Conceptos Categóricos

AGONISTAS DEL PÉPTIDO 1 SIMILAR A GLUCAGÓN, INHIBIDORES DEL COTRANSPORTADOR DE SODIO Y GLUCOSA Y EVOLUCIÓN DE COVID-19

AGONISTAS DEL PÉPTIDO 1 SIMILAR A GLUCAGÓN, INHIBIDORES DEL COTRANSPORTADOR DE SODIO Y GLUCOSA Y EVOLUCIÓN DE COVID-19


Chapel Hill, EE.UU.
Los resultados del presente estudio con pacientes con infección por SARS-CoV-2 indican que en comparación con el uso previo de inhibidores de la dipeptidil peptidasa 4, el tratamiento con agonistas de los receptores de péptido 1 similar al glucagón y con inhibidores del cotransportador de sodio y glucosa se asocia con riesgo reducido de mortalidad y de otros eventos adversos. Se destaca, sin embargo, que los pacientes tratados con inhibidores de la dipeptidil peptidasa 4 fueron, en general, de más edad y tuvieron más comorbilidades.

Diabetes Care 44(7):1564-1572

Autores:
Buse JB

Institución/es participante/s en la investigación:
University of North Carolina School of Medicine

Título original:
Association Between Glucagon-Like Peptide 1 Receptor Agonist and Sodium–Glucose Cotransporter 2 Inhibitor Use and COVID-19 Outcomes

Título en castellano:
Asociación entre el Uso de Agonistas del Péptido 1 Similar a Glucagón e Inhibidores del Cotransportador de Sodio y Glucosa y la Evolución de COVID-19

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.92 páginas impresas en papel A4


Introducción
La diabetes es una de las comorbilidades más fuertemente asociada con enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) grave en los Estados Unidos. Los resultados de los primeros estudios realizados durante la pandemia sugirieron alrededor del doble de riesgo de mortalidad entre los pacientes con diabetes tipo 2, en comparación con los sujetos no diabéticos. Asimismo, la presencia de diabetes incrementa el riesgo de internación y de internación en unidades de cuidados intensivos. Diversos estudios mostraron que los agonistas de los receptores de péptido 1 similar a glucagón (glucagon-like peptide 1 receptor agonists [GLP1]) y los inhibidores del cotransportador de sodio y glucosa de tipo 2 (sodium–glucose cotransporter 2 [SGLT2]) se asocian con reducción de la frecuencia de eventos cardiovasculares y renales y del riesgo de mortalidad, en pacientes de alto riesgo. Los beneficios asociados con el uso de estas clases de agentes hipoglucemiantes serían más pronunciados aún entre los pacientes con diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular, insuficiencia cardíaca, enfermedad renal crónica y obesidad; estas entidades también representan factores de riesgo de COVID-19 grave. Sin embargo, se desconoce la influencia del tratamiento previo con estos fármacos en la gravedad y la evolución de COVID-19. El objetivo del presente estudio fue caracterizar la asociación entre la utilización de agonistas de los receptores de GLP1 e inhibidores de SGLT2 y la evolución de pacientes con infección por SARS-CoV-2. De antemano se consideró la hipótesis de que los enfermos tratados con estas dos clases de drogas antidiabéticas tendrían evolución clínica más favorable. Los pacientes que recibían inhibidores de la dipeptidil peptidasa 4 (dipeptidyl peptidase 4 [DPP4]) integraron el grupo de comparación, ya que al igual que las dos clases de drogas en evaluación se consideran fármacos de segunda línea para el tratamiento de la diabetes tipo 2, luego de la terapia con metformina. Además, estos fármacos han sido utilizados en otros análisis en el entorno de la práctica asistencial, de modo que se reduce el posible sesgo por indicación clínica o nivel socioeconómico.

Pacientes y métodos
Para el presente estudio de observación se analizaron pacientes adultos con infección por SARS-CoV-2 registrados en el National COVID Cohort Collaborative (N3C), una investigación multicéntrica y longitudinal de los Estados Unidos, realizada entre enero de 2018 y febrero de 2021. Se identificaron los pacientes con prescripciones de agonistas de receptores de GLP1, inhibidores de SGLT2, o inhibidores de DPP4 en el transcurso de los 24 meses previos a la infección por SARS-CoV-2 confirmada por reacción en cadena de la polimerasa. El criterio principal de valoración fue la mortalidad a los 60 días; la mortalidad por cualquier causa durante el período de observación, las consultas de urgencia, la necesidad de internación y la necesidad de asistencia ventilatoria mecánica en el transcurso de los 14 días fueron criterios secundarios de valoración. Las asociaciones se cuantificaron con odds ratios (OR), en modelos con ajuste según las características basales de los pacientes.

Resultados
Para el presente estudio se analizaron 12 446 pacientes (53.4% mujeres, 62.5% sujetos de raza blanca) de 58.6 años en promedio. La mortalidad a los 60 días fue de 3.11% (387 de 12 446): 2.06% (138 de 6692) para el uso de agonistas de GLP1, 2.32% (85 de 3665) para el uso de inhibidores de SGLT2, y 5.67% (199 de 3511) para el uso de inhibidores de DPP4. Tanto el uso de agonistas de los receptores GLP1, como el tratamiento con inhibidores de SGLT2 se asociaron con reducción del riesgo de mortalidad a los 60 días, en comparación con la utilización previa de inhibidores de DPP4 (odds ratio [OR] de 0.54; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 0.37 a 0.80, y OR de 0.66; IC 95%: 0.50 a 0.86, respectivamente). La utilización de ambas clases de fármacos se asoció con reducciones de la mortalidad por cualquier causa, de las consultas de urgencia y de las internaciones.

Conclusión
El presente estudio realizado con pacientes adultos con infección por SARS-CoV-2 indica que el tratamiento previo a la infección con agonistas de los receptores de GLP1 o con inhibidores de SGLT2, con comparación con el tratamiento anterior con inhibidores de DPP4, se asocia con probabilidades más bajas de fallecer y de presentar eventos desfavorables; sin embargo, se destaca que los pacientes que estaban tratados con inhibidores de DPP4 eran de más edad y presentaban más comorbilidades.

 


 
ua40317

Imprimir esta página
-->