Conceptos Categóricos

EFICACIA A LARGO PLAZO DE LA VACUNA BNT162B2

EFICACIA A LARGO PLAZO DE LA VACUNA BNT162B2


Doha, Qatar
La protección inducida por la vacuna BNT162b2 contra la infección por coronavirus 2 del síndrome respratorio agudo grave alcanza su punto máximo en el primer mes después de la segunda dosis y posteriormente disminuye gradualmente mes a mes.

New England Journal of Medicine

Autores:
Abu-Raddad LJ

Institución/es participante/s en la investigación:
Weill Cornell Medicine–Qatar

Título original:
Waning of BNT162b2 Vaccine Protection against SARS-CoV-2 Infection in Qatar

Título en castellano:
Disminución de la Protección de la Vacuna BNT162b2 contra la Infección por SARS-CoV-2 en Qatar

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.91 páginas impresas en papel A4
Introducción
La disminución de la protección de la vacuna contra la infección por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2, por sus siglas en inglés) o la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés) es una preocupación. Se calcula que en Qatar al menos el 90% de las personas de 12 años o más habían recibido al menos una dosis de vacuna y que al menos el 80% había recibido ambas dosis para septiembre de 2021. Esta parece ser la cobertura de vacuna de ácido ribonucleico mensajero (ARNm) más alta del mundo. La persistencia de la eficacia de la vacuna BNT162b2 contra infecciones y enfermedades en Qatar, donde las variantes B.1.351 (beta) y B.1.617.2 (delta) han dominado la incidencia y se realizan pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) a escala masiva, no está claro. El objetivo del presente estudio fue evaluar la eficacia en el mundo real de la vacuna BNT162b2 contra la infección por SARS-CoV-2 y la hospitalización y muerte relacionadas con la COVID-19 después de recibir la primera y segunda dosis.  

Métodos
Se utilizó un diseño de estudio de casos y controles para estimar la eficacia de la vacuna contra cualquier infección por SARS-CoV-2 y contra cualquier caso grave, crítico o fatal de COVD-19, del uno de enero al 5 de septiembre de 2021 en Qatar. Los casos (personas con PCR positiva) y los controles (personas con PCR negativa) se emparejaron uno a uno según el sexo, el grupo de edad de 10 años, la nacionalidad, el motivo de la prueba de PCR del SARS-CoV-2 y la semana calendario de la prueba de PCR.  

Resultados
Entre el 21 de diciembre de 2020 y el 5 de septiembre de 2021, un total de 947 035 personas recibieron al menos una dosis de BNT162b2 y 907.763 completaron el régimen de dos dosis.  La mediana de la fecha de la primera dosis fue el 21 de abril de 2021 y la mediana de la fecha de la segunda dosis fue el 10 de mayo de 2021. La mediana de tiempo entre la primera y la segunda dosis fue de 21 días y el 97.4% de las personas recibió la segunda dosis dentro de los 30 días posteriores a la primera dosis. Durante este período, 564 196 personas recibieron al menos una dosis de ARNm-1273 y 494 859 completaron el régimen de dos dosis. La media de edad de los participantes fue de 31 años, aproximadamente el 69% eran varones. Solo aproximadamente el 35% de los casos recibió el diagnóstico de infección por SARS-CoV-2 sobre la base de los síntomas. Al final del estudio (5 de septiembre de 2021), se había registrado un total de 8203 infecciones por irrupción por SARS-CoV-2 entre los participantes que recibieron una dosis de la vacuna BNT162b2, y se habían registrado 10 543 de estas infecciones entre los participantes que recibieron dos dosis de la vacuna. Al 30 de agosto de 2021, se habían registrado un total de 377 y 106 casos graves de COVID-19 entre los participantes que habían recibido una o dos dosis de BNT162b2, respectivamente. La efectividad estimada de la vacuna BNT162b2 contra cualquier infección por SARS-CoV-2 fue insignificante en las primeras 2 semanas después de la primera dosis. Aumentó al 36.8% (intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 33.2 a 40.2) en la tercera semana después de la primera dosis y alcanzó su pico en 77.5% (IC 95%: 76.4 a 78.6) en el primer mes después de la segunda dosis. La eficacia disminuyó de forma gradual a partir de entonces, y la disminución se aceleró después del cuarto mes para alcanzar aproximadamente el 20% en los meses 5 a 7 después de la segunda dosis. La eficacia contra la infección sintomática fue mayor que la eficacia contra la infección asintomática, pero disminuyó de manera similar. La eficacia máxima contra la infección sintomática fue del 81.5% (IC 95%: 79.9 a 83.0), mientras que frente a la infección asintomática fue del 73.1% (IC 95%: 70.3 a 75.5). La eficacia específica de la vacuna BNT162b2 contra la infección con cada variante demostró un patrón similar al observado contra cualquier infección por SARS-CoV-2. La eficacia de la vacuna BNT162b2 contra cualquier caso grave, crítico o mortal de COVID-19 aumentó de forma rápida al 66.1% (IC 95%: 56.8 a 73.5) en la tercera semana después de la primera dosis y alcanzó el 96% o más en los primeros 2 meses después de la segunda dosis. A diferencia de la eficacia contra la infección, la eficacia de esta vacuna contra la hospitalización y la muerte relacionada con el COVID-19 no disminuyó con el tiempo, excepto posiblemente en el séptimo mes después de la segunda dosis cuando hubo un indicio de disminución, pero el número de casos fue pequeño.  

Conclusiones
Los resultados del presente estudio indican que la protección inducida por la vacuna BNT162b2 contra la infección por SARS-CoV-2 parece disminuir de forma rápida después del pico alcanzado al mes de la segunda dosis, pero la protección contra la hospitalización y la muerte persisten a un nivel sólido durante 6 meses después de la segunda dosis. Estos hallazgos sugieren que una gran proporción de la población vacunada podría perder su protección contra la infección en los próximos meses, quizás aumentando el potencial de nuevas olas epidémicas. 
ua40317

Imprimir esta página
-->