Conceptos Categóricos

PARTOS PREMATUROS EN DINAMARCA DURANTE LA CUARENTENA POR COVID-19

PARTOS PREMATUROS EN DINAMARCA DURANTE LA CUARENTENA POR COVID-19


Copenhague, Dinamarca
Los resultados del presente estudio realizado en Dinamarca indican que los índices de partos extremadamente prematuros disminuyeron durante la cuarentena implementada por la pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 en Dinamarca. Los componentes de la cuarentena (carga reducida de infecciones y menor actividad física) podrían ser beneficiosos en este sentido y podrían, posiblemente, reducir la mortalidad infantil.

Archives of Disease in Childhood. Fetal and Neonatal Edition 106(1):93-95

Autores:
Christiansen M

Institución/es participante/s en la investigación:
Statens Serum Institut

Título original:
Danish Premature Birth Rates During the COVID-19 Lockdown

Título en castellano:
Índices de Partos Prematuros en Dinamarca durante la Cuarentena por COVID-19

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.92 páginas impresas en papel A4
 

Introducción
El 12 de marzo de 2020 se declaró el estado de pandemia de enfermedad por coronavirus 2019; casi todos los países del mundo respondieron con cuarentenas para limitar la propagación del virus. Sin embargo, la cuarentena ha afectado prácticamente todas las ramas de la medicina e introdujo cambios sustanciales en los patrones de atención hospitalaria. Aunque se han referido casos de mortalidad perinatal, la mayoría de los neonatos con infección por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2) sólo tienen enfermedad leve.  Asimismo, la mayoría de las embarazadas infectadas no presenta complicaciones importantes. La prematuridad es una entidad fisiopatológica compleja, asociada con riesgo aumentado de morbilidad a largo plazo y con riesgos altos de mortalidad. La prematuridad es la principal causa de mortalidad en niños de menos de 5 años. Los índices globales de mortalidad son cercanos al 10%, pero varían entre 4% y 5% en algunos países europeos, a entre 15% y 18% en algunas regiones de África y Asia. En la etiología del parto prematuro participan múltiples factores sociodemográficos, clínicos, obstétricos, fetales, psicosociales y ambientales. Sin embargo, alrededor de las dos terceras partes de los partos prematuros ocurren sin una causa aparente. En Dinamarca, la cuarentena nacional se declaró el 12 de marzo de 2020, momento a partir del cual se cerraron las guarderías, las escuelas y las universidades.  Algunas observaciones anecdóticas de unidades de cuidados intensivos neonatales sugirieron menos partos extremadamente prematuros durante el período de cuarentena por COVID-19. El objetivo del presente estudio fue dilucidar los efectos de la cuarentena en sí misma, o de los cambios laborales ambientales, en las interacciones sociales y en las medidas de higiene (destinadas a reducir la exposición a agentes infecciosos), sobre la prematuridad.

Pacientes y métodos
Se realizó un estudio nacional de prevalencia para determinar los índices de partos prematuros, respecto de nacimientos a término durante el período de exposición a la cuarentena. Se identificaron los niños nacidos en Dinamarca durante el período más estricto de restricciones (12 de marzo a 14 de abril de 2020) y en los 5 años previos (2015 a 2019) a partir del Danish Neonatal Screening Biobank (DNSB). También se identificaron niños para el período de 20 de enero a 22 de febrero para los años 2015 a 2020 (n: 32 070), con el objetivo de analizar un período previo a la aparición de COVID-19 en Dinamarca. Sólo se consideraron los embarazos únicos. La edad gestacional se definió en semanas completas. Se estimaron los cocientes de verosimilitud con intervalos de confianza para categorías de partos entre el período de cuarentena y el período de referencia, a partir de modelos logísticos de regresión.

Resultados
Se analizaron 31 180 embarazos únicos que ocurrieron en Dinamarca entre 12 de marzo y 14 de abril de 2015 a 2020. El número total de nacidos de embarazos únicos durante la cuarentena (n: 5162) no difirió de manera significativa del de otros años (nacimientos promedio por año: 5203.6, DE ± 221.4; p = 0.24). Se identificaron 1566 partos prematuros (5.02%). La distribución por edades gestacionales difirió significativamente (p = 0.004) durante el período de cuarentena, en comparación con los 5 años previos. El porcentaje de neonatos prematuros y extremadamente prematuros difirió ampliamente (p = 0.003). Sin embargo, la diferencia fue esencialmente atribuible a la reducción de los partos extremadamente prematuros: 0.19 por cada 1000 nacimientos durante 2020, en comparación con un promedio de 2.19 por cada 1000 partos en los años previos (p<0.001) (table 1 and figure 1). No differences in birth rates were noted in the January and February periods > < 0.001). Se comprobaron índices significativamente más bajos de neonatos prematuros y extremadamente prematuros durante el período de cuarentena, en comparación con los períodos previos, de referencia (iguales fechas en años anteriores (odds ratio de 0.09; intervalo de confianza del 95%: 0.01 a 0.40, p<0.001). No significant difference between the lockdown and previous years was found for other GA categories> < 0.001).

Conclusión
Las cuarentenas por COVID-19 cambian sustancialmente los patrones de vida de las personas, y las características laborales; las interacciones sociales se reducen y se presta especial atención a las medidas de higiene. Es posible que las medidas adoptadas durante las cuarentenas hayan afectado favorablemente diversos factores que podrían participar en la prematuridad. Los fenómenos involucrados en este descenso se desconocen; sin embargo, la cuarentena brinda una excelente oportunidad para evaluar posibles factores que contribuyen en la prematuridad. La identificación de estos factores podría motivar cambios importantes en la práctica clínica.
ua40317

Imprimir esta página
-->