Conceptos Categóricos

CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS Y POSIBILIDAD DE TRANSMISIÓN VERTICAL INTRAUTERINA DE INFECCIÓN POR COVID-19

CARACTERÍSTICAS CLÍNICAS Y POSIBILIDAD DE TRANSMISIÓN VERTICAL INTRAUTERINA DE INFECCIÓN POR COVID-19


Wuhan, China
Las características clínicas de la neumonía por COVID-19 en embarazadas son similares a las de las adultas no embarazadas infectadas. El riesgo de neumonía grave no parece más alto. Los hallazgos de esta pequeña serie no avalan la transmisión vertical en mujeres que presentan la infección en etapas avanzadas de la gestación.

The Lancet 395(10226):809-815

Autores:
Zhang Y

Institución/es participante/s en la investigación:
Zhongnan Hospital of Wuhan University

Título original:
Clinical Characteristics and Intrauterine Vertical Transmission Potential of COVID-19 Infection in Nine Pregnant Women: a Retrospective Review of Medical Records

Título en castellano:
Características Clínicas y Posibilidad de Transmisión Vertical Intrauterina de Infección por COVID-19 en 9 Embarazadas: Revisión Retrospectiva de Historias Clínicas

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.11 páginas impresas en papel A4
Introducción
La enfermedad por el nuevo coronavirus (COVID-19) es una emergencia sanitaria en todo el mundo. La neumonía asociada con COVID-19 se refirió inicialmente en Wuhan, provincia de Hubei, China, en diciembre de 2019; posteriormente la infección se diseminó a otras provincias de ese país. En un estudio previo se refirieron las características epidemiológicas, clínicas, de laboratorio y radiológicas de la neumonía por COVID-19, confirmada por laboratorio; sin embargo, en ese estudio se evaluaron pacientes adultos en general, de modo que las características clínicas y la posibilidad de transmisión vertical del virus, en embarazadas, todavía no se conocen. En el presente estudio se analizaron retrospectivamente los datos de 9 embarazadas con infección COVID-19 confirmada por laboratorio, asistidas en el Zhongnan Hospital de la Wuhan University, Wuhan, China, entre el 20 y el 31 de enero de 2020. El diagnóstico de neumonía por COVID-19 se basó en el New Coronavirus Pneumonia Prevention and Control Program (4th edition), publicado por la National Health Commission de China. Las 9 mujeres tuvieron infección por el coronavirus 2, asociado con síndrome agudo respiratorio grave (severe acute respiratory syndrome [SARS-CoV-2]), confirmada por reacción en cadena de la polimerasa por transcripción inversa cuantitativa (qRT-PCR por su sigla en inglés), en muestras obtenidas del tracto respiratorio por hisopado y analizadas en el Chinese Center for Disease Control and Prevention (CDC). Se tuvieron en cuenta las características clínicas, de laboratorio y en la tomografía computarizada (TC) de tórax. Se obtuvieron muestras de líquido amniótico en el momento del parto; también se tomaron muestras de sangre de cordón umbilical y de fauces en los neonatos, inmediatamente después del parto, y de leche materna en la primera lactancia. La posibilidad de transmisión vertical se evaluó por medio de la detección de SARS-CoV-2 en estas muestras, por qRT-PCR.  

Resultados
Las 9 pacientes cursaban el tercer trimestre de la gestación y todas fueron sometidas a cesárea. Todas las enfermas tenían antecedentes epidemiológicos se exposición a COVID-19. Las enfermas tenían entre 26 y 40 años, en tanto que la edad gestacional fue de 36 a 39 semanas más 4 días. Ninguna paciente presentaba enfermedades intercurrentes, como diabetes, hipertensión arterial crónica o enfermedad cardiovascular. Sin embargo, una paciente presentaba hipertensión gestacional desde la semana 27 del embarazo, y otra paciente presentó preeclampsia en la semana 31 de la gestación. En una mujer se confirmó infección por el virus de influenza en el momento de la internación. Siete pacientes presentaron fiebre sin escalofríos; ninguna tuvo fiebre elevada (> 39ºC); la tos (4 de 9), las mialgias (3 de 9), la odinofagia (2 de 9) y el decaimiento (2 de 9) fueron otros síntomas referidos por las enfermas. Una enferma presentó síntomas gastrointestinales francos, y otra paciente tuvo dificultad para respirar y preeclampsia; sin embargo, ninguna presentó neumonía grave y ninguna requirió asistencia ventilatoria mecánica. Ninguna paciente falleció. Las complicaciones obstétricas que surgieron después del diagnóstico de la infección COVID-19 fueron el distrés fetal (en dos casos) y la ruptura prematura de membranas (en 2 enfermas). Todas las pacientes recibieron oxígeno por cánula nasal y tratamiento empírico con antibióticos; 6 pacientes fueron tratadas con antivirales. Cinco de las 9 enfermas presentaron linfopenia (recuento inferior a 1.0 x 109 células/l). Tres pacientes tuvieron niveles aumentados de enzimas hepáticas (una enferma presentó niveles de alanina aminotransferasa de 2093 U/l y niveles de aspartato aminotransferasa de 1263 U/l); 6 pacientes presentaron aumento de los niveles de proteína C-reactiva (> 10 mg/l). En la TC todas las pacientes tuvieron imagen en vidrio esmerilado en múltiples focos. Ninguna mujer presentó neumonía grave ni falleció. Todas las pacientes dieron a luz neonatos vivos, ninguno de ellos con asfixia. Cuatro pacientes tuvieron trabajo de parto antes de término, pero después de la semana 36 más 2 días de embarazo. Los 9 neonatos tuvieron puntaje Apgar al minuto de 8 a 9 puntos y puntaje Apgar a los 5 minutos de 9 a 10.  En un neonato se comprobó aumento leve de las enzimas miocárdicas el día del parto (mioglobina de 170.8 ng/ml, y creatina quinasa-banda miocárdica de 8.5 ng/ml), en ausencia de síntomas clínicos. Se estudiaron muestras de líquido amniótico, sangre de cordón umbilical, hisopado de fauces y leche materna en 6 pacientes; todas ellas mostraron resultados negativos para SARS-CoV-2.  

Conclusión
En el presente estudio se comunican las características clínicas de 9 embazadas con infección por COVID-19 que dieron a luz a mediados de enero de 2020. Todas ellas presentaron neumonía, pero en ningún caso fue grave ni motivó ventilación asistida. Las características clínicas de estas 9 enfermas fueron similares a las referidas en la población general de infectados por SARS-CoV-2. La información obtenida no sugiere que la infección adquirida en el tercer trimestre de la gestación se asocie con evolución materna o fetal adversa; tampoco existen indicios que sugieran transmisión intrauterina del virus. Cabe destacar que las embarazadas son particularmente vulnerables a presentar infecciones por patógenos respiratorios y neumonía grave por el estado de inmunosupresión que caracteriza al embarazo, y por los cambios fisiológicos durante la gestación (elevación del diafragma, aumento del consumo de oxígeno y edema de la mucosa del tracto respiratorio superior). Durante la pandemia de influenza de 1918, los índices de mortalidad en la población general y en embarazadas fueron de 2.6% y de 37%, respectivamente. Asimismo, las embarazadas tuvieron riesgo más alto de complicaciones durante la pandemia por H1N1 de 2009; tuvieron riesgo considerablemente más alto de tener que ser internadas, de ser internadas en unidades de cuidados intensivos y de requerir asistencia ventilatoria mecánica. Por el contrario, la infección por SARS-CoV-2 parece asociarse con características clínicas en embarazadas, similares a las de la población general.
ua40317