Conceptos Categóricos

VITAMINA D, RIESGO DE COVID-19 Y GRAVEDAD DE LA ENFERMEDAD

VITAMINA D, RIESGO DE COVID-19 Y GRAVEDAD DE LA ENFERMEDAD


Montreal, Canadá
En el presente estudio con aleatorización mendeliana no se encontró evidencia que avale una asociación entre los niveles séricos de 25(OH)D y el riesgo de enfermedad por coronavirus 2019, como tampoco con la gravedad o el riesgo de internación. Por lo tanto, el aporte de vitamina D como estrategia preventiva no sería eficaz.

PLoS Medicine 1-14

Autores:
Richards JB

Institución/es participante/s en la investigación:
McGill University

Título original:
Vitamin D and COVID-19 Susceptibility and Severity in the COVID-19 Host Genetics Initiative: A Mendelian Randomization Study

Título en castellano:
Vitamina D, Susceptibilidad y Gravedad de COVID-19 en la COVID-19 Host Genetics Initiative: Estudio con Aleatorización Mendeliana

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.01 páginas impresas en papel A4


Introducción
La infección por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2) ha generado millones de muertes en todo el mundo, con consecuencias económicas devastadoras. En este contexto se requieren con urgencia terapias para la enfermedad grave y alternativas que ayuden a reducir el riesgo de complicaciones. Recientemente surgió interés por el estado de la vitamina D, conocido por medio de la determinación de los niveles séricos de 25-hidroxi vitamina D (25[OH]D). La vitamina D y el metabolito biológicamente activo, calcitriol, han sido vinculados epidemiológicamente con diversas variables de salud. El calcitriol ejerce efectos inmunomoduladores in vitro y, en estudios observacionales y ecológicos, se refirieron asociaciones entre los niveles séricos de 25(OH)D y la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). Estas vinculaciones podrían ser de gran relevancia en términos de salud pública, ya que la prevalencia de insuficiencia de vitamina D es elevada en la mayoría de los países, y que el 37% de los sujetos de edad avanzada de los Estados Unidos utilizan suplementos con vitamina D, económicos y seguros. Sin embargo, los factores de confusión y el sesgo por causalidad reversa son aspectos que limitan la interpretación de los hallazgos en los estudios de observación. Además, las conclusiones observadas in vitro podrían no ser aplicables in vivo. Por ende, los estudios clínicos controlados y aleatorizados serían de gran utilidad para conocer con precisión de los efectos del aporte de 25(OH)D sobre el riesgo y la evolución clínica de COVID-19. No obstante, los resultados obtenidos en los estudios de este tipo realizados hasta ahora no fueron categóricos. En un metanálisis con los datos individuales de los pacientes, el aporte de vitamina D se asoció con algo de beneficio para la prevención de infecciones respiratorias (odds ratio [OR] = 0.80; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 0.69 a 0.93). Sin embargo, el efecto se atribuyó esencialmente a los efectos favorables sobre las infecciones del tracto respiratorio superior, pero no a las del tracto respiratorio inferior (OR = 0.96; IC 95%: 0.83 a 1.10); además, la intervención tendió a ser desfavorable en términos de la mortalidad por cualquier causa (OR = 1.39; IC 95%: 0.85 a 2.27). Hasta la fecha, los efectos del aporte de vitamina D en COVID-19 se analizaron en dos estudios clínicos controlados; en ambos se administraron dosis altas de vitamina D en el momento de la internación. En el primer ensayo, con 75 pacientes, se refirieron menos internaciones en unidades de cuidados intensivos entre los pacientes que recibieron vitamina D; sin embargo, debido al diseño abierto del trabajo, el riesgo de sesgo fue alto. En el segundo estudio con 240 pacientes, respecto del grupo control, el aporte de vitamina D no se asoció con efectos favorables sobre la mortalidad, el riesgo de asistencia ventilatoria mecánica o la duración de la internación. La aleatorización mendeliana (AM) es un método genético epidemiológico que utiliza variantes genéticas como variables instrumentales para determinar el efecto causal de una determinada exposición (en este caso, vitamina D) sobre la evolución (en este caso, la susceptibilidad para COVID-19 y la gravedad de la enfermedad). La metodología reduce el riesgo de sesgo y la influencia asociada con causalidad reversa. En el presente estudio se utilizaron determinantes genéticos de los niveles séricos de 25(OH)D obtenidos de un estudio reciente de genoma completo (genome-wide association study [GWAS]) y metanálisis de 443 734 participantes de ascendencia europea, para determinar por medio de metodología de aleatorización mendeliana (AM) la relación entre los niveles aumentados de 25(OH)D y el riesgo de COVID-19 y de evolución grave de la enfermedad.

Pacientes y métodos
Para el presente estudio se utilizaron, como variables instrumentales, las variantes genéticas asociadas con los niveles de 25(OH)D en un GWAS con 443 734 participantes de origen europeo (incluidos 401 460 del UK Biobank). Los GWAS de susceptibilidad para COVID-19, internación y enfermedad grave de la COVID-19 Host Genetics Initiative se utilizaron como variables de evolución. Se analizaron 14 134 sujetos con COVID-19 y 1 284 876 individuos sin COVID-19 de 11 países. La infección por SARS-CoV-2 se identificó por medio de estudios de laboratorio o los datos de la historia clínica; también se consideraron poblaciones control, sin COVID-19, para todas las variables de valoración.

Resultados
Al aplicar AM ponderada inversa, el aumento de una desviación estándar en la escala logarítmica en los niveles séricos genéticamente determinados de 25(OH)D no se asoció de manera significativa con la susceptibilidad para COVID-19 (OR = 0.95; IC 95%: 0.84 a 1.08; p = 0.44), la internación por COVID-19 (OR = 1.09; IC 95%: 0.89 a 1.33; p = 0.41), o COVID-19 grave (OR = 0.97; IC 95%: 0.77 a 1.22; p = 0.77). Se aplicaron 6 métodos metanalíticos adicionales y análisis de sensibilidad, en los cuales se obtuvieron los mismos resultados. Cabe destacar, sin embargo, que los resultados podrían no ser aplicables a los sujetos con deficiencia de vitamina D.

Conclusión



En el presente estudio con AM no se encontró evidencia que avale una asociación entre los niveles séricos de 25(OH)D y el riesgo de COVID-19, como tampoco con la gravedad o el riesgo de internación.
ua40317

Imprimir esta página
-->