Conceptos Categóricos

Informes periodísticos

LOS HONGOS TIPO MOHO SON LA CAUSA MÁS FRECUENTE DE INFECCIÓN OSTEOARTICULAR FÚNGICA EN PACIENTES CON CÁNCER

Revisión retrospectiva de una cohorte de pacientes con cáncer tratados en un período de 10 años

Houston, EE.UU.


La infección osteoarticular fúngica es una complicación infrecuente pero grave en los enfermos con cáncer y micosis sistémica o localizada, que suele producirse por extensión contigua y cuyo agente causal principal son los hongos del tipo moho.

 Fuente científica:  Clinical Microbiology and Infection 12(7):621-626 aSNC

 Autores:  Safdar A, Chamilos G, Kumashi PR

 Palabras clave:  Infección fúngica, infección osteoarticular, cáncer, neoplasias hematológicas

 Key Words:  Fungal infection, osteoarticular infection, haematological malignancies, cancer

flecha azul.gif (828 bytes) Institución principal:  Department of Infectious Diseases, Infection Control and Employee Health, The University of Texas M. D. Anderson Cancer Center
flecha azul.gif (828 bytes) Correspondencia:  DP Kontoyiannis, Department of Infectious Diseases, Infection Control and Employee Health, Unit 402, The University of Texas M. D. Anderson Cancer Center, TX 77030, Houston EE.UU.
flecha azul.gif (828 bytes) Los autores no manifiestan conflicto de intereses


La infección osteoarticular fúngica (IOAF) es 1 manifestación infrecuente, aunque grave, de las micosis en los pacientes con cáncer. Los hongos tipo moho son los agentes patógenos predominantes, especialmente en los enfermos con neoplasias hematológicas. Las personas con cáncer presentan riesgo aumentado de infecciones oportunistas invasivas causadas por hongos debido a la presencia de diversos factores predisponentes asociados con la enfermedad y con su tratamiento. La IOAF es poco habitual, suele ser consecuencia de la diseminación por vía hematógena a partir de otro sitio primario de infección y, generalmente, su detección temprana es difícil. Existe escasa bibliografía acerca de este tipo de infecciones, por lo que los autores del presente trabajo se propusieron definir las características de los pacientes con IOAF asistidos en 1 centro de tratamiento especializado del cáncer en los EE.UU. entre 1995 y 2005. Se revisaron de manera retrospectiva las historias clínicas de 28 pacientes con cáncer, quienes presentaron IOAF. La mediana de la edad fue 52 años (23 a 89 años), y la mayoría (26 pacientes, 93 %) tenía antecedentes de alguna neoplasia hematológica avanzada; entre ellos, 19 tenían leucemia y 14 habían recibido 1 trasplante alogénico de células madre. Se observó la presencia de factores predisponentes característicos para la infección fúngica invasiva: rechazo grave, neutropenia significativa (< o = 100 elementos / mm3), terapia con corticoesteroides en altas dosis, uso de vía venosa central permanente e hiperalimentación. En la mayor parte de los casos (68 %) la IOAF se produjo por extensión contigua de 1 foco en pacientes que recibían tratamiento sistémico con agentes antifúngicos. El 57 % de los enfermos refirió síntomas agudos, es decir, de menos de 1 mes de evolución. Las manifestaciones más frecuentes incluyeron dolor en el sitio de la infección (100 % de los casos) y fiebre (32 % de los enfermos), en tanto que la inestabilidad articular y la supuración local fueron menos habituales. La IOAF se produjo por extensión a partir de sinusitis en la mitad de los pacientes, y otras localizaciones fueron la columna vertebral, la tibia, el peroné, las falanges de los dedos de los pies, el metatarso y la mandíbula. Los cultivos permitieron la identificación de hongos del tipo moho en el 86 % de los casos. Las especies de Aspergillus spp. (n = 10) incluyeron A fumigatus y A. flavus, y los hongos no-Aspergillus (n = 14), Fusarium spp., cigomicetos, Scedosporium apiospermum y Exserohilum sp. Hubo 4 casos de IOAF por levaduras, causados por Cándida albicans y Cándida tropicalis, 2 de ellos en presencia de infección mixta con mohos. No se identificó ningún patógeno endémico. Respecto del tratamiento, todos los pacientes recibieron terapia antifúngica sistémica, generalmente combinada, y se realizó cirugía agresiva complementaria en 19 enfermos. La tasa bruta de mortalidad general fue 42 % a las 12 semanas, sin diferencia estadísticamente significativa entre los sujetos que recibieron fármacos y cirugía en comparación con quienes fueron tratados sólo con medicación. Los autores afirman que este trabajo posee la muestra de mayor tamaño en individuos con IOAF. Entre sus hallazgos, se destaca la elevada frecuencia de infección por extensión contigua, a diferencia de lo notificado en la bibliografía. Además, los mohos representaron el agente patógeno identificado en la mayoría de los casos, cualquiera fuera la forma de diseminación de la infección. No existe 1 tratamiento estándar para los pacientes con IOAF; sin embargo, este trabajo no demostró ventajas adicionales con la cirugía agresiva temprana. En conclusión, la IOAF es 1 complicación infrecuente pero grave en pacientes con cáncer y micosis sistémica o localizada. La extensión de la infección por contigüidad es habitual y los hongos del tipo moho, especialmente Aspergillus, son los agentes causales identificados con mayor frecuencia, especialmente en los pacientes con neoplasias hematológicas.
ua40317