asnc.png


asnc.png
Un índice de masa corporal saludable previo a la concepción puede reducir la morbilidad del embarazo
Journal of Osteopathic Medicine; Danville, EE.UU., 6 Julio 2024

Las mujeres con índice de masa corporal pregestacional de 40 kg/m2 o superior tienen mayor riesgo de morbilidad materna y neonatal.

Home - Journal of Osteopathic MedicineEl artículo que publica la revista Journal of Osteopathic Medicine * investiga los riesgos específicos de complicaciones del embarazo y neonatales en función de la categoría de índice de masa corporal (IMC) pregestacional.

La literatura existente demuestra que las mujeres con sobrepeso u obesidad presentan mayores riesgos de complicaciones durante el embarazo.
La diabetes gestacional, los trastornos hipertensivos, los partos por cesárea y las prolongaciones quirúrgicas, incrementan los riesgos de infecciones y pérdidas de sangre. Además, aumentan los riesgos de complicaciones neonatales como prematuridad, mortalidad, macrostomia y síndrome de dificultad respiratoria.

A medida que aumenta la envergadura del IMC, las probabilidades de morbilidad compuesta del embarazo aumentaban hasta 4,4 para una paciente con obesidad de clase III en comparación con otra de IMC normal antes del embarazo.
La morbilidad neonatal compuesta también aumentaba. Los autores aclaran que si bien parece intuitivo que las mujeres con obesidad de clase III padecen mayor riesgo de resultados adversos, su trabajo constituye uno de los estudios más grandes en evaluar los resultados para las niveles individuales según el IMC previo al embarazo.

Ante cualquier clase de obesidad padecen un riesgo significativamente mayor de desarrollar trastornos hipertensivos del embarazo o diabetes gestacional en comparación con las de peso normal. De hecho, aquellas con obesidad de clase III tienen mayores probabilidades de desarrollar GHTN (4,55), preeclampsia (2,35) y DMG (1,71), en comparación con sus contrapartes con IMC normal previo al embarazo.

A medida que aumenta la clase de obesidad, también lo hacen las posibilidades de LIO, CD, DPT <32 semanas y HPP.
La obesidad tuvo un efecto protector notable para FGR. El aumento de la macrosomía es clínicamente relevante, como consecuencia de que las mujeres con obesidad de clase II tenían 1,63 veces más probabilidades de tener un neonato macrosómico que una paciente con peso normal. 

Detalles de la investigación
El estudio de cohorte retrospectivo incluyó a 40.256 pacientes con 55.202 embarazos únicos, llevados a cabo en hospitales de Pensilvania, EE.UU., entre octubre de 2007 y diciembre de 2023.
Los investigadores evaluaron el riesgo de morbilidad durante el embarazo y el riesgo neonatal en función de la categoría del IMC materno previo al embarazo.

Los embarazos con un IMC pregestacional igual o superior a 18,5 kg/m2 fueron incluidos, excepto los embarazos múltiples. Los datos se estratificaron en las siguientes categorías de IMC: peso normal (18,5-24,9 kg/m2), sobrepeso (25-29,9 kg/m2) y obesidad grado 1 (30-34,9 kg/m2), grado 2 (35-39,9 kg/m2) y grado 3 (40 kg/m2 o más).

Resultados del estudio
Entre las embarazadas, el 38,2% tenía un peso normal, el 26,1% presentaba sobrepeso, el 16,8% obesidad grado 1, el 10,3% obesidad grado 2 y el 8,6% obesidad grado 3. La edad materna promedio al momento del parto fue de 28,5 años.

Los autores resaltan la morbilidad materna como corolario principal del estudio por incluir hipertensión y diabetes gestacional. Los resultados secundarios abarcaron preeclampsia, parto por cesárea, inducción del parto y hemorragia posparto. 

Las mujeres con sobrepeso y obesidad grado 1, 2 y 3 tuvieron 1,72, 2,66, 3,35 y 4,40 veces más probabilidades de presentar morbilidad materna en comparación con aquellas con un IMC normal.
El mayor el riesgo de morbilidad neonatal también fue observado, aunque no tan notable como el de la morbilidad materna.

Las pacientes con cualquier grado de obesidad tuvieron un riesgo significativamente mayor de desarrollar trastornos hipertensivos del embarazo o diabetes gestacional en comparación con las de peso normal.

Las mujeres con obesidad grado 3 presentaban importantes aumentos de probabilidad en desarrollar hipertensión gestacional, preeclampsia y diabetes gestacional, en comparación con sus contrapartes con IMC normal. 

Además, las probabilidades de inducción del parto, cesárea, parto prematuro antes de las 32 semanas y hemorragia posparto también aumentaban con el IMC. 

La obesidad mostró un efecto protector significativo contra la restricción del crecimiento fetal. El aumento de la macrosomía fue clínicamente relevante, ya que las pacientes con obesidad grado 2 tenían 1,63 veces más probabilidades de tener un neonato macrosómico en comparación con aquellas con peso normal.

Conclusiones
El estudio demostró una tendencia creciente en el riesgo de resultados adversos maternos y neonatales a medida que aumentaba el IMC pregestacional. 

Los autores destacan que la información provista en su trabajo resulta valiosa para el asesoramiento prenatal, por ofrecer datos específicos sobre los resultados del embarazo en función de la categoría de IMC previo. 
Remarcan también que la motivación a las mujeres para que alcancen un IMC más saludable antes de la concepción permitiría disminuir los riesgos de morbilidad durante el embarazo.  

 

* Journal of Osteopathic Medicine
The impact of prepregnancy body mass index on pregnancy and neonatal outcomes
A. Dhanya Mackeen, Victoria E. Boyd, Meike Schuster, Amanda J. Young, Celia Gray and Kajal Angras
16 Mayo 2024
https://www.degruyter.com/document/doi/10.1515/jom-2024-0025/html