Crónicas de autores

Jorge López Castromán *

Autor invitado por SIIC

Estudio de la evolución del diagnóstico de trastorno bipolar en una amplia muestra de pacientes

ESTABILIDAD TEMPORAL DEL DIAGNOSTICO DE TRASTORNO BIPOLAR

La consistencia temporal del trastorno afectivo bipolar fue baja en comparación con estudios previos. Sólo uno de cada cuatro pacientes mostró consistencia y se produjeron con frecuencia cambios diagnósticos, especialmente en el espectro de la esquizofrenia. Sin embargo, una vez establecido, los pacientes "estables" mantienen el diagnóstico. Estos resultados enfatizan la importancia de la perspectiva longitudinal en el diagnóstico de este trastorno.

*Jorge López Castromán
describe para SIIC los aspectos relevantes de su trabajo
ERRORES DE DIAGNOSTICO Y ESTABILIDAD TEMPORAL EN EL TRASTORNO BIPOLAR
Actas Españolas de Psiquiatría,
36(4):205-209

Esta revista, clasificada por SIIC Data Bases, integra el acervo bibliográfico
de la Biblioteca Biomédica (BB) SIIC.

Institución principal de la investigación
*Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España
Descripción de la investigación
Madrid, España (especial para SIIC)
La estabilidad diagnóstica ha sido definida como la medida en la que un diagnóstico es confirmado en evaluaciones consecutivas1,2 y a falta de un correlato biológico puede representar la mejor prueba para validar y predecir el curso de los diagnósticos psiquiátricos.3 El trastorno bipolar es considerado una enfermedad crónica y como tal, una vez establecido, el diagnóstico debería ser estable. La comorbilidad médica y psiquiátrica es muy frecuente en pacientes diagnosticados de trastorno bipolar4 y puede contribuir a la inestabilidad del diagnóstico, sobre todo en las primeras consultas. Estudios previos sobre la estabilidad diagnóstica del trastorno bipolar han encontrado que ésta era moderada o alta,1,5 pero otros trabajos indican una alta frecuencia de errores diagnósticos.6 En todo caso, pocos autores han investigado hasta el momento el cambio diagnóstico en el trastorno bipolar o las relaciones entre los distintos diagnósticos en su evolución. El objetivo del presente estudio fue llevar a cabo una evaluación ecológica en múltiples escenarios clínicos de la estabilidad temporal del trastorno bipolar y de los cambios diagnósticos habituales a lo largo de su curso. Para ello se describen los cambios de diagnóstico y los errores asociados en una muestra de 1 153 pacientes mayores de 18 años, todos ellos diagnosticados al menos en una ocasión de trastorno bipolar y con un seguimiento mínimo de 10 visitas. Utilizamos un registro clínico que recoge la atención psiquiátrica ambulatoria en dos Centros de Salud Mental y las asistencias en el servicio de urgencias y la unidad de hospitalización psiquiátrica de un área sanitaria urbana de 240 000 habitantes, aproximadamente. En total, 25 152 pacientes fueron atendidos desde el 1 de enero de 1992 al 31 de diciembre de 2004. Antes de iniciar el análisis se ha realizado la conversión automática de todos los diagnósticos a CIE-10. Entre los pacientes que cumplían los requisitos de inclusión se usó como criterio de estabilidad diagnóstica que mantuvieran el diagnóstico de trastorno bipolar en al menos el 75% de las visitas. De los 342 pacientes diagnosticados de trastorno bipolar en la primera consulta el 46.1% mantuvo el diagnóstico estable; sin embargo, se cometió un error inicial de subdiagnóstico, ya que 108 pacientes que posteriormente se mostraron estables no fueron diagnosticados en la primera visita. Inversamente, observamos que 184 de los 342 pacientes diagnosticados de trastorno bipolar en la primera visita obtuvieron en su evolución al menos un 25% de diagnósticos diferentes y podrían ser considerados como sobrediagnóstico inicial. En la última visita, 443 pacientes fueron diagnosticados como bipolares, pero 209 no mantuvieron criterios de estabilidad en su evolución y podrían por tanto considerarse como sobrediagnóstico final. También encontramos un error final de subdiagnóstico, ya que 32 pacientes estables no fueron diagnosticados en la última visita evaluada. La consistencia prospectiva o grado de coincidencia del diagnóstico otorgado en la primera consulta registrada con la última consulta registrada fue del 49.4%. En sentido contrario, la consistencia retrospectiva, medida en que coincide el último diagnóstico con el otorgado en la primera consulta, fue del 38.1%. No se hallaron diferencias en la consistencia del diagnóstico ni en la duración del seguimiento entre los datos procedentes de las asistencias en consulta y aquellos procedentes de la unidad de hospitalización o de las atenciones en urgencias. Encontramos que el principal factor de confusión, en coincidencia con estudios previos,7 son los diagnósticos del espectro de esquizofrenia (F2), que aparecen casi en una de cada cuatro visitas al psiquiatra de los pacientes del estudio. Pero también otras categorías presentan solapamiento: los trastornos de ansiedad (F4), los trastornos de personalidad (F6) y los trastornos por consumo de sustancias. La consistencia temporal del trastorno afectivo bipolar fue menor que la encontrada en estudios previos y entendemos que muchos de estos resultados se encuentran limitados por el empleo de un número escaso de evaluaciones así como por la corta duración de seguimiento. En nuestra muestra sólo uno de cada cuatro pacientes (23.1%) recibió consistentemente, en más del 75% de las visitas, el diagnóstico de trastorno bipolar. La cifra resulta especialmente llamativa dado que los profesionales que establecían el diagnóstico tenían acceso a las historias clínicas de los pacientes. En este sentido, nuestros resultados enfatizan la necesidad en el ámbito de la clínica de adoptar una perspectiva longitudinal, opuesta a las evaluaciones realizadas de forma transversal, y la importancia de utilizar múltiples fuentes de información para prevenir los errores en el diagnóstico del trastorno bipolar. Del mismo modo, los resultados de nuestro estudio cuestionan la validez de los trabajos de investigación previos basados en estudios de seguimiento a corto plazo al no existir tiempo suficiente para lograr la estabilización de los diagnósticos. Sin embargo hay limitaciones al alcance de estos hallazgos al carecer de datos sobre el seguimiento de los pacientes hasta la primera visita registrada y sobre los circuitos alternativos de atención (ámbito privado o cambio de domicilio). Son necesarios nuevos trabajos que cubran un mayor espacio temporal en la evolución de los pacientes y que analicen los itinerarios seguidos por los diagnósticos hasta la estabilidad del trastorno bipolar, considerando los factores relacionados con la inestabilidad diagnóstica para estudiar simultáneamente la evolución del diagnóstico y la evolución de los factores relacionados. El presente trabajo cobra especial importancia en vista de las graves repercusiones a las que dan lugar las dificultades en el diagnóstico correcto del trastorno bipolar, que aumentan significativamente los costos personales y económicos de la enfermedad.8
Acerca del trabajo completo
ERRORES DE DIAGNOSTICO Y ESTABILIDAD TEMPORAL EN EL TRASTORNO BIPOLAR

Título original en castellano
ERRORES DE DIAGNOSTICO Y ESTABILIDAD TEMPORAL EN EL TRASTORNO BIPOLAR

Autor
Jorge López Castromán1
1 Médico, Fundación Jiménez Díaz, Madrid, España, Médico Adjunto

Acceso a la fuente original
Actas Españolas de Psiquiatría
http://www.fundacionlopezibor.es

El artículo se relaciona estrictamente con las especialidades de siicsalud

 Principal 1


 Principal 2

El artículo se conecta secundariamente con las especialidades
   
Referencias bibliográficas
1. Fennig S, Kovasznay B, Rich C, et al. Six-month stability of psychiatric diagnoses in first-admission patients with psychosis. Am J Psychiatry 151:1200-8, 1994.
2. Kim-Cohen J, Caspi A, Moffitt TE, Harrington H, Milne BJ, Poulton R. Prior juvenile diagnoses in adults with mental disorder: developmental follow-back of a prospective-longitudinal cohort. Arch Gen Psychiatry 60(7):709-17, 2003.
3. Whitty P, Clarke M, McTigue O, Browne S, Kamali M, Larkin C, et al. Diagnostic stability four years after a first episode of psychosis. Psychiatric Services 56(9):1084-8, 2005.
4. McElroy SL. Diagnosing and treating comorbid (complicated) bipolar disorder. The Journal of Clinical Psychiatry 65(15):35-44, 2004.
5. Chen Y, Richard D, Swann AC, Johnson BA. Stability of diagnosis in bipolar disorder. The Journal of Nervous and Mental Disease 186(1):17-23, 1998.
6. Hirschfeld RM, Lewis L, Vornik LA. Perceptions and impact of bipolar disorder: how far have we really come? Results of the national depressive and manic-depressive association 2000 survey of individuals with bipolar disorder. The Journal of Clinical Psychiatry 64(2):161-74, 2003.
7. Kessing LV. Diagnostic stability in bipolar disorder in clinical practise as according to ICD-10. Journal of Affective Disorders 85:293-9, 2005.
8. Dunner DL. Clinical consequences of under-recognized bipolar spectrum disorder. Bipolar Disorders 5:456-63, 2003.

Para comunicarse con Jorge López Castromán mencionar a SIIC como referencia:
jorgecastroman@gmail.com
Autor invitado
17 de octubre, 2008
Descripción aprobada
28 de noviembre, 2008
Reedición siicsalud
7 de junio, 2021
Otros artículos de Jorge López Castromán

Baca García E, Pérez Rodríguez MM, Basurte Villamor I, López Castromán J, Fernandez del Moral AL, Jiménez Arriero MA, González de Rivera JL, Saiz Ruiz J, Leiva Murillo JM, De Prado Cumplido M, Santiago Mozos R, Artés Rodríguez A, Oquendo MA, De León J. Diagnostic stability and evolution of bipolar disorder in clinical practice: a prospective cohort study. Acta Psychiatr Scand 115(6):473-80, 2007.
Quintero Gutiérrez FJ, López Castromán J, Collazos F, Baca E, García Alvarez R. Salud mental e inmigración hispana en España. Revista Latinoamericana de Psiquiatría 8:5-13, 2008.
Vaquero Lorenzo C, Riaza C, Pérez Rodríguez MM, Díaz Hernández M, López Castromán J, Fernández Piqueras J, Saiz Ruiz J, Baca García E. Mutation in SAT-1 -9XXT/C polymorphism associated with anxiety. American Journal of Medical Genetics 2008 (Epub ahead of print).


ua40317