Conceptos Categóricos

LA ATENCIÓN DERMATOLÓGICA DURANTE LA PANDEMIA DE COVID-19

LA ATENCIÓN DERMATOLÓGICA DURANTE LA PANDEMIA DE COVID-19


Mineápolis, EE.UU.
La teledermatología tendría el potencial de permitir una atención dermatológica eficaz y reembolsable que también defienda la salud pública durante la pandemia de enfermedad por coronavirus 2019.

Journal of the American Academy of Dermatology 82(5):1272-1273

Autores:
Farah RS

Institución/es participante/s en la investigación:
University of Minnesota

Título original:
Ethical Outpatient Dermatology Care During the Coronavirus (COVID-19) Pandemic

Título en castellano:
El Cuidado Ético Ambulatorio de la Dermatología Durante la Pandemia de Coronavirus 2019 (COVID-19)

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.71 páginas impresas en papel A4
Introducción
Hasta el 17 de marzo, un total de 179 111 casos confirmados de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés) han sido reportados a la Organización Mundial de la Salud (OMS), 3503 de los cuales se encuentran en los Estados Unidos. El coronavirus tiene una amplia virulencia y un período de latencia de 14 días, lo que aumenta el riesgo de transmisión viral y la enfermedad posterior. En el ámbito ambulatorio, los dermatólogos tienen el desafío de mantener deberes profesionales aparentemente competitivos. Evaluar a un paciente que requiere una evaluación urgente en persona pero que tiene COVID-19 o un alto riesgo de transmisión de COIVD-19 ilustra el dilema moral actual que enfrentan los dermatólogos. Los valores también entran en conflicto cuando las mismas medidas que protegen al personal y a otras personas contra la infección amenazan el salario de los empleados y practican la solvencia. Los dermatólogos del West China Hospital, ubicado en una provincia afectada de manera grave por el COVID-19, inicialmente cerraron las clínicas ambulatorias y cancelaron las operaciones electivas. A medida que avanzaba la pandemia, reanudaron las visitas al consultorio y las operaciones ambulatorias caso por caso. No se describieron los plazos de regreso a los servicios ambulatorios y las estrategias de toma de decisiones de triaje. Del mismo modo, algunos dermatólogos en los Estados Unidos han cerrado de forma temporal sus prácticas para reducir el riesgo de transmisión. Desde el punto de vista de la salud pública, la decisión de cerrar temporalmente una práctica es razonable. Reduce el riesgo de infección no solo para los pacientes, el personal y los médicos, sino también para otras personas en contacto con estos. Sin embargo, las prácticas de cierre evitan que los médicos brinden la atención necesaria y tienen consecuencias financieras para la práctica y el personal. La teledermatología permitiría realizar la consulta sin un mayor riesgo de infección, sería rentable y proporcionaría información diagnóstica precisa. Los dermatólogos pueden usar la teledermatología para consultas de seguimiento de rutina y para clasificar pacientes individuales para atención de emergencia en persona. Los dermatólogos que hayan suspendido temporalmente las consultas en persona podrían transferir la mayoría de estas a la teledermatología. Los requisitos reglamentarios y de reembolso para la telemedicina se han reducido de manera sustancial durante la pandemia de COVID-19. Sin embargo, no todos los pacientes tienen el deseo, las habilidades o la tecnología para emplear la teledermatología y pueden tener problemas dermatológicos que no son susceptibles a la telemedicina. Los pacientes de edad avanzada, por ejemplo, pueden no poder participar en la teledermatología, pero tienen un alto riesgo de infección por COVID-19 y emergencias dermatológicas que requieren atención en persona. A pesar de estas limitaciones, la teledermatología sería una herramienta útil para proporcionar atención ambulatoria adecuada a numerosos pacientes durante esta pandemia. La reducción significativa de los servicios en el consultorio y en persona al tiempo que aumenta la consulta de teledermatología tendría el potencial de permitir una atención dermatológica eficaz y reembolsable que también defienda la salud pública. Mantener a los pacientes con afecciones dermatológicas fuera de salas de emergencia abrumadas, donde el riesgo de contraer o propagar COVID-19 puede ser alto, sería crítico. Finalmente, los dermatólogos deberán determinar qué motivo de consulta justifica una visita urgente al consultorio durante la pandemia de COVID-19. Los dermatólogos deben sopesar el daño potencial de retrasar una visita en persona contra el daño potencial de la infección por COVID-19 para el paciente, la práctica y la comunidad. Únicamente aquellos casos en los que el retraso de la atención en persona excede el riesgo de infección por COVID-19 deben considerarse para la evaluación en el consultorio durante la pandemia. 
ua40317