Conceptos Categóricos

ANTICUERPOS PARA SARS-COV-2 EN PACIENTES CON COVID-19

ANTICUERPOS PARA SARS-COV-2 EN PACIENTES CON COVID-19


Chongqing, China
Las pruebas serológicas pueden ser de ayuda para el diagnóstico de la enfermedad en pacientes con síntomas sugestivos y resultados negativos en la prueba de reacción en cadena de la polimerasa, y para la identificación de infecciones asintomáticas.

Nature Medicine 1-15

Autores:
Huang AL

Institución/es participante/s en la investigación:
Chongqing Medical University

Título original:
Antibody Responses to SARS-CoV-2 in Patients with COVID-19

Título en castellano:
Respuesta de Anticuerpos para SARS-CoV-2 en Pacientes con COVID-19

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.01 páginas impresas en papel A4
Introducción
En 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia de COVID-19, asociada con la infección por el coronavirus 2 del síndrome agudo respiratorio grave (severe acute respiratory syndrome [SARS-CoV-2]). Estudios previos para SARS-CoV y el virus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (Middle East respiratory syndrome [MERS]) mostraron anticuerpos específicos en el 80% al 100% de los enfermos, alrededor de 2 semanas después del inicio de los síntomas. En cambio, la respuesta inmune humoral contra SARS-CoV-2 sigue sin conocerse con precisión y, por lo tanto, la utilidad de las pruebas serológicas tampoco ha sido definida. En el presente artículo se refieren las respuestas de anticuerpos contra SARS-CoV-2 en una muestra de 285 pacientes con COVID-19.

Resultados
Los 285 enfermos estaban internados en 3 hospitales asignados a la asistencia de personas con COVID-19; para 70 de ellos se dispuso de determinaciones seriadas de anticuerpos. La detección de anticuerpos específicos contra SARS-CoV-2 se realizó con enzimoinmunoensayo de quimioluminiscencia magnética; en las muestras no se observó fijación cruzada con la subunidad S1 del antígeno de superficie (spike) de SARS-CoV. Sin embargo, se encontró algo de reactividad cruzada entre las muestras de pacientes con COVID-19 y los antígenos de la nucleocápside de SARS-CoV. El porcentaje de individuos con anticuerpos específicos de tipo inmunoglobulina (Ig) G llegó al 100% entre 17 y 19 días después del inicio de los síntomas, mientras que se detectó IgM específica antiviral en el 94.1% de los enfermos, entre 20 y 22 días después del inicio de las manifestaciones clínicas. Durante las primeras 3 semanas de la enfermedad se detectó aumento del título de anticuerpos antivirales de tipo IgG e IgM. Los títulos de IgG e IgM fueron más altos entre los enfermos con COVID-19 grave, en comparación con los pacientes sin COVID-19 grave; sin embargo, las diferencias solo fueron estadísticamente significativas para los títulos de IgG en la segunda semana posterior al inicio de los síntomas (p = 0.001). Un total de 33 pacientes fueron seguidos hasta el momento del alta, con recolección de muestras de sangre cada 3 días. El índice global de seroconversión fue del 96.8% (61 de 63) en el transcurso del seguimiento. Una madre y su hija permanecieron serológicamente negativas durante la internación. La evolución serológica pudo analizarse en 26 pacientes inicialmente seronegativos, pero que presentaron anticuerpos durante el período de observación. La seroconversión de IgG e IgM ocurrió en todos los casos en el transcurso de 20 días, después del comienzo de los síntomas; la seroconversión de IgG e IgM se registró a una mediana de 13 días, en ambos casos. Se comprobaron tres patrones de seroconversión: sincrónica (IgG e IgM) en 9 enfermos, seroconversión de IgM antes que seroconversión de IgG (7 pacientes) y seroconversión de IgM después de seroconversión de IgG (10 enfermos). En 19 pacientes que presentaron seroconversión de IgG durante la internación, los niveles de IgG alcanzaron una meseta a los 6 días de la primera detección de anticuerpos IgG. Los niveles de IgG en estado estacionario fueron sumamente variables, en más de 20 veces, entre los pacientes. La respuesta de IgM también mostró un perfil de cambios dinámicos. No se observaron asociaciones entre los niveles de IgG en estado estacionario y las características clínicas de los pacientes. En un paso posterior se analizó si los criterios para la confirmación de la infección por MERS-CoV-2 recomendados por la Organización Mundial de la Salud (seroconversión o aumento de 4 veces en el título de anticuerpos específicos de tipo IgG) son aplicables al diagnóstico de COVID-19. Para ello se estudiaron muestras seriadas de 41 pacientes; la primera su obtuvo en la primera semana de enfermedad y, la segunda, 2 a 3 semanas más tarde. Entre los pacientes inicialmente seronegativos para IgG, el 51.2% (21 de 41) presentó seroconversión. Un total de 18 pacientes fueron seropositivos en la primera determinación y 8 de ellos presentaron aumento del título de IgG específica de 4 veces. Globalmente, el 70.7% de los enfermos (29 de 41) con COVID-19 reunió criterios para la seroconversión de IgG o para el incremento del título de anticuerpos en 4 veces. Con la finalidad de determinar si la serología podría ser de ayuda para la identificación de los pacientes con COVID-19 se analizaron 52 casos sospechosos, es decir enfermos con síntomas compatibles con COVID-19 o hallazgos radiográficos, pero sin detección de ARN viral en al menos dos muestras secuenciales. Cuatro de estos 52 pacientes tuvieron IgG o IgM antiviral específica en las muestras iniciales, y un enfermo presentó más de cuatro veces de aumento del título de anticuerpos de tipo IgG, 3 días después de la primera prueba serológica; llamativamente, en este paciente también se detectó ARN viral por reacción de cadena de la polimerasa (PCR) entre las dos determinaciones de anticuerpos. Entre 164 contactos cercanos de pacientes, 16 tuvieron infección confirmada por SARS-CoV-2, 3 de ellos en ausencia de síntomas; los restantes 148 tuvieron PCR negativa y no presentaron síntomas.

Conclusión
Los resultados del presente estudio con 285 pacientes con COVID-19 indican que el 100% de los enfermos tiene anticuerpos antivirales de tipo IgG. La seroconversión de IgG e IgM puede ocurrir simultáneamente o de manera secuencial. Los dos tipos de anticuerpos alcanzan los valores máximos en el transcurso de los 6 días posteriores a la seroconversión. Por lo tanto, las pruebas serológicas pueden ser de ayuda para el diagnóstico de la enfermedad en pacientes con síntomas sugestivos y PCR negativa, y para la identificación de infecciones asintomáticas.
ua40317