Conceptos Categóricos

VACUNA CON ARNM BNT162B2 CONTRA COVID-19 Y SÍNDROME DE GUILLAIN-BARRÉ

VACUNA CON ARNM BNT162B2 CONTRA COVID-19 Y SÍNDROME DE GUILLAIN-BARRÉ


México, México
Los resultados del presente estudio sugieren que el síndrome de Guillain-Barré es infrecuente entre los pacientes que reciben la vacuna contra COVID-19 BNT162b2. Tal como ocurre en la población general, las infecciones concomitantes son frecuentes entre los pacientes que presentan el síndrome neurológico, después de haber recibido la vacuna. Si bien la información en conjunto avala fuertemente la inmunización, en los pacientes con infecciones gastrointestinales simultáneas sería prudente demorar la aplicación de la vacuna contra COVID-19, hasta la recuperación del cuadro infeccioso subyacente.

Clinical Immunology 1-14

Autores:
Valdés-Ferrer SI

Institución/es participante/s en la investigación:
Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán

Título original:
Guillain-Barré Syndrome is Infrequent Among Recipients of the BNT162b2 mRNA COVID-19 Vaccine

Título en castellano:
El Síndrome de Guillain-Barré es Infrecuente entre los Sujetos que Reciben la Vacuna con ARNm BNT162b2 contra COVID-19

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.96 páginas impresas en papel A4
Introducción
En el transcurso de los meses que siguieron al primer caso de infección por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2) se produjeron dos vacunas con ARN mensajero (ARNm), la vacuna BNT162b2 (Pfizer-BioNTech) y la vacuna 1273 (Moderna), ambas asociadas con reducción de la incidencia y la gravedad de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19 por su sigla en inglés). A pesar de la magnitud de la pandemia y de disponibilidad de vacunas eficaces, la vacilación no es infrecuente en algunos sectores de la sociedad y, especialmente, en los grupos minoritarios. En teoría, las vacunas pueden inducir pérdida de la tolerancia hacia lo propio, autoinmunidad y daño del tejido nervioso. El síndrome de Guillain-Barré (SGB) es el trastorno autoinmune del sistema nervioso periférico más común; se asocia con parálisis fláccida y arreflexia. El SGB puede aparecer, de manera espontánea, después de infecciones bacterianas y virales; también se ha vinculado, históricamente, con ciertas vacunas. Sin embargo, los estudios epidemiológicos no encontraron asociaciones directas entre las vacunas que se utilizan en la actualidad y el SGB. Globalmente, la incidencia anual estimada de SGB en adultos es de 0.84 a 1.91 por cada 100 000 personas/año. En un estudio previo, los autores observaron una incidencia de 0.43 por cada 100 000 primeras dosis de la vacuna BNT162b2. En el presente estudio actualizan la información para la incidencia de SGB en receptores de la vacuna contra COVID-19 con ARNm - BNT162b2 -  en Méjico, a partir de los datos de un amplio registro nacional de población, con la consideración de alrededor de 3.9 millones de sujetos que recibieron la primera o la segunda dosis de la vacuna.  

Pacientes y métodos
Para el presente estudio nacional, retrospectivo y de observación de la incidencia de SGB en asociación con la administración de la vacuna BNT162b2 en Méjico, los casos se clasificaron según los Brighton Collaboration Diagnostic Criteria para los efectos adversos posteriores a la inmunización. El Ministerio de Salud de Méjico (Dirección General de Epidemiología; Secretaría de Salud, Gobierno de Méjico) recoge y monitoriza todos los efectos adversos que aparecen en sujetos vacunados. La base de datos se actualiza cada 24 horas e incluye todos los efectos adversos referidos por autoridades locales, estatales o federales. La vigilancia se mantiene hasta los 30 días que siguen a la vacunación; se tienen en cuenta factores específicos relacionados con la vacuna, factores clínicos y factores epidemiológicos. El sistema se basa en la comunicación de los efectos adversos por parte de los proveedores de salud y los mismos pacientes. Se analizaron todos los casos de SGB referidos por el Ministerio de Salud de Méjico entre 24 de diciembre de 2020 y 19 de marzo de 2021, en pacientes vacunados.  

Resultados
Durante el período de estudio, un total de 3 890 250 sujetos recibieron, como mínimo, una dosis de la vacuna con ARN contra COVID-19 BNT162b2; 613 780 personas recibieron dos dosis de la vacuna. En todos los sujetos vacunados se comunicaron siete casos de SGB en todo el país, con una incidencia observada de 0.18 por cada 100 000 primeras dosis administradas. No se refirió ningún caso después de la aplicación de la segunda dosis. En cuatro pacientes se comprobaron síntomas de infección sistémica o gastrointestinal, anteriores a las manifestaciones neurológicas; en dos pacientes, las infecciones persistían en el momento de aparición de los síntomas del SGB. En tres pacientes se confirmaron infecciones virales; un enfermo presentó diarrea autolimitada con características de diarrea infecciosa poco antes de la aparición del SGB, pero el agente etiológico no pudo ser identificado por cultivo de materia fecal o métodos moleculares, realizados durante la internación. En dos pacientes no se identificaron agentes desencadenantes, mientras que otro paciente había recibido la vacuna contra la influenza 40 días antes de la aparición de los síntomas de SGB. Hasta la publicación del estudio sólo se había registrado un fallecimiento, como consecuencia de neumonía asociada con la ventilación mecánica y shock séptico; los 6 pacientes restantes habían sido dados de alta al hogar.

Conclusión
Los resultados de esta amplia cohorte de casi 4 millones de personas que recibieron la vacuna contra COVID-19 con ARNm BNT162b2, en el contexto de un programa nacional de vacunación, podrían sugerir un aumento del riesgo de SGB en comparación con la incidencia esperada en la población, pero los números deben analizarse con cautela, ya que la incidencia actual de SGB entre los sujetos no vacunados contra COVID-19 no se conoce. Asimismo, la reducción de la frecuencia de otras infecciones, en relación con las medidas de control implementadas por las autoridades de salud pública, pudo haber reducido la incidencia observada en la población no vacunada.
ua40317

Imprimir esta página
-->