Conceptos Categóricos

COMPROMISO MULTIORGÁNICO EN SUJETOS DE BAJO RIESGO CON SÍNDROME POSCOVID

COMPROMISO MULTIORGÁNICO EN SUJETOS DE BAJO RIESGO CON SÍNDROME POSCOVID


Londres, Reino Unido
En sujetos con bajo riesgo de mortalidad por enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) con síntomas en curso, el 70% tiene compromiso de uno o más órganos después de los síntomas iniciales, un hallazgo con repercusiones importantes en salud pública.

BMJ Open 11(3):1-11

Autores:
benerjee A

Institución/es participante/s en la investigación:
University College London Hospitals NHS Foundation Trust

Título original:
Multiorgan Impairment in Low-risk Individuals with Post-COVID-19 Syndrome: a Prospective, Community-based Study

Título en castellano:
Compromiso Multiorgánico en Sujetos de Bajo Riesgo con Síndrome PosCOVID: Estudio Prospectivo de la Comunidad

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.05 páginas impresas en papel A4


Introducción
En los estudios realizados a principios de la pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) se prestó especial atención al compromiso pulmonar. Sin embargo, cada vez se dispone de más evidencia que indica la posibilidad de efectos directos multiorgánicos y también de efectos indirectos en otros sistemas, como enfermedad cardiovascular y cánceres, como consecuencia en los cambios en los patrones de asignación de recursos para la salud y en el comportamiento de las personas. Las consecuencias a largo plazo de COVID-19 deben conocerse con precisión y de manera urgente; diversos estudios mostraron la importancia del estudio global del organismo, luego de la infección por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2). La resonancia magnética (RM) cuantitativa se utilizó recientemente para mostrar compromiso multiorgánico, en pacientes internados por COVID-19. Sin embargo, esta metodología no ha sido aplicada a sujetos no internados. COVID-19 es la convergencia de una enfermedad infecciosa, enfermedades no comunicables no tratadas correctamente y determinantes sociales de mortalidad – sindemia. Las enfermedades no comunicables preexistentes y los factores de riesgo predicen evolución desfavorable en pacientes con COVID-19, incluida la internación en unidades de cuidados intensivos y la mortalidad. Los estudios analizaron las consecuencias de la infección aguda por SARS-CoV-2, sobre todo en pacientes internados. Sin embargo, ciertamente este abordaje se asocia con subestimación de los efectos reales de la infección. Alrededor del 10% de los enfermos que sobreviven a una infección aguda refieren síntomas persistentes, 12 semanas o más después de la infección aguda (síndrome posCOVID [SPC]). Sin embargo, hasta ahora el SPC no se ha caracterizado con precisión. Las políticas gubernamentales del Reino Unido hicieron hincapié en el exceso de riesgo de mortalidad en pacientes con situaciones asociadas con riesgo alto o moderado. En este escenario se asume que los sujetos jóvenes sin enfermedades subyacentes tienen riesgo bajo de mortalidad. No obstante, los síntomas del SPC son comúnmente referidos por pacientes con COVID-19 con bajo riesgo de evolución clínica desfavorable (mujeres, jóvenes y sin patologías concomitantes). El riesgo de SPC en estos enfermos debe comprenderse con precisión, ya que estos pacientes representan el 80% de la población con COVID-19. Los objetivos del presente estudio pragmático, prospectivo, y de cohorte, en individuos con síntomas persistentes al menos 4 semanas después de la recuperación de la fase aguda de la infección por SARS-CoV-2 y con riesgo bajo de mortalidad por COVID-19, fueron determinar la prevalencia de compromiso multiorgánico, en comparación con sujetos sanos, comparables en edad, analizar las asociaciones entre los síntomas típicos de COVID-19 y el compromiso multiorgánico y conocer las posibles vinculaciones entre la internación, la gravedad de los síntomas y el compromiso de múltiples órganos.

Pacientes y métodos
El estudio de la comunidad se realizó en dos centros del Reino Unido, entre 1 de abril y 14 de septiembre de 2020. Se analizaron sujetos de 18 años o más con síntomas persistentes después de la recuperación de la infección aguda por SRS-CoV-2 y controles sanos de igual edad. Los participantes fueron sometidos a valoración de los síntomas, para lo cual se aplicaron cuestionarios estandarizados (EQ-5D-5L, Dyspnoea-12) y valoración específica de órganos con estudios bioquímicos y RM cuantitativa. El criterio principal de valoración fue la incidencia de SPC grave, definido como síntomas respiratorios persistentes o compromiso funcional moderado para la realización de las actividades cotidianas; el compromiso específico de órganos (corazón, pulmones, riñones, páncreas, hígado y bazo) se definió por consenso.

Resultados
Un total de 201 sujetos de 45 años en promedio (21 a 71 años; 71% mujeres) completaron la valoración basal a una mediana de 141 días después de la infección por SARS-CoV-2 (rango intercuartílico [RIC]: 110 a 162). Los sujetos evaluados tenían riesgo bajo de mortalidad por COVID-19 (obesidad, 20%; hipertensión arterial, 7%; diabetes tipo 2, 2%; enfermedad cardíaca, 5%); sólo el 19% había sido internado por COVID-19. El 42% de los pacientes presentaron 10 o más síntomas, y el 60% tuvo SPC grave. Los síntomas referidos con mayor frecuencia fueron la fatiga (98%), los dolores musculares (87%), la dificultad para respirar (88%) y las cefaleas (83%). Se comprobó compromiso orgánico leve en corazón (26%), pulmones (11%), riñones (4%), hígado (28%), páncreas (40%) y bazo (4%); se constató afectación de un único órgano y de múltiples órganos en el 70% y 29% de los enfermos, respectivamente. La internación se asoció con la edad avanzada (p = 0.001), la etnia no blanca (p = 0.016), el volumen hepático aumentado (p < 0.0001), la inflamación pancreática (p < 0.01), y la acumulación de grasa en hígado (p < 0.05) y páncreas (p < 0.01). El SPC grave se asoció con evidencia radiológica de daño cardíaco (miocarditis; p < 0.05).

Conclusión
El presente estudio con la inclusión de pacientes ambulatorios con criterios de amplios de inclusión refleja la población con riesgo bajo de COVID-19 grave y de mortalidad por COVID-19 en la práctica rutinaria. Los resultados sugieren que el SPC tiene una base fisiológica, con variables referidas por los pacientes y compromiso de órganos. Se requieren estudios con seguimiento prolongado para determinar la función de los distintos órganos, incluso en pacientes con COVID-19 de bajo riesgo. Mientras tanto, la atención médica debe focalizarse en la supresión de la infección y en el abordaje de los factores de riesgo subyacentes, del SPC y de las enfermedades crónicas.
ua40317

Imprimir esta página
-->