente al 0,13 % de 279 721 pruebas para la población de control ( P <0,001).
Los pacientes con leucemia y linfoma, con cáncer en etapa IV y aquellos que recibieron terapia sistémica parecían ser los más propensos a desarrollar una respuesta limitada de anticuerpos a la vacuna.

El artículo publicado por la revista JAMA Oncology *  considera que los resultados del estudio sugieren la necesidad de evaluar un acceso más amplio a las pruebas de anticuerpos en las personas con cáncer.

"Una prueba de anticuerpos indetectables duplicó con creces las probabilidades de una infección avanzada y confirió un aumento de seis veces en el riesgo de hospitalización relacionada con COVID en el análisis multivariante", escriben los autores del estudio encabezados por Lennard Lee, oncólogo de la Universidad de Oxford. Reino Unido.
"Hasta donde sabemos... [este] es el primer estudio que demuestra que la prueba de anticuerpos COV-S es una herramienta eficaz para identificar a las personas con cáncer con los niveles más bajos de protección por la vacunación", dijeron los autores sobre los hallazgos.

Los autores consideran que se debe priorizar la prevención de la transmisión del SARS-CoV-2 en pacientes con cáncer para minimizar el impacto en los tratamientos y maximizar su calidad de vida durante la pandemia en curso.

Los hallazgos deberían "estimular a los líderes de atención médica a plantearse soluciones imaginativas" con el fin de apoyar a los pacientes con cáncer más vulnerables, escribieron Michael Hoerger, psicólogo clínico de salud del Tulane Cancer Center, Nueva Orleans, EE.UU., y sus colegas, en una editorial incluida en el mismo número de  la revista que acompaña el trabajo.
El texto de Hoerger ofrece un "conjunto práctico de 10 consejos principales" para que los sistemas de atención médica respalden las necesidades relacionadas con la pandemia de los pacientes más vulnerables:

Psicoeducación básica
Asesoramiento y acceso a vacunas
Pruebas de anticuerpos y profilácticos
Soporte de enmascaramiento
Pruebas de COVID y tratamiento temprano
Educación referida a la calidad del aire interior
Educación sobre transmisión en el hogar
Evaluación y tratamiento de la COVID prolongada
Recursos locales de precaución y
Soporte para la resolución de problemas

La editorial advierte que la evidencia convincente sobre la vulnerabilidad manifiesta a la COVID-19 de las personas con cáncer "sugiere que las vacunas y las pruebas de anticuerpos son componentes clave de una estrategia integral para proteger a los pacientes oncológicos más vulnerables durante la actual pandemia de COVID-19".

Los datos para el análisis provienen de la National COVID Cancer Antibody Survey, el mayor estudio británico basado en anticuerpos de COVID-19 en pacientes con cáncer.
El objetivo principal era determinar si la respuesta de los anticuerpos a la vacuna COVID-19 estaba asociada con la demografía, el tiempo transcurrido desde el refuerzo y el subtipo de cáncer.

Participantes del estudio
El análisis involucró a 3 555 pacientes con cáncer y 225 272 individuos de una población de control sin cáncer; ambos grupos habían recibido dos dosis de la vacuna COVID-19, ningún participante recibió más de tres dosis.

La población total de pruebas de anticuerpos comprendía 228 827 individuos y 298 479 pruebas de anticuerpos;  el recuento total de pruebas de anticuerpos consistió en 182 741 resultados para mujeres y 115 737 para hombres con edades promedio entre los 40 y 49 años.

Los pacientes con cáncer representaban 15 categorías o subtipos generales de la enfermedad, identificados por los códigos ICD-10. Entre ellos , 2 313 de las pruebas de anticuerpos se realizaron después de la segunda dosis de vacuna y 1 936 después de la tercera. 
En el grupo de control, se llevaron a cabo 230 417 pruebas después de la segunda dosis de vacuna y 63 813 a continuación del refuerzo.

El estudio de Lee indica que las personas con refuerzo disponían títulos de anticuerpos significativamente más altos.

El análisis de subgrupos mostró que los pacientes con neoplasias malignas hematológicas tenían una tasa más alta de niveles de anticuerpos indetectables que los pacientes con tumores sólidos (19,23 % frente a 4,23 %), y las tasas más altas de niveles indetectables se encontraron en pacientes con leucemia o linfoma.
La terapia anticancerosa sistémica autoinformada se asoció con títulos de anticuerpos significativamente más bajos en comparación con los pacientes que no recibieron terapia sistémica (8.131,0 U/mL frente a 15.443,0 U/mL, P <0,001).

Entre los pacientes con cáncer, se produjeron infecciones intercurrentes en el 13,57 % de los individuos con títulos de anticuerpos indetectables en comparación con el 5,73 % de los que tenían anticuerpos detectables.
De manera similar, las tasas de hospitalización relacionadas con COVID fueron del 6,03 % con anticuerpos indetectables y del 1,06 % con niveles detectables.

El análisis de regresión logística de los pacientes con cáncer mostró que un título de anticuerpos <5000 U/mL se asoció con razones de probabilidad de 3,05 y 7,22 para la infección avanzada y la hospitalización relacionada con COVID, respectivamente.


* JAMA Oncology
Association of SARS-CoV-2 Spike Protein Antibody Vaccine Response With Infection Severity in Patients With Cancer. A National COVID Cancer Cross-sectional Evaluation
Lennard Y. W. Lee; Michael Tilby; Thomas Starkey; Alex Burnett; Rosie Hattersley; Sam Khan; Martin Little; et al.
22 de deciembre, 2022
doi:10.1001/jamaoncol.2022.5974